Un enredo juguetón

Un enredo juguetón
Anton Merikaetxebarria
ANTON MERIKAETXEBARRIA

Playmobil: la película. Un enredo juguetón

Francia. 2019. 110 m. (TP). Animación.
Director:
Lino DiSalvo. Intérpretes: Anya Taylor-Joy, Gabriel Bateman.

[

Calificación:

Creo que si siguen estando vivos los cuentos infantiles y, por ende, las películas de animación destinadas a los pequeños de la casa, es porque entrañan una situación de riesgo afrontada con ingenuidad y atrevimiento. En 'Playmobil: La película', protagonizada por juguetes creados en Alemania en los años 70, los personajes carecen de entidad. El más distinguido es Marla, una niña de carne y hueso, que viaja al mundo imposible a que hace alusión el título, con el propósito de encontrar a su desaparecido hermanito Charlie.

Una vez situada en dicho universo animado, tendrá la oportunidad de medirse con sofisticados espías, emperadores romanos, fieros piratas al estilo de Barbanegra, forajidos salidos del Lejano Oeste y un malote de mucho cuidado. Demenciales sujetos descritos de forma colorista, cierto sentido del humor y las lecciones de solidaridad imprescindibles en estos casos. Es decir, todos los elementos necesarios para encandilar a los chiquitajos, incluidas misteriosas intrigas, aventurillas más o menos trepidantes, la épica romántica y, por supuesto, el don de la imaginación, tan común en este tipo de fábulas destinadas a la gente menuda.

Una cinta, en fin, hecha con oficio pero sin demasiada inspiración por Lino DiSalvo y sus colaboradores, sin olvidar en ningún momento la sencillez, mostrada de manera sugerente y aleccionadora. Así pues, con 'Playmobil: La película' estamos ante un modesto viaje por paisajes míticos, donde es probable que el público familiar, en general, encuentre motivos de disfrute con el cúmulo de peripecias aquí descritas. En definitiva estamos ante una discreta cinta aventurera, hecha en cierto modo por una computadora, poblada, eso sí, por una suerte de rosa de los vientos estampada en el pecho de Marla y una melenita con aroma a promesa agitándose en un remolino de confetis.