«Los hombres han crecido con Supermán; las mujeres necesitábamos una heroína»

Gal Gadot interpreta a ‘Wonder Woman’. /
Gal Gadot interpreta a ‘Wonder Woman’.

La intérprete israelí Gal Gadot estrena mañana en España ‘Wonder Woman’, la adaptación para la gran pantalla del popular personaje del cómic

MARÍA ESTÉVEZLos Ángeles

‘Wonder Woman’ es la superheroína que da poder a las mujeres, a las adolescentes y a las niñas. Para interpretar el personaje de cómic en su adaptación al cine, la directora Patty Jenkins eligió a la espectacular Gal Gadot. Esta israelí de 32 años, ex Miss Israel y exinstructora del Ejército durante los dos años de servicio militar obligatorio en su país, colgó los estudios de Derecho para dedicarse al cine. No fue seleccionada como ‘chica Bond’, pero su marido, Yaron Versano, la convenció para que continuara su carrera como actriz. Así llegaron varios papeles en televisión y su debut en la gran pantalla con la saga ‘Fast and Furious’, en la que intervino en varias entregas, a las que siguieron producciones como ‘Batman v Superman: el amanecer de la justicia’. Tras rodar ‘Wonder Woman’, que mañana se estrena en España, ha participado en ‘Liga de la Justicia’, cinta aún en fase de postproducción y en la que también da vida a la protagonista.

–Patty Jenkins dice que usted representa el personaje de ‘Wonder Woman’ dentro y fuera de la pantalla.

–Me siento halagada. Fue muy fácil desarrollar el personaje porque ambas nos entendimos muy bien. Fueron seis meses de preparación, otros seis meses de rodaje, un reto enorme, pero creo que hemos conseguido un gran resultado.

–Como mujer, ¿qué significa interpretar un personaje icónico de la cultura pop?

–Me parece sorprendente que este personaje legendario, que se escribió hace 75 años, nunca haya tenido su propia película. Los hombres han crecido con Superman, Batman o Spiderman, mientras que las mujeres también necesitábamos tener una superheroína en la que mirarnos. Por mi parte, considero muy importante que finalmente se presente esa voz femenina en el mundo de superhéroes masculinos, no solo para las niñas, sino también para los niños. Soy madre de dos niñas y espero, por el bien de ellas, que tengamos muchas más heroínas en el futuro.

–¿En qué se diferencia Wonder Woman de otros superhéroes?

–Para mí, ella es el héroe más poderoso que existe en el mundo. Poder y fuerza son dos elementos conectados a los hombres. Ella también es fuerte y poderosa, pero además, femenina, intuitiva, vulnerable, con una inteligencia emocional que le permite sentir compasión, amor. Cuando combinas el universo de la fuerza con las cualidades femeninas surge un personaje completo y ese es el que representa Wonder Woman.

–¿En qué momento durante el rodaje sintió que interiorizaba el personaje?

–Tuve varios. Hubo momentos en los que sentí que el personaje era incluso más grande que yo. Me sentí un medio a través del que ella se expresaba. Cuando por primera vez entré en el rodaje y sentí que no era un terreno masculino, me sorprendí. Fue una revelación, un rodaje donde una mujer tenía todo el poder ante la cámara.

–¿Qué significa, hoy en día, ser una mujer poderosa?

–Ser mujer hoy en día exige muchísimo. Como mujer nos vemos obligadas a ser las mejores madres, las mejores esposas, a llevar la casa, a trabajar, a competir con los varones, y son muy diversos sombreros los que nos ponemos para terminar exhaustas. Los hombres, porque ese es el caso, necesitan involucrarse más con los hijos, con la familia, y seguir siendo los proveedores del hogar. Es muy complicado. Nuestra lucha es continua, hay que empezar por lo básico. El mundo tiene demasiados dramas, demasiadas fuerzas oscuras. Empecemos por conseguir que aquello que nos rodea en la cercanía sea mejor. Hablarnos unos a otros con más delicadeza, escucharnos. Tal vez, si empezamos así, se produzca un efecto domino y conseguiremos una sociedad mejor.

–En la película habla de tener coraje. ¿Se considera una mujer valiente y segura de sí misma?

–A veces sí, otras veces no. No creo haberme comportado siempre de una forma valiente. Todos tenemos una fuerza interior que podemos utilizar si somos capaces de dejar a un lado el cinismo. En mi día a día, yo no voy a la guerra, no soy soldado ni diplomático, pero intento vivir en armonía con todos los que están cerca de mí.