Clases de Filosofía con 'Futurama'

Bender, Fry y Leela./
Bender, Fry y Leela.

La serie de Matt Groening da pie a una publicación que invita a debatir sobre dilemas actuales y universales

Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDAValencia

¿Somos totalmente libres a la hora de tomar nuestras decisiones? No es ésta una pregunta sencilla. La filosofía ha tratado de responderla en varias ocasiones y desde distintos puntos de vista. Así, el pensador Isaiah Berlin aseguraba que se puede plantear la libertad como algo positivo o negativo y que en función de eso nuestro comportamiento varía. Rousseau era de los que abogaba porque existiese cierta coerción externa como algo necesario para ejercer la libertad verdadera. Por su parte Stuart Mill establecía los límites en los derechos de los otros.

La cuestión, por supuesto, daría para un debate mucho más profuso y para argumentarlo con todo tipo de menciones y ejemplos. A lo que a pocos se les ocurriría recurrir es a una serie de dibujos animados para dar cuenta de lo que sucede en sus capítulos y que eso nos sirva para entender dilemas que han dominado el pensamiento del ser humano desde el principio de los tiempos.

Las series están ganando tal peso en la sociedad que cada vez es más frecuente que se conviertan en referentes para liderar cualquier discusión sea del ámbito que sea. Y la filosofía no ha escapado a esta tendencia. Puestos a pensar en títulos preocupados por la filosofía lo lógico sería girar nuestra mirada hacia 'Lost' (cuyos protagonistas tomaban el nombre de pensadores como Hume o Locke), 'Juego de Tronos' (que ha tenido a Maquiavelo y Hobbes como inspiradores de las principales tramas) o 'True Detective' (que no disimulaba en su primera temporada la influencia de Schopenhauer). Sin embargo Courtland Lewis se ha fijado en 'Futurama' y ha otorgado la enésima vida a esta ficción con una nueva vuelta de tuerca.

¿Son los robots tan responsables de sus actos como los humanos? ¿Es amor verdadero el que siente Leela por Fry cuando el cuerpo de este es invadido por lombrices que modifican su comportamiento? Son dos de las cuestiones que plantea esta obra editada por Blackie Books y que sigue la estela de la publicada hace unos años en torno a 'Los Simpson'.

Por ejemplo, a propósito de la pregunta sobre la libertad a la que hacíamos referencia al principio, este libro toma como ejemplo un suceso ocurrido en el episodio 'Fry y la fábrica de Slurm'. En él el personaje ha de elegir entre entregarse a su adicción al 'Slurm', el refresco más popular del año 3000, o salvar la vida de sus amigos Leela y Bender. Aunque la vida de estos corre peligro, Fry no acude raudo a socorrerlos porque siente un deseo irrefrenable de tomar la bebida concentrada. Lo que plantea a partir de este hecho el autor es si el protagonista se siente completamente libre para actuar como quiere o es preso de adicciones que él no puede controlar.

Fry, luchando con las lombrices alojadas en su propio organismo. Debajo, Mordisquitos y la portada del libro de Blackie Books.

La anécdota da pie a indagar en el concepto de libertad y en cómo practicarla, un asunto sobre el que han reflexionado la mayoría de filósofos más famosos e influyentes. No es, ni mucho menos, el único tema que aparece en este volumen de 300 páginas, en el que se dan cita 25 autores coordinados por Lewis. Estos buscan entender el mundo y sus principales preocupaciones a través de este simpático título, que sin embargo cabe recordar nunca fue un gran éxito en términos de audiencia.

Pero es que el éxito de las series ya no solo se mide por el número de espectadores que la han visto, sino por cómo les ha influido. No son pocos los títulos que no consiguieron durante su emisión datos espectaculares, pero que lograron después trascender a otros ámbitos y colocarse en el imaginario colectivo. Es el caso de 'Futurama', la ficción de Matt Groening que recreaba el mundo a las puertas del año 3000, y que no obtuvo el respaldo de otros precedentes animados como 'Los Simpson'. Fox estrenó esta producción en 1999 para cancelarla cuatro años después sin demasiadas explicaciones.

Desde entonces las historias de Fry, Bender y compañía han resucitado en forma de películas y especiales y sus capítulos han sido revisitados con todo tipo de intenciones. La última ha sido con esta publicación que demuestra cómo la conversación y el pensamiento en el siglo XXI las están marcando las series. Y son ellas la mejor herramienta para llegar a todo tipo de públicos y para abordar cuestiones universales y que a día de hoy nos siguen rondando la mente.