Las heridas del rechazo social

Las heridas del rechazo social
Josu Eguren
JOSU EGUREN

<style>

.product_rating {

  float: right;

  width: 60px;

  height: 20px;

  overflow: hidden;

  background: url(https://especial.elcorreo.com/2018/image/athletic/estrellas.gif) top left no-repeat;

  background-position: 0 76%;

}

</style>

<!--  3 estrellas:  0->4% 1->15% 2->35% 3->60%  -->

<div style="width:200">         

 <h4>Calificación:<span class="product_rating" style="background-position:0 35%"></span> </h4>

</div>

Un amor imposible Francia. 2018. 135 m. Drama. Directora: Catherine Corsini. Intérpretes: Virginie Efira, Niels Schneider, Jehnny Beth.

Uno de los problemas inherentes de las películas río es la dificultad de mantener la tensión narrativa en las escenas de transición entre épocas, lugares y situaciones históricas por las que atraviesan. Ni siquiera grandes obras maestras como 'Vida y muerte del coronel Blimp' o 'El intendente Sansho' son ajenas a los fallos estructurales que devienen de soportar el peso de una larga línea temporal, porque tarde o temprano el paso de los años termina socavando uno de los pilares de los que se hace depender la verosimilitud de la historia: el progresivo avejentamiento de sus personajes.

En el caso de 'Un amor imposible', juega a su favor la belleza de edad indefinida de Virginie Efira, lo que le permite a Catherine Corsini atravesar con cierta ventaja cuatro décadas de desencuentros entre una ingenua chica de provincias y un joven seductor, hijo de la alta burguesía, con el que establece una relación asimétrica limitada por las diferencias de clase. Son muchas las situaciones incómodas a las que se enfrenta la protagonista pero la que mejor define el suelo emocional del relato es el encuentro frío y aséptico con el padre de su amante, una cita que, aunque irrelevante en lo narrativo, remueve los intestinos de una mujer de psicología impenetrable.

La voz en off que repica sobre cada encuadre -un apéndice literario heredado de la novela autobiográfica que adapta- termina revelándose como una inesperada y demoledora herramienta de contraste entre la realidad ignorada y el empeño suicida de una mujer que se humilla para que su hija no sufra los estigmas del rechazo social. Puede que el dolorosísimo tema que late de fondo haya condicionado una puesta en escena que se apaga lentamente apelando a lo intelectual cuando una dosis de visceralidad hubiese hecho innecesario el anticlímax en el que se agotan los minutos finales.