«Las redes sociales están matando el cine»

Fred Dekker, recién llegado a Bilbao para recibir un premio honorífico en el Fant. /Jordi Alemany
Fred Dekker, recién llegado a Bilbao para recibir un premio honorífico en el Fant. / Jordi Alemany

El maestro de las comedias de terror de los 80, Fred Dekker, recibe un premio honorífico en la gala inaugural del Fant que acoge el Teatro Campos

Isabel Urrutia Cabrera
ISABEL URRUTIA CABRERA

«Las redes sociales están matando el cine. Las opiniones se convierten en hechos y no se valora la película por lo que es. ¡Solo importa lo que se escribe sobre ella! La presión puede llegar a ser muy, muy grande... Hay demasiados fans 'tóxicos'. Si no te gusta, tranquilo. ¡Que solo es cine! Si la última de 'Star Wars' te ha defraudado, no digas que te han destruido la infancia. No es un tema de vida o muerte, ja, ja», razonaba este viernes por la mañana en rueda de prensa el cineasta Fred Dekker (San Francisco, 1959) en Azkuna Zentroa, ante medio centenar de incondicionales y periodistas. Muchos no han dudado en pedirle autógrafos. Y todos se han tomado con humor el desparpajo del maestro de las comedias de terror de los años 80, con cintas tan rompedoras como 'El terror llama a su puerta' (1986) y 'Una pandilla alucinante' (1987).

Así de intensos han arrancado los preparativos del Festival de Cine Fantástico de Bilbao (Fant). A las 20.00 horas, se entregará al director y guionista de California un premio honorífico en reconocimiento a su aportación al género. La gala inaugural, que se celebrará en el Teatro Campos, contará con el actor Lander Otaola como presentador y no faltarán «muchas sorpresas», ha anunciado Nekane Alonso, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Bilbao. El Fant cumple 25 años y, pese a su modestia, tiene sobrado poder de convocatoria para traer a figuras de la talla de Fred Dekker .

Es la primera vez que viene a España y el recibimiento –pese a la climatología– no ha podido ser más caluroso. «Estoy abrumado y muy feliz. Me alegra de que se acuerden de las pequeñas películas que he hecho», apunta un profesional que está de vuelta de todo. En Estados Unidos no dejaron huella en taquilla ni 'Un terror llama a su puerta' (su particular homenaje a Alien), ni 'Una pandilla alucinante' (una declaración de amor a Frankenstein, el Hombre Lobo, La Momia...). «Luego, cuando hacía tiempo que no estaban en cartelera, tuvieron una segunda oportunidad. Los más jóvenes, también los niños, empezaron a verlas en vídeo y en la televisión por cable. Pero, ya les digo, en las salas de cine no tuvieron éxito».

Licenciado en la prestigiosa escuela de cine de UCLA (Universidad de California en Los Ángeles), siempre tuvo clara su vocación. Se le despertó de golpe y porrazo nada más ver 'King Kong', la versión clásica de 1933, pero sin olvidar nunca las gracietas de Abbott y Costello, así como de El Gordo y el Flaco. «De niño, yo me alimenté de todo eso. También de las naves espaciales, de los robots y de los extraterrestres...». Nunca ha dejado de ser fiel a sus orígenes como cinéfilo. Realizador y coguionista con Frank Miller de 'RoboCop 3' (1993), ha escrito 'El Depredador'(2018) a cuatro manos con Shane Black, y se muestra «listo para ocupar la silla de director tantas veces como sea necesario». Le puede la pasión. No importa que el mundo del cine haya cambiado radicalmente en los últimos 30 años: «No creo que las películas sean mejores, ni que haya más libertad. Ahora los estudios contratan, ponen las condiciones y pagan. Suena feo, pero muchas veces los directores se comportan como mercenarios».