'Siberia', pinchazo de Keanu Reeves

Keanu Reeves es el protagonista de 'La revolución silenciosa' (2018)./
Keanu Reeves es el protagonista de 'La revolución silenciosa' (2018).
ESTRENOS

Matthew Ross firma una obra menor que incluso es imposible calificarla como digna obra de serie B

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Keanu Reeves pasea una notable cara de tristón en 'Siberia', una producción estrenada con más ganas que posibilidades con un incomprensible look televisivo que parece querer explotar el tirón de 'John Wick', donde el conocido actor, genial como secundario últimamente en títulos como 'The Neon Demon' o 'Amor carnal', se entregaba en cuerpo y alma a un personaje que deja a la altura del barro al protagonista de esta pieza de morosa cadencia que invita al tedio.

Reeves, aparentemente incómodo en el rol de un traficante de diamantes perdido en Rusia, suele engrandecer películas con alma de serie B con su sola presencia.

Keanu Reeves y Ana Ularu en 'Siberia' (2018).
Keanu Reeves y Ana Ularu en 'Siberia' (2018).

Esta vez se aleja de la senda de la fortuna con esta gélida muestra de cine negro que se torna grisáceo en manos de Matthew Ross ('Frank & Lola'), poco entusiasmado con su cometido tras la cámara. Falta emoción, tensión y no hay atisbo alguno de sentido del más mínimo espectáculo.