'Weird City', un 'Black Mirror' de risa

Un fotograma de 'Weird City'./
Un fotograma de 'Weird City'.

YouTube Premium estrena la comedia de ciencia-ficción 'Weird City', la nueva serie de Jordan Peele, director de la aclamada 'Déjame salir'

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Aunque realmente no ha inventado nada, 'Black Mirror' es una de las series de culto del momento y su calidad está bastante por encima de la media. Indiscutiblemente. Lo acontecido con el fenómeno 'Bandersnatch' ya es historia de la evolución del medio audiovisual, las posibilidades de su lenguaje y distribución, al margen de su calidad artística. Netflix cotiza en bolsa y sabe lo que hace (ojo con la vía abierta de par en par a la recopilación de datos de usuarios). La creación de Charlie Brooker ha sabido adaptar formatos míticos a los tiempos que corren, como 'The Twilight Zone' aka 'En los límites de al realidad' o 'The Outer Limits'. Además, ha sabido incluir temas de rabiosa actualidad en sus tramas y ofrecer un producto con capítulos autoconclusivos de diferente duración, sin encorsetamientos, obviando la dictadura del culebrón (a diferencia de otras propuestas contaminadas por el mainstream). Ha experimentado con las nuevas tecnologías y ha calado entre una audiencia considerable. No es de extrañar, por tanto, que aparezcan títulos que pretendan emular sus virtudes o que, directamente, parodien sus lugares comunes, como es el caso de 'Weird City', estrenada el pasado 13 de febrero en YouTube Premium.

'Weird City' es otra apuesta del sello YouTube Originals, auspiciado por la popular plataforma. Los dos primeros episodios están disponibles en la red de manera gratuita, de un total de seis que pueden degustarse con la tarifa plana correspondiente o de manera independiente como si fuese un videoclub. Capítulos de una duración en torno a 25 minutos -qué delicia- que se pueden ver sin problemas por separado. Comparten el cameo de algunos personajes y la ciudad donde transcurren los relatos, situada en un futuro que se antoja una caricatura de nuestro presente. Inevitable, como adelantábamos, no acordarse de 'Black Mirror', aunque aquí las historias no acaban mal necesariamente y el pesimismo se torna ironía. Detrás de la serie está Jordan Peele, en el candelero gracias al éxito de 'Déjame salir', que ya era un cruce entre 'Adivina quién viene esta noche' y una entrega de 'Tales from the Crypt', como si 'Los padres de ella' fuera invadida por ultracuerpos. A la espera del estreno de su nuevo largo, 'Us (Nosotros)', el mes próximo, podemos aventurarnos a afirmar que lo suyo es emplear cierto tono humorístico en las historias de género, dándoles un interesante vuelta y vuelta, sin complejos.

Weird, ciudad que acoge los cuentos con moraleja de 'Weird City', está dividida en dos partes, por encima y por debajo de la línea. Arriba está la supuesta clase media y más allá, mientras abajo subsisten el resto de los mortales. Un curioso futuro que abraza la cultura pop al máximo, resuelto estéticamente con poco presupuesto pero mucho desparpajo e imaginación. Las aplicaciones de citas y las redes sociales también vertebran las vivencias de los personajes protagonistas.Dylan O'Brien ('Teen Wolf') y Ed O'Neill ('Modern Family') buscan su media naranja perfecta en el primer capítulo de la serie a través de la ciencia y tecnología, pero algo falla por el camino dando pie a una situación inesperada de lo más tronchante. Michael Cera encarna a un freak de manual en la segunda entrega, obsesionado con tener amigos y un cuerpo de gimnasio. Rosario Dawson es su entrenadora. Son varios los rostros conocidos -o emergentes- que desfilan por pantalla, interpretando roles que se tornan grotescos: Mark Hamill, Laverne Cox ('Orange Is The New Black'), Awkwafina ('Crazy Rich Asians'), Yvette Nicole Brown ('Community'), Auli'i Cravalho ('Moana'), Eugene Cordero ('Kong: Skull Island'), Gillian Jacobs ('Community', 'Love'), Trevor Jackson ('Grown-ish'), Steven Yeun ('The Walking Dead'), Hannah Simone ('New Girl'), Malcolm Barrett ('Preacher')...

'Weird City', sin ser una parodia directa de 'Black Mirror', se disfruta especialmente si se toma como referencia la conocida serie impulsada por Netflix en sus últimas temporadas. Irregular, como toda antología, no oculta cierto espíritu de serie B. Ciencia-ficción ligera, como leer un tebeo de los años 80. Se agradece que se acerque metafóricamente a ciertos temas de actualidad dejándose llevar por la comedia, sin la intensidad y negatividad que ofrecen otras distopías televisivas.