SOBREVIVIR A LOS PADRES

SOBREVIVIR A LOS PADRES
Josu Eguren
JOSU EGUREN

Lola y sus hermanos

Francia. 2018. 105 m. (7). Comedia.
Director:
Jean-Paul Rouve.
Intérpretes:
Ludivine Sagnier, José Garcia, Jean-Paul Rouve, Ramzy Bedia, Pauline Clément.

Calificación:

Con permiso de los hijos únicos, de las alegres parejas sin descendencia y de los núcleos monoparentales, si hubiese que juzgar a los miembros de una familia lo lógico sería valorarlos a partir de la muerte de sus progenitores. Esta es una de las ideas que sobrevuela 'Lola y sus hermanos', un examen a los vínculos fraternales que unen a tres cuarentones baqueteados por las tempestades amorosas y los reveses en sus carreras profesionales. Lola es la hermana pequeña y al mismo tiempo el centro de un sistema relacional que se complica a partir de la tercera boda de Benoît y las dificultades laborales de Pierre. Son dos sucesos que ponen a prueba la fortaleza interna de un trío que sufre un golpe en su línea de flotación cuando Lola, una letrada experta en divorcios, se enamora de uno de sus clientes. Pierre y Benoît se ven entonces obligados a compartir su afecto mientras asumen que la posibilidad de que cada uno de ellos funde (o refunde) sus propias familias no tiene por qué significar el derrumbamiento de una institución que, aunque deteriorada, se resiste a desaparecer.

Los alivios humorísticos, inspirados en equívocos o diálogos de doble sentido con fondo blanco, proyectan un halo de simpatía sobre un álbum familiar que repite como comedia una historia que originalmente pudo ser un drama. Ni Jean-Paul Rouve ni su coguionista -el escritor y realizador David Foenkinos ('Algo celosa', 'La delicadeza')- se deciden a probar el bocado amargo de los conflictos intrafamiliares cuando la dinámica de la película se los ponen en bandeja, aunque amagan sin decidirse a asestar un hachazo por miedo a desgarrar el manto de delicadeza y ternura con el que protegen la integridad de sus personajes. Esa prudencia es lo que nos mantiene alerta de que aunque contradictorios Lola, Pierre y Benoît han sido diseñados para agradar.