Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Más allá de llevarse un recuerdo del museo

El Bellas Artes de Bilbao, el Guggenheim y el Artium comparten su apuesta por tiendas con identidad propia, que se nutren de la creatividad que las rodea

Gerardo Elorriaga
GERARDO ELORRIAGA

No se trata de un expositor con postales y llaveros, el archivador de pósters y alguna estantería repleta de catálogos. Quien pasa de largo del hall del museo al interior de la sala sin echar un vistazo a las tiendas de los museos pierde la oportunidad de conocer un proyecto con entidad propia dentro de la institución cultural. «Nunca hemos tenido un dedal, no vendemos souvenirs de la ciudad, no es nuestro terreno», sostiene Aingeru Torrontegi, responsable del establecimiento del Artium de Vitoria. Esa ambición de ir más allá de los meros recuerdos es compartida por sus colegas del Museo de Bellas Artes y el Guggenheim de Bilbao. «Siempre hemos querido ir más allá», afirma Fernando Rámila, subdirector de este último establecimiento. «Aunque pertenecemos a la entidad, nuestra filosofía es buscar la innovación y poseer una personalidad que nos haga ser diferentes».

 

Fotos