LA RATONERA

LA RATONERA
Anton Merikaetxebarria
ANTON MERIKAETXEBARRIA

Hotel Bombay

Australia. 2018. 125 m. (16). 'Thriller'.
Director:
Anthony Maras.
Intérpretes:
Armie Hammer, Dev Patel, Jason Isaacs, Nazanin Boniadi.

Calificación:

El debutante director australiano de ascendencia griega Anthony Maras, nos ofrece con 'Hotel Bombay' la minuciosa descripción de un bestial atentado terrorista, perpetrado en Bombay por una fanática organización islamista, que causó la muerte de 173 personas. La película sigue la línea de otros filmes recientes sobre distintos atentados e incluye imágenes de noticiarios, 'fatwas' asesinas lanzada a la 'umma' por inmisericordes 'mulás', así como el habitual despliegue realista plasmado por una cámara en movimiento casi constante.

Toda una serie de personajes desfilan por la pantalla, desde los propios terroristas, dispuestos a perpetrar una matanza en nombre de Alá, hasta los huéspedes de dicho hotel y los trabajadores del mismo, con su corajudo director al frente. Lo cual deriva en un brutal reportaje, un tanto efectista, donde lo más destacable es la hábil utilización de ese claustrofóbico espacio cerrado, convertido en una auténtica ratonera. Se trata de la noche más larga que quepa imaginar, donde los disparos, las explosiones y los gritos de angustia marcan la pauta. Una noche sin cielo, capaz de provocar el horror ante la visión de la sangre derramada.

Es muy oportuna y clara la denuncia del fundamentalismo islámico, puesto que el realizador interroga al espectador de la siguiente manera: ¿Cuál es la flexibilidad de la tolerancia? Lo que está claro es que, al final, debe imponerse el principio de no hacer el mal. O sea, que no estamos obligados a tolerar comportamientos que nos infligen daño o perjuicio. Al ser tolerantes con los demás, esperamos a nuestra vez ser tolerados por ellos. Resulta evidente que, en general, el occidental no ve al islámico como un infiel. Sin embargo, para el islámico el occidental sí lo es. A los derechos universales proclamados por las Naciones Unidas el Islam contrapone una universalidad suya, distinta.