En rodaje

'El verano que vivimos', un amor que rompe las barreras del tiempo y del espacio

Fotograma de 'El verano que vivimos'. /
Fotograma de 'El verano que vivimos'.

Boquerini .
BOQUERINI .

El cineasta Carlos Sedes (director de series como 'Fariña' o 'Velvet') firma aquí su segundo largometraje (debutó con 'El club de los incomprendidos' en 2014) con una intensa historia romántica que supera las barreras del tiempo y del espacio. Ambientada entre los años 50 y los 90, y entre Jerez de la Frontera y Galicia, 'El verano que vivimos' está protagonizada por Javier Rey ('Fariña', 'Velvet'), Blanca Suárez ('Perdiendo el norte', 'La chicas del cable'), Carlos Cuevas ('45 revoluciones', 'Merlí', 'Cuéntame cómo pasó') y Guiomar Puerta ('45 revoluciones'). Junto a ellos, María Pedraza ('La casa de papel', 'Élite'), el nominado al Goya, Moreno Borja ('Carmen y Lola', 'Arde Madrid', 'La Peste'), la ganadora del Goya, Adelfa Calvo ('El Autor', 'Viaje al cuarto de una madre', 'La isla mínima',); Manuel Morón ('Celda 211', '7 años') y el ganador del Goya, Joaquín Núñez ('Antes de la quema', 'Caníbal', 'Grupo 7').

A partir de un guion de Ramón Campos, Gema R. Neira, Salvador S. Molina, Javier Chacártegui y David Orea basado en hechos reales, la película narra como Isabel (Blanca Suárez), estudiante de periodismo, quien se ve obligada a realizar sus prácticas en el diario de un pequeño pueblo costero gallego para terminar la carrera. Al llegar, quiere empezar cuanto antes a investigar, a demostrar todo lo que ha aprendido para convertirse en una auténtica periodista, pero el puesto que la asignan es el último que ella esperaba: la escritura y gestión de las esquelas que llegan a la redacción. Lo que podría parecer en un principio algo aburrido, se convierte en la puerta a una investigación que la llevará por diferentes puntos de la geografía española en busca de una historia de amor imposible. Se trata de una historia que sucedió hace más de cuarenta años en Jerez de la Frontera durante el verano de 1958, en la época dorada de la producción del vino de Jerez y en plena expansión comercial por todo el mundo.

Posado del equipo.

Gonzalo (Javier Rey), un joven arquitecto, llega hasta allí para iniciar su carrera, proyectando una portentosa edificación de una bodega para su amigo Hernán Ibáñez, perteneciente a una de las familias bodegueras con más solera de la zona. Junto a Hernán, Lucía (también Blanca Suárez), su prometida y también hija de propietarios bodegueros, una joven despierta e inteligente que no puede pasar desapercibida para Gonzalo. De nuevo en 1998, Isabel sabe que detrás de las misteriosas esquelas puede haber una gran historia por contar. Su olfato periodístico le conduce hasta el hijo de Gonzalo, Carlos (también interpretado por Javier Rey), para el que esta mujer, Lucía, es también un misterio. Su padre jamás la mencionó. Isabel y Carlos iniciarán un viaje tras las pistas de unas esquelas que nunca dejaron de publicarse cada 15 de septiembre desde aquel verano de 1958 con el objetivo sacar a la luz un pasado cargado de celos, engaños y pasión, y que les llevará, casi sin querer, a replantearse sus propias vidas.

Jerez de la Frontera es la localización principal del filme. Las bodegas y viñedos González Byass acogerán al equipo para la grabación tras un acuerdo firmado con el Ayuntamiento de la ciudad gaditana. La película también cuenta con diferentes localizaciones de Galicia, creando así un contraste visual entre norte y sur. La trama, contada en dos tiempos, ya que de los años 90 retrocede al Jerez de los años 50 como escenario principal, hace un recorrido a través de su historia, su cultura, sus bodegas y sus viñedos.

«Es una historia que pretende seguir la estela de las más grandes películas románticas. Para ello nada mejor que trasladarnos a los años 50, uno de los momentos más esplendorosos de la industria del vino», explica Ramón Campos, uno de los productores de la película. Según Javier Rey, «se trata de una película en la que nos encontramos con dos momentos históricos, unos personajes que conocen a otros, una investigación histórica… En definitiva; una historia con muchas historias. Habla sobre todo de amistad, de introducción a la cultura, a un arte como es el del vino, la música… todo ese convento de cosas hicieron que me enamorara por completo de la historia».

Desde Bambú Producciones, que junto a Atresmedia y la Warner Bros producen el filme, se señala que a través de esta película se pretende «descubrir al gran público una cultura propia y genuina, como es la del vino de jerez, dando mayor visibilidad a un producto cuyo despegue es imparable». La finalidad es «contar la historia del jerez para poner en valor un vino exclusivo presente en las mejores bodegas del mundo y que el gran público redescubra su aroma y sabor», añaden.

'El verano que vivimos', que se rueda entre agosto y septiembre, cuenta con más de 1.000 figurantes y se prolongará durante ocho semanas. Junto a Bambú, Atresmedia y Warner Bros Entertainment España, producen el filme también Mr. Fields And Friends, La Claqueta y 4 Cats. La distribución en España correrá a cago de Warner Bros. El largometraje contará con Jacobo Martínez como director de fotografía, mientras que Federico Jusid se encargará de la música. Su estreno se prevé como una de las grandes película españolas del 2020.