JUERGA CONTINUA

JUERGA CONTINUA
Anton Merikaetxebarria
ANTON MERIKAETXEBARRIA

Un verano en Ibiza

Francia. 2019. 86 m. (7). Comedia.
Director:
Arnaud Lemort.
Intérpretes:
Christian Clavier, Mathilde Seigner, Leopold Buchsbaum.

Calificación:

Que Ibiza es un destino turístico de primer orden es algo de lo que nadie tiene la menor duda. Pero, que la película francesa 'Un verano en Ibiza' consiga reflejar sin estridencias lo que acontece a una peculiar familia gala en las veraniegas islas Pitiusas es harina de otro costal. Porque, de hecho y deshecho, la cinta caricaturiza en exceso personajes grotescos y situaciones estrambóticas, hasta el punto que resulta imposible que el espectador pueda identificarse con ellas. Son equívocos descritos a la brocha gorda y con una gangosa verborrea.

Desde luego, la bella Eivissa, habitada desde la Edad de Bronce, merecía algo mejor que el cúmulo de insensateces en que se convierte este gamberro divertimento, perpetrado por el ínclito realizador Arnaud Lemort, con la colaboración del histriónico comediante Christian Clavier, que ya encarnó al escudero Delcojón en 'Los visitantes' (1993). Aquí se convierte en un veterano padre de familia, protagonista sin comerlo ni beberlo de un montón de peripecias, rodeado por Afroditas neumáticas, Apolos en bermudas, yonkis de todos los colores, juergas continuas en las míticas discotecas y un sesgo paródico que no resiste el menor análisis.

Pero en Ibiza podemos encontrar horizontes infinitos, calas de ensueño, arenas blancas, aguas turquesas con praderas de posidonia, rutas verdes, bosques de sabinas, una suculenta gastronomía y, por supuesto, un abigarrado paisanaje abierto al mundo. En esta ocasión todo queda supeditado a las meteduras de pata del sujeto protagonista, metido hasta los zancajos en pequeñas bromas que no consiguen mantener un mínimo armazón argumental. En realidad, la cinta tampoco se preocupa demasiado por ello, en beneficio de proposiciones mucho más elementales. Al final, 'Un verano en Ibiza' navega y no deja de navegar por ese limbo mantecoso y mareante de farsa sin ton ni son.