Kepa Sojo se lleva Artziniega a los Alpes

Parte de los actores durante una escena de interior de una cena; la comida es real. / Sandra Espinosa

El director llodiano ha revolucionado estos días la localidad ayalesa con el rodaje de 'La pequeña Suiza', su segundo largo

Elena Sierra
ELENA SIERRA

En el número 2 de la calle Barrenkale de Artziniega ayer hacia la hora del hamaiketako, y casi hasta la de comer, era hora de cenar y, supuestamente, noche cerrada. Un montón de personas llevaban horas picoteando en los platos de croquetas, embutido y txuletones con patatas y pimientos servidos en la mesa del alcalde. Aunque, en realidad, en el edificio no vive el alcalde, sino una abogada, como indica la placa de la fachada. Y puestos a liarla más, al bajar las escaleritas y salir del edificio, ni siquiera se estaba ya en el casco antiguo de Artziniega -aunque las casas, los escudos y el empedrado fueran de esta localidad alavesa-, sino en un lugar llamado Tellería. Territorio castellano-leonés, enclavado en pleno País Vasco, que aspiraba a ser Euskadi y ahora lo que desea es convertirse en el cantón número 27 de Suiza. Si los hay italianos, alemanes, franceses, por qué no va a haberlos castellanos o vascos...

Por qué no, sobre todo, si se le ocurre a Kepa Sojo. Es lo que tiene el cine: que todo lo transforma. El director acaba de comenzar el rodaje de su segundo largometraje. Se llama 'La pequeña Suiza' y por eso desde el 17 de octubre -y hasta finales de noviembre- Artziniega es Tellería y el día se hace noche. También Jon Plazaola se convierte en historiador del arte, Ingrid García-Jonsson en secretaria de Ayuntamiento, Secun de la Rosa en sacerdote, Ramón Barea en alcalde... Y éstas son solo algunas de las metamorfosis de diario, porque en el reparto participan un buen montón de actores y actrices. Dice Sojo que esta es una película muy coral, en la que «está gente muy importante del cine español. Son los actores que queríamos y cuando los hemos visto vestidos para el rodaje... ha sido una catarsis».

Inspiración en Berlanga

Aparte de coral, 'La pequeña Suiza' es por encima de todo 'berlanguiana'. «Yo he investigado mucho el cine de Luis García Berlanga y esta película bebe mucho de él. Hay planos secuencias -ayer por la mañana, de hecho, se grababan dos-, es costumbrista y es humor para todos los públicos. Pero además de para reírse, es para reflexionar sobre muchas cosas que pasan en el mundo hoy, con esos garrulismos», avanza el director y coguionista junto con Sonia Pacios. El punto de partida es esa pequeña localidad imaginaria, Tellería, que lleva 700 años siendo parte de Castilla pero que quiere pertenecer al País Vasco porque está enclavada en su territorio y le viene mejor en todos los sentidos. «Esta es una peli de personas que quieren ser otra cosa, que aspiran a ser algo mejor», dice Sojo.

Las claves

El pueblo de Tellería
quiere pertenecer al País Vasco, pero la casualidad le permite convertirse en un cantón suizo
Sojo:
«Es una película para reír, pero también para reflexionar sobre lo que pasa hoy»

Pero siempre hay algo aún mejor y cuando un par de historiadores del arte (Plazaola y Maggie Civantos) encuentran en la iglesia los restos de un hijo de Guillermo Tell, resulta que pueden hasta pedir convertirse en un cantón suizo. Las reinterpretaciones de la Historia, los intereses encontrados, las cuestiones identitarias, los tópicos, los horizontes de grandeza y riqueza, la crítica social y un guiño al Condado de Treviño están aquí vistos desde lo humorístico. «Es una premisa superactual y superdivertida», dice el productor, Kiko Martínez, que ya había trabajado con Sojo en su primer largo, 'El síndrome de Svensson' (2006).

Participación entusiasta

Más del 60% del rodaje de la película se desarrolla en Artziniega y el resto en pueblos de la zona. Eso el director lo tenía claro desde que hace tres o cuatro años comenzó a trabajar la idea. «Siendo del Valle de Ayala sabía que esto reunía todo: el casco medieval, los paisajes estupendos...». Los vecinos tienen que esperar a que se diga 'corten' para pasar por las calles de la localidad, el movimiento de coches está restringido según la zona de rodaje, pero la acogida, dicen Sojo y Martínez, ha sido muy buena. Hay escenas en las que necesitan hasta 200 extras y la gente participa encantada y espera lo que haga falta. Ya se sabe «que un rodaje es repetir y repetir y esperar», se ríe el director. «El otro día hicimos la misma toma 27 veces y en una escena con figuración tuvimos que esperar dos horas por cosas de la luz».

Da igual. En Tellería, o Artziniega, ahora el saludo más común por las calles y en la barra del bar es un «te vas a hacer famoso» entre sonrisas.

Ingrid García-Johnsson, Secun de la Rosa, Kandido Uranga, Ramón Barea, Maribel Salas, Jon Plazazola, Kepa Sojo, Maggie Civantos, Mikel Losada, Sonia Pacios y Pepe Rapazote, ayer en Artziniega.
Ingrid García-Johnsson, Secun de la Rosa, Kandido Uranga, Ramón Barea, Maribel Salas, Jon Plazazola, Kepa Sojo, Maggie Civantos, Mikel Losada, Sonia Pacios y Pepe Rapazote, ayer en Artziniega. / Sandra Espinosa

Quién es quién en Tellería

Un cura cascarrabias, un político capaz de defender una idea y la contraria, una chica profesional, independiente y emotiva, una secretaria de ayuntamiento que maneja todos los hilos... Así resumen el papel que les toca los actores y actrices de 'La pequeña Suiza' que ayer estaban en el rodaje (Secun de la Rosa, Ramón Barea, Kandido Uranga, Maribel Salas, Maggie Civantos, Ingrid García-Johnsson, Pepe Rapazote y Jon Plazaola). Son «personas que buscan mitigar sus males, esa quimera cuando la única solución es el trabajo diario», dice Sojo.

 

Fotos

Vídeos