'La víctima número 8', thriller televisivo sobre un atentado yihadista en Bilbao

Rodaje en Bilbao. /J. Alemany
Rodaje en Bilbao. / J. Alemany

La producción de ETB y Telemadrid, que se estrena en otoño, recrea «la onda expansiva» de un atropello masivo en el Casco Viejo

MARÍA REGO

El terrorismo islámico ha dado demasiados titulares a los informativos y se ha convertido también en argumento de películas y series como 'El Príncipe', pero la pequeña pantalla no había contado aún con una producción sobre un atentado yihadista. Hasta ahora. 'La víctima número 8' será la primera producción en ofrecer un suceso así y lo hará a través de ETB y Telemadrid que, junto a Mediapro, se han aliado para subirse al tren de la ficción.

La historia elegida para el estreno de esta alianza arranca con un atropello masivo en el Casco Viejo de Bilbao, que deja siete fallecidos y más de una treintena de heridos y que origina una investigación policial con un joven de origen argelino, Omar (César Mateo), como principal sospechoso. «Es una serie valiente», resumió ayer el creador de la idea, Marc Cistaré, durante su puesta de largo en el FesTVal. 'La víctima número 8' se estrenará en otoño -aún sin fecha- y es la tercera producción rodada en Euskadi.

La ficción que lleva el sello de Globomedia ('Médico de familia', 'Periodistas', 'Los Serrano', 'El internado', 'Aída', 'Águila roja', 'Estoy vivo'...) se desarrolla en ocho capítulos rodados entre la capital vizcaína y Madrid donde el televidente «se va a hacer preguntas hasta el final». «No es una serie obvia, exige al espectador», avisó Javier Pons, director de la productora que por primera vez se ha implicado en la financiación de un proyecto con una televisión pública. Dos en este caso. En la presentación junto a actores como Marcial Álvarez, Lisi Linder, Iñaki Ardanaz o Verónika Moral se prometió un thriller cargado de imprevistos y personajes que evolucionan a lo largo de los sesenta minutos que dura cada episodio.

La grabación arrancó a finales de mayo y «ya está acabada». Aparecen los barrios madrileños de Lavapiés y La Latina, el Puente Colgante, el antiguo campo de tiro de Galdakao y el hospital de Basurto aunque el relato se centra en «la onda expansiva» que se produce tras un atentado y «que va más allá de lo que vemos en los informativos», contó su autor. Se trata de retratar a los familiares de las víctimas y mostrar el hogar de quien se perfila como supuesto autor de la matanza, así como a las instituciones que toman el mando de la situación cuando ocurre un atentado yihadista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos