'Salir del ropero', la boda de dos abuelas, con Forqué y Sardà

Una imagen del rodaje de 'Salir del ropero'./Leandro Betancor
Una imagen del rodaje de 'Salir del ropero'. / Leandro Betancor

La gaditana Ángeles Reiné comienza a rodar en Lanzarote su ópera prima', una comedia familiar diferente que reivindica el derecho de cada cual a hacer lo que le dé la gana

Boquerini .
BOQUERINI .

La debutante gaditana Ángeles Reiné ha comenzado en Lanzarote el rodaje de 'Salir del ropero', una comedia familiar diferente que reivindica el derecho de cada cual a hacer lo que le dé la gana. Ángeles Reiné, que es también la autora del guion, viene del cortometraje (alguno rodado en Estados Unidos) y de series de televisión como 'Doctor Mateo', de Antena 3, y 'Un golpe de suerte', de Telecinco.

La película gira en torno a las relaciones entre los complejos individuos que forman una misma familia, que con el paso de los años, se han alejado los unos de los otros, e incluso de sí mismos. En el centro, la historia de dos abuelas que viven juntas y que deciden casarse con toda la complejidad que conlleva esa situación y las reacciones de sus respectivas familias. Los personajes de ambas se conocieron en el colegio, se atraían mutuamente, pero formaron sus propias familias, tuvieron hijos y enviudaron. A partir de ese momento comienzan a convivir juntas y a vivir su relación sin importarles lo que digan los demás.

Todo comienza con Eva, una joven y prometedora abogada española afincada en Edimburgo, que ve peligrar sus planes de boda con el heredero de una importante y ultraconservadora familia escocesa, cuando se entera de que su abuela, Sofía, ha decidido casarse… con su amiga del alma, Celia. Esta decisión de Sofía, de casarse a sus 74 años con Celia, desafiando todos los convencionalismos sociales y religiosos, pone patas arriba la vida de Eva, que intentará impedir por todos los medios que esa boda se celebre, con la complicidad de Jorge, el hijo de Celia, que se une a la causa de Eva por diferentes razones. Eva no cuenta con la reacción del resto de su peculiar familia, que lejos de ayudarla, apoya la decisión de las ancianas. La película contará cómo, entre enredos, mentiras piadosas, robos, atropellos, sensacionalismo mediático y situaciones delirantes, Eva poco a poco va comprendiendo qué es lo que verdaderamente importa en su vida.

Verónica Forqué (Sofía), que sustituye a la inicialmente prevista Charo López, y Rosa María Sardà (Celia) protagonizan esta historia de amor, que Ingrid García Jonsson (Eva) y David Verdaguer (Jorge) se empeñarán en impedir. Junto a ellos, Candela Peña, Mónica López, Álex O'Dogherty, Pol Monen, Malcom T. Sitté, María Caballero, Leander Vyvey, Liz Lobato y Toni Madigan completan un reparto internacional y multicultural.

Tres imágenes del rodaje. / Leandro Betancor

«El deseo de hablar sobre tolerancia, la búsqueda de la felicidad y la fuerza del amor son las principales razones que me mueven a contar esta historia», afirma la directora, que se apoya en un equipo de profesionales de primera línea como el director de fotografía José Luis Alcaine, la directora de arte Natalia Llopis o la figurinista Ana López Cobos, todos ellos bajo la producción de Andrés Santana ('Nadie quiere la noche', 'Blackthorn'). La película es una coproducción hispano portuguesa, que se rueda durante 6 semanas en diversas localizaciones de la isla canaria de Lanzarote y en la ciudad portuguesa de Oporto. La elección de Lanzarote para el rodaje se debe, en palabras de Santana, al hecho de que «es un sitio que supone marcar la diferencia con la comedia española habitual para hacerla un poco más europea. Además, la isla es el lugar que siempre he pensado sería el perfecto para contar esta historia», concluye.

Temas

Cine