'El repostero de Berlín', un canto al entendimiento con aroma a cocina kosher

Tres de los protagonistas de 'El repostero de Berlín' (2017)./
Tres de los protagonistas de 'El repostero de Berlín' (2017).
ESTRENOS

El cortometrajista Ofir Raul Graizer cuenta una historia sobre gente que no quiere ser definida por su orientación sexual

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Coproducción entre Alemania e Israel, 'El repostero de Berlín' derrocha morbo en su premisa argumental: un tímido pastelero alemán gay decide viajar a Jerusalén para conocer a la mujer de su amante, recién fallecido, que regenta una cafetería kosher en el centro de la ciudad.

Ofir Raul Graizer, reputado cortometrajista y chef con libro de cocina propio, debuta en el largo con un sutil drama que rehuye el tremendismo y aboga por aceptar al otro sin tener en cuenta las diferencias de nación, religión y sexo. La cocina, en concreto la repostería, será la vía de redención para una película que remite a clásicos del cine gastronómico como 'Deliciosa Martha' y 'Como agua para chocolate'.

«Siempre quise contar una historia sobre gente que no quiere que la definan por su identidad política, sexual o nacional», defiende el director.