LA ENFERMEDAD SOCIAL

LA ENFERMEDAD SOCIAL
Josu Eguren
JOSU EGUREN

Rojo

Argentina. 2018. 109 m. (12). 'Thriller'.
Director:
Benjamín Naishtat.
Intérpretes:
Darío Grandinetti, Andrea Frigerio, Alfredo Castro, Diego Cremonesi.

Calificación:

En la primera escena de 'Rojo', la mirada frontal de Benjamín Naishtat filma el expolio de un chalet ubicado en un barrio acomodado de una ciudad perdida en el interior de una provincia argentina sin identificar. Uno a uno sus ocupantes desalojan el edificio y atraviesan con tranquilidad el encuadre hasta desaparecer por una esquina del plano. Un pequeño rótulo carmesí sobreimpresionado en el borde inferior derecho de la pantalla nos informa de que estamos en el año 1975. No hace falta más. Lo que ocurre a partir de ese momento discurre en el fuera de campo de la imagen que certificó el derrocamiento del gobierno de la presidenta María Estela Martínez de Perón, la fotografía de la toma de posesión de la Junta Militar de Gobierno liderada por el teniente general Jorge Videla.

El golpe de Estado tardaría unos meses en concretarse pero en 'Rojo' se respira su atmósfera, en un clima de degradación moral que contamina a todos sus personajes sin excepción. Por un instante da la impresión de que estamos atrapados en una novela de Jim Thompson ('1.280 almas') pero a medida que las piezas de la trama van encajando se amplifica el eco de un subtexto político que apunta a la responsabilidad de la clase media como cooperadora necesaria de la rebelión cívico-militar. Mientras los jóvenes de buena cuna ensayan los paseos en los que los grupos parapoliciales de extrema derecha hicieron desaparecer a miles de intelectuales, estudiantes, sindicalistas y políticos de izquierda, los mayores perfeccionan el saqueo de los bienes públicos y privados amparándose en un simulacro de legalidad. En ese contexto el personaje interpretado por Darío Grandinetti no actúa como protagonista sino como el síntoma de una enfermedad enraizada en las capas más profundas de la sociedad, un cáncer que muta para adaptarse a cualquier época y lugar.