'Los 50 son los nuevos 30', cincuentona y en casa con los padres

Los protagonistas de 'Los 50 son los nuevos 30' (2017)./
Los protagonistas de 'Los 50 son los nuevos 30' (2017).
ESTRENOS

Un millón de franceses se han reído con esta amable comedia de Valérie Lamercier

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

A ritmo de fado arranca 'Los 50 son los nuevos 30', ramplón título castellano del original 'Marie-Francine', que alude al nombre pasado de moda de la protagonista, investigadora científica recién entrada en la cincuentena, a la que su marido y padre de dos hijas planta por una treintañera.

Tras el divorcio exprés llega el despido y la obligada convivencia con los padres ante la imposibilidad de vivir sola en el carísimo París. La pareja de burgueses tratará a su hija como una niña, montándole una tienda de cigarrillos electrónicos y buscándole novio. Inútil para la era Tinder, la protagonista encontrará consuelo en un bondadoso chef de origen portugués, que también está solo después de que su mujer le dejara por otra mujer.

Valérie Lamercier dirige y protagoniza una comedia romántica amable y predecible, que parte de una situación sangrante: la vuelta al redil familiar de quien ya había arrancado su propia vida hace muchos años. «Quería hablar sobre una pareja de cincuentones», expresa la directora. «Quería que vivieran un amor tardío, pero al que, en aras de la comedia, había que poner palos en las ruedas. ¿Qué se puede hacer a los cincuenta años cuando no sabemos dónde ir para vivir un amor que está naciendo?».

Un despertar tardío

La cinta bascula así entre los sinsabores derivados de la convivencia con los padres y el idilio tardío entre dos personas que, de pronto, sueñan con rehacer sus vidas cuando ni siquiera tienen vivienda. «Esta es la historia de un despertar tardío, una mujer de 50 años que quizás nunca tuvo 14. Pero que de repente los tiene porque se enamora y tiene que plantar cara a la vida», defiende Valérie Lamercier, que ha llevado a las salas a un millón de franceses con esta 'love story' tardía en tiempos de precariedad.