A la caza de las brujas vascas

Amaia Aberasturi, que tiene en cartelera 'Vitoria, 3 de marzo', al frente de las mujeres víctimas de la caza de brujas en 'Akelarre'./
Amaia Aberasturi, que tiene en cartelera 'Vitoria, 3 de marzo', al frente de las mujeres víctimas de la caza de brujas en 'Akelarre'.

El director argentino Pablo Agüero rueda en Euskadi 'Akelarre', una ambiciosa producción de 3 millones de euros que por primera vez da la voz a las mujeres víctimas de la caza de brujas

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

«Es realmente asombroso ver tantos demonios y malos espíritus, y tantos brujos y brujas confinados en este país de Laburdi, que no es sino un pequeño rincón de Francia, convertido en su cantera, sin que en ningún otro lugar de Europa, que se sepa, exista algo que se aproxime siquiera al número infinito de ellos que hemos encontrado allí». La frase pertenece a 'Tratado de brujería vasca', subtitulado 'Descripción de la inconstancia de los malos ángeles o demonios', un libro que el inquisidor Pierre Lancre escribió tras visitar el actual País vascofrancés en 1609. Es la obra que el director argentino Pablo Agüero ha tomado como base para escribir junto a Katell Guillou el guion de 'Akelarre', que se rueda estos días en localizaciones de Bizkaia, Gipuzkoa, Navarra e Iparralde.

No es la primera vez que la caza de brujas en el País Vasco atrapa la atención de un cineasta: Pedro Olea rodó en 1984 una cinta de igual título que esta, 'Akelarre', y más recientemente Álex de la Iglesia filmó 'Las brujas de Zugarramurdi' en la mismísima cueva navarra. Agüero, un director con gran reputación crítica gracias a 'Salamandra' y 'Eva no duerme', lleva diez años queriendo llevar a la pantalla una historia que, por primera vez, adoptará la perspectiva de las presuntas brujas. «Me interesa mostrar cómo mujeres libres y rebeldes fueron reprimidas por un poder clerical y masculino», resume. «Lejos de quedarse vieja, la actualidad cada vez ha hecho más vigente la historia».

El equipo de esta ambiciosa coproducción entre España,Argentina y Francia con un presupuesto que ronda los 3 millones de euros rueda hoy en la playa de Sakoneta, en Deba (Gipuzkoa). Estamos en plena Ruta del Flysch, un sendero costero que une Zumaia y Deba y que se ha puesto de moda porque en estos acantilados se rodó 'Juego de Tronos'. Los paseantes extranjeros que vienen caminando se quedan sorprendidos al descubrir un poblado de pescadores del siglo XVII, cortesía del director artístico. Por una loma trepa una mujer mientras un soldado enviado por el inquisidor trata de atraparla antes de que llegue al precipicio.

Unos días antes se rodó en la playa vizcaína de Laga la despedida de las mujeres a sus maridos, que partían a Terranova a la caza de la ballena. Un equipo de casi doscientas personas se juntó en los arenales y, gracias a los efectos digitales, apunta Iker Ganuza, uno de los productores, veremos hasta barcos balleneros. La actriz Amaia Aberasturi, que tiene en cartelera 'Vitoria, 3 de marzo', da vida a Amaia, la mujer indómita y astuta que plantará cara al juez Rostegi (Álex Brendemühl), encomendado por el Rey para purificar la región.

Una escena del rodaje de 'Akelarre'.
Una escena del rodaje de 'Akelarre'.

«La historia que he elegido me permite ponerme del lado de las mujeres», asegura el director. «En casi la totalidad de las películas que se han hecho sobre la caza de brujas, de una manera u otra se insinúa bien que eran las mujeres quienes estaban locas, bien que quizás unas no fueran brujas pero otras sí. Yo miro desde el punto de vista de las chicas que fueron detenidas y acusadas de brujería y no apruebo de ninguna manera las tesis de los inquisidores. Esto que hoy en día parece tan obvio nunca ha sido tratado de esta manera. A mí no me interesa la persecución de las brujas, sino cómo se fabrican, cuál es el origen del mito y cómo se manipula la realidad».

Aquellas chicas que nunca habían oído hablar de akelarres y conjuros serían muy parecidas a las cinco que acompañan a la protagonista, elegidas en un casting entre 850 aspirantes que duró un año por Euskadi y el País vascofrancés. Los gruesos vestidos y las pelucas hacen que suden la gota gorda en un descanso del rodaje. Les acompaña la veterana Jeanne Intxausti, que da vida a la amona. «Ellas ni siquiera sabían que significaba ser brujas, fue un delirio de la Iglesia que se extendió, porque, para la Iglesia, la mujer siempre ha sido peligrosa», apunta la actriz.

'Akelarre' se rueda durante siete semanas en castellano y euskera, ya que respeta el idioma que hablaban las mujeres entre sí. La fotografía corre a cargo de Javier Agirre, Goya por 'Handia' el año pasado, y la música está compuesta por Maite Arroitajauregi (Mursego). «La cultura vasca tiene unas peculiaridades, como que carece de una cosmogonía de la religión con dios, infierno, diablo», explica Pablo Agüero. «Aquí se impuso la superstición a una población rural con una identidad muy fuerte, cuando se suele dar la contrario». La película se distribuirá el año que viene de la mano de Avalon y en su proceso de producción ha echado una mano José Luis Rebordinos, director del Zinemaldia, al poner en contacto a Agüero con los productores vascos Koldo Zuazua e Iker Ganuza. Así que tiene todos los boletos para que la veamos el año que viene en el Festival de San Sebastián.