Woody Allen busca localizaciones en Euskadi para su nueva película

Allen es un enamorado de la capital guipuzcoana. /AFP
Allen es un enamorado de la capital guipuzcoana. / AFP

El cineasta baraja Bilbao y San Sebastián como posibles enclaves para su proyecto, que podría situar parte del argumento en el marco del Zinemaldia

MITXEL EZKIAGA

Woody Allen podría cumplir este verano su viejo deseo de rodar en el País Vasco. El equipo del director neoyorquino lleva semanas localizando en San Sebastián y su entorno posibles escenarios para su nueva película, que se rodará en julio producida por Mediapro. El proyecto, que se prepara con la máxima discreción, también baraja otras ciudades para albergar la acción, como Bilbao. Fuentes conocedoras de la preproducción han indicado a este periódico que «es seguro que buena parte de la acción se desarrollará en Euskadi y, aunque Allen se decanta por Donostia, aún no se descarta la opción bilbaína, como complemento o incluso como alternativa».

Los datos confirmados son que Mediapro, el sello de Jaume Roures, producirá el filme, y que el rodaje será en julio y quizás agosto en Euskadi. También es patente el deseo de Allen de alojarse en San Sebastián durante el proceso, y que parte de su equipo ha visitado en las últimas semanas distintos puntos de la capital donostiarra y su entorno como posibles escenarios del rodaje. Pero también Bilbao está en la agenda de localizaciones. La productora, que mantiene estos días contactos con las instituciones, ha establecido también las primeras conversaciones para la contratación de técnicos.

De momento se desconoce el argumento y la identidad del reparto que protagonizaría el nuevo filme del director neoyorquino. Algunas fuentes apuntan a que el País Vasco, además de escenario, podría constituir parte de la temática del filme, y que incluso el Zinemaldia sería uno de los ejes de la historia. Son extremos sin confirmar en un proyecto que se prepara con el máximo sigilo, y que se quería mantener en secreto al menos hasta tener atados los cabos de la producción

Woody Allen aprovechará las vísperas del rodaje para ofrecer tres conciertos de jazz en España junto a The Eddy Davis New Orleans Jazz Band. El primero de ellos será el 16 de junio en el Palacio Euskalduna, el 18 actuará el festival de Pedralbes en Barcelona y el 20 en las 'noches del Botánico' en Madrid.

En sus reiteradas visitas a San Sebastián, Allen siempre ha mostrado su deseo de rodar en la ciudad. Ya quiso situar en la capital guipuzcoana parte de las escenas de 'Vicky Cristina Barcelona', el primer filme que rodó con Mediapro, en 2008, y que finalmente realizó en Barcelona y Asturias, protagonizado por Penélope Cruz, Javier Bardem, Rebecca Hall y Scarlett Johansson. Hace solo unos meses, cuando acordó nuevamente con Mediapro la puesta en marcha de un nuevo filme, el director propuso ambientar la historia en la capital guipuzcoana. En principio se descartó la idea con el propósito de volver a situar la acción en Barcelona, pero la insistencia del cineasta ha vuelto a cambiar los planes.

Desde la productora de Roures se ha confirmado este jueves el proyecto con Allen, así como el hecho de que algunos técnicos han visitado San Sebastián, pero se remarca que «hay más ciudades candidatas». El autor de películas como 'Manhattan' y 'Annie Hall' fue Premio Donostia del Festival de Cine en 2004, y ha visitado la ciudad en numerosas ocasiones, tanto en el Zinemaldia como con actuaciones de su grupo de jazz en el Kursaal e incluso en varios viajes privados con su mujer e hijos. Su primera visita fue en septiembre de 2003, cuando recaló en el auditorio Kursaal para tocar el clarinete como líder de la New Orleans Jazz Band. Antes del concierto, Allen mantuvo una reunión con el entonces director del Zinemaldia, Mikel Olaciregui, y de ahí surgió la aceptación del Premio Donostia, que se le entregó un año más tarde en una edición del Festival que se abrió con el estreno de 'Melinda y Melinda'. Meses después, el 29 de diciembre de 2004, actuó con su banda en el Palacio Euskalduna de Bilbao.

En momentos difíciles

«Me gustan Madrid y Barcelona, primeras ciudades españolas que descubrí, pero me apasionan lugares maravillosos como San Sebastián, Bilbao y Oviedo, enclaves donde me encantaría rodar algún día», dijo el director en su momento.

Woody Allen, de 83 años, vive días difíciles en la industria cinematográfica de Estados Unidos por las denuncias sobre supuestos abusos sexuales a una de sus hijas adoptivas, nunca corroboradas por los jueces. Su última película estrenada es 'Wonder Wheel', pero una posterior, 'A Rainy Day in New York', protagonizada por Jude Law, Elle Fanning, Selena Gomez, Diego Luna, Liev Schreiber y Timothee Chalamet, aún no tiene fecha de estreno por presiones de distintos medios.

Hace solo unas semanas, Allen ha presentado una denuncia por valor de 68 millones de dólares contra Amazon Studios alegando que renegó del acuerdo firmado para producir y distribuir múltiples proyectos en base a «una denuncia sin fundamentos de 25 años atrás». Se trata de la que realizó su hija Dylan Farrow, quien asegura que el director abusó de ella cuando era niña. Absuelto por la Justicia en su momento, la denuncia resurgió en 2016 cuando Ronan Farrow, hijo de Allen y Mia Farrow, publicó una columna al respecto, en los orígenes de la campaña del #MeToo.

Según Allen, después de que su nombre volviera a relacionarse con el supuesto abuso ,Amazon Studios se negó a distribuir su última película, 'A Rainy Day in New York', terminada hace más de seis meses, y tampoco producirá otros tres filmes que formaban parte del acuerdo firmado entre el cineasta y ese sello en 2014.

El triángulo Nueva York, Barcelona,San Sebastián

Si Woody Allen viene a rodar al País Vasco no es tanto por voluntad propia como por su 'expulsión' fáctica de la industria estadounidense a cuenta de las denuncias por supuesto abuso sexual sobre una de sus hijas adoptivas, acusación siempre rechazada por los jueces. La reciente demanda de Allen contra Amazon es el último eslabón en esa cadena de desencuentros. La productora Mediapro, de Jaume Roures, ha vuelto a ser el 'salvavidas' del cineasta: hace unos meses firmaron otro acuerdo para producir este nuevo proyecto que parece recalar en San Sebastián. La primera colaboración entre Roures y Allen se concretó en 'Vicky Cristina Barcelona', criticada en algunos sectores por su visión tópica de la capital catalana, peligroso precedente para lo que pueda pasar en Donostia. Allen demostró en su último filme estrenado, 'Wonder Wheel', que en su Brooklyn natal donde más brilla su talento.

.