Spiderman: lejos de casa

Spiderman: lejos de casa
e. c.
Josu Eguren
JOSU EGUREN

Calificación:

SPIDER-MAN: LEJOS DE CASA

EE UU. 2019. 129 m. (7). Fantástica.
Director:
Jon Watts.
Intérpretes:
Tom Holland, Zendaya, Jacob Batalon, Jake Gyllenhaal.

Antes de que se asentase el concepto del turismo moderno, los jóvenes aristócratas británicos solían hacer largos viajes por Europa para completar su educación, era lo que se conocía como el 'Grand Tour', un itinerario que incluía destinos como Venecia, Florencia, Bruselas, los Alpes, Berlín y, por supuesto, París.

Su rastro se puede seguir a través de la literatura de Goethe y Mary Shelley, antecedentes lejanos de un modelo que con el paso de los años ha degenerado para alumbrar el subgénero de viaje iniciático en el que se integra 'Spider-Man: Lejos de casa', la segunda aventura en solitario del Peter Parker interpretado por Tom Holland, aunque esta vez sin la tutela directa de Tony Stark. Como primer heredero en la línea sucesoria de la dinastía superheroica, Spidey se embarca en una travesía de autodescubrimiento que al mismo tiempo nos invita a ahuyentar la atmósfera de gravedad y melancolía que envolvía el final de 'Vengadores: Endgame'. La película va dirigida a todo el espectro de la familia marvelita pero enfocándose en un subconjunto teen que se revela de forma espontánea contra el tutelaje de los dinosaurios encarnados en Nick Furia.

Ellas y ellos son los auténticos protagonistas de la próxima generación de un Universo Cinemático que en esta última entrega sella la tumba de los héroes caídos con una explosión de inconsciencia juvenil, aunque por corrección y humor blanco se hacen evidentes sus concomitancias con los eurotrips telefílmicos de las hermanas Olsen ('When in Rome' y 'Pasaporte a París') en los que el movimiento pendulante entre el gag y el equívoco romántico dictaba el ritmo. Alguna que otra reflexión meta sobre los espejismos que distorsionan la identidad, las pertinentes salvas de FX y un Spiderman en modo superagente Cody Banks no evitan la decepción que produce descubrir de qué manera se ha relativizado el papel de MJ, el mayor descubrimiento del filme.