Un monstruo social

Un monstruo social
Josu Eguren
JOSU EGUREN

Untouchable: Un monstruo social

EE UU. 2019. 98 m. (12). Documental.
Directora:
Ursula Macfarlane.

Calificación:

Araíz de un artículo publicado por las periodistas Jodi Kantor y Megan Twohey en la edición del 5 de octubre del 'New York Times' donde se detallaban múltiples casos de agresiones sexuales y hostigamiento protagonizados por el todopoderoso productor cinematográfico Harvey Weinstein, se resquebrajó el código de silencio que protegía al mayor depredador que ha conocido Hollywood en las últimas tres décadas.

Sería ingenuo pensar que descabezando al mayor de los hermanos Weinstein se solucionaría un problema que arraiga en las estructuras jerárquicas de una industria donde los agresores se benefician de unas relaciones de poder desiguales; solo de esa manera se explica que en la impresionante nómina de víctimas del fundador de Miramax se incluyan hasta 85 mujeres, todas tan importantes como la primera, aunque a efectos publicitarios sea inevitable destacar los nombres de Asia Argento, Ashley Judd o Gwyneth Paltrow. Desgraciadamente, las inquietudes de la directora Ursula Macfarlane no son periodísticas ni sociológicas, lo que hace mella en un documental que ordena casos, entrevistas y declaraciones para empaquetarlos junto a la pequeña reseña biográfica de un monstruo alimentado por la pasividad e inacción de su entorno personal y profesional.

La parte más llamativa del documental es la que se centra en la confesión de uno de los cooperadores necesarios del productor de 'Kill Bill' y 'El paciente inglés'; sus palabras rezuman vergüenza pero Macfarlane no es capaz de indagar a través de ellas en los mecanismos que perpetúan la violencia institucionalizada. La descripción del modus operandi de Weinstein, tan grasiento y casposo como real, no aporta nada a los cientos de miles de tuits encabezados por el hashtag #MeToo, que articulados a través de un hilo de la vergüenza sirven como reformulación de los diarios de Victor Klemperer en la era digital.