Los visitantes: combatiendo la cronofobia

Los visitantes: combatiendo la cronofobia

Choques culturales y emigrantes temporales en 'Beforeigners (Los visitantes)', un curioso policíaco con tintes fantásticos que llega desde Noruega

Borja Crespo
BORJA CRESPO

¿Cuántas series parten de una idea llamativa cuya conclusión final no cumple con las expectativas? Muchas premisas potentes no van ligadas necesariamente a enérgicos desenlaces. Ahí está 'Lost' ('Perdidos'), por ejemplo, aunque la importancia del desarrollo en toda producción serializada también es clave. El problema viene cuando degustamos un capítulo piloto original, impactante, realizado con medios y ganas, y posteriormente, a medida que avanzamos en el argumento, todo se desmorona. Entrega a entrega una sorpresa inicial puede derivar en un fiasco. Recordemos el fenómeno 'Héroes', previo al actual auge de material audiovisual vinculado a los superhéroes. La primera temporada funcionó a las mil maravillas, captando a miles de fans, pero su continuación se tropezó con una huelga de guionistas en EE UU, donde los sindicatos son férreos, y la trama perdió fuelle e interés para el gran público.

'Beforeigners (Los visitantes)', lanzamiento reciente de HBO -disponible a capítulo por semana, todos los miércoles, desde el pasado 21 de agosto-, cuyo prestigio va en aumento gracias a iniciativas sensacionales como 'Years and Years' o 'Euphoria', se presenta con un punto de partida fantástico, en todos los sentidos. ¿Qué pasaría si los inmigrantes llegasen a nuestras fronteras desde el pasado? Los viajes el el tiempo siguen dando para mucho en el terreno de la ficción.

'Los visitantes' supone una clara apuesta de HBO por la producción noruega. Creada por Anne Bjørnstad ('Lilyhammer'), mezcla la intriga con elementos de ciencia ficción. En todo el planeta ocurre un fenómeno sobrenatural. Tras un fogonazo en el mar, aparece alguien de otra época sin razón aparente. Tras miles y miles de destellos en el aguas irrumpen en la actualidad emigrantes del pasado que no han elegido el salto temporal. En todos los océanos son numerosas las personas aturdidas que deben ser rescatadas. Hay vikingos, gente del siglo pasado o de la prehistoria. Todos tendrán que convivir en nuestros días con sus diferentes tradiciones.

Nicolai Cleve Broch, en otro de sus trabajos.

Chocan el presente y los ritos ancestrales, dando pie a situaciones ásperas, extrapolables, metafóricamente, a lo que vivimos estos días. Solamente hay que echar un vistazo a las noticias del momento en cualquier telediario para encontrar el paralelismo entre lo que cuenta esta nueva propuesta serializada y lo que acontece en nuestras costas, y en las calles de las ciudades. Acoger a extraños llama a la polémica. Los nuevos habitantes no siempre se adaptan a la era moderna, tienen sus propias costumbres, lo que desconcierta a unos y otros. ¿Cómo reciben los avances tecnológicos? En este curioso escenario, una pareja de detectives intentan resolver un oscuro crimen en Oslo, el caso de una visitante de la Edad de Piedra asesinada, cuyo cuerpo aparece en la orilla de una playa con señales de violencia. La peculiaridad de ambos protagonistas es que son un hombre y una mujer antagonistas, cada cual de un tiempo diferente, unidos por las singlares circunstancias. Él pasa por uno de sus peores momentos vitales, separado de su familia y adicto a una sustancia sospechosa, mientras ella intenta aclimatarse a un mundo que desconoce. Antes, en su día a día, se defendía de las flechas de sus enemigos con un escudo. Atacaba al rival blandiendo su espada. Ahora, está sometida a las pruebas para entrar en el cuerpo y luce licencia de armas, pero no sabe cómo se utiliza un tampón higiénico.

Krista Kosonen, en otra interpretación.

'Los visitantes' se apunta al thriller policíaco tradicional, con un dueto de investigadores con poco en común, pero hay un hueco para lo paranormal. La relación entre ambos protagonistas puede recordar a la recomendable producción sueca 'El puente (Bron / Broen)', que tuvo su 'remake' estadounidense. Krista Kosonen ('Blade Runner 2049') encarna a la vikinga Alfhildr, una novata agente de policía con sus dudas existenciales en su nueva posición, de guerrera a agente de la ley, un personaje entrañable. Nicolai Cleve Broch ('Max Manus') es Lars Haaland, su veterano acompañante, poco sensible con las excentricidades de su colega de profesión, atormentado por un matrimonio fallido (su exmujer está con un emigrante temporal). Mientras los científicos no encuentran una explicación a la aparición de visitantes de otra época, la civilización actual los acoge de manera dispar, con los brazos abiertos o demostrando un extremo rechazo.

La serie plantea conflictos culturales con cierto humor (negro), lo que es de agradecer, aunque su tono general es serio. A pesar de que su título puede recordar a las populares comedias francesas de Jean Reno y Christian Clavier, también con viajes en el tiempo, está más cerca de 'The Leftovers', de Damon Lindelof, del que pronto veremos la esperada 'Watchmen'. Hay muchas propuestas con planteamientos en semejante línea, como 'Les Revenants' o 'Manifest'. Hay quien encontrará similitudes con 'Bright' en la particular relación del dueto protagonista, que a su vez recordaba a la 'cult-movie' 'Alien Nation'. Drama social, suspense y fantástico se dan la mano en un producto de indudable interés que consigue mantener un buen equilibrio entre los diferenrtes géneros que fusiona, incluyendo destellos de comedia. ¿El clímax estará a la altura?