'Cobra Kai', la saga de 'Kárate Kid' continúa online

William Zabka y Xolo Maridueña en 'Cobra Kai' (2018)/
William Zabka y Xolo Maridueña en 'Cobra Kai' (2018)
EN SERIE

La serie creada por Robert Mark Kamen intenta seguir rentabilizando la franquicia en tono de comedia dramática

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Explotar la nostalgia funciona en el ámbito audiovisual, con el fenómeno 'Stranger Things' a la cabeza, sin que avistemos declive alguno por el momento en esta tendencia visible en toda disciplina, más bien todo lo contrario: la gallina de los huevos de oro promete seguir cacareando sin descanso mientras la melancolía gane adeptos.

Aunque rememorar exactamente igual las sensaciones de la infancia es imposible, tal y como se demuestra en cada nuevo lanzamiento de la franquicia 'Star Wars', exprimir la preocupante añoranza de cualquier tiempo pasado, no necesariamente mejor, da lugar a curiosas iniciativas que agitan la ficción del momento.

'Cobra Kai' es uno de las últimas sorpresas que tira de la sempiterna atracción por los años 80. Detrás está la plataforma que más dividendos mueve en la actualidad, YouTube, que estrenó en abierto el pasado mes de mayo el primer capítulo de la continuación de 'Karate Kid', 34 años después de las aventuras y desventuras de Daniel San. El revival ha acumulado rápidamente millones de visionados -5,4 millones de visitas en las primeras 24 horas- gracias a su distribución online inmediata, sin cargo para el usuario en sus dos primeros episodios (el resto de entregas, de un total de diez, están disponibles por 2,49 euros cada una, subtítulos incluidos).

Daniel es nuevo en la ciudad. Su deseo es hacer nuevos amigos, pero unos estudiantes de kárate le hacen la vida imposible, hasta que conoce al maestro Miyagi, experto en artes marciales. Bajo su tutela aprende a defenderse de sus enemigos y a tener seguridad en sí mismo. ¡Dar cera, pulir cera! Esta es la premisa de 'Karate Kid', la película de John G. Avildsen, estrenada en 1984, que marcó a una generación, junto a títulos como 'Los Goonies', 'Gremlins', 'La princesa prometida' o 'Regreso al futuro'.

Ralph Macchio y William Zabka en una escena de 'Cobra Kai' (2018).
Ralph Macchio y William Zabka en una escena de 'Cobra Kai' (2018).

Convertida en saga con dos secuelas, una versión con voz femenina ('La nueva Karate Kid') y un remake olvidable protagonizado por Jackie Chan y el hijo de Will Smith, lo que más llama la atención de su continuación, bajo el sello YouTube Red Originals, es el cambio de rostro del protagonista de la acción, que pasa a ser el villano de la función de la primera entrega, el rubio Johnny Lawrence, interpretado por William Zabka, cuya filmografía no había vuelto a conocer el éxito desde que formase parte en su adolescencia de uno de los taquillazos de los años 80. Daniel Larusso, encarnado por Ralph Macchio, pasa a un segundo plano, aunque su presencia es igualmente esencial (y entrañable).

Su rivalidad resurge tres décadas después, cuando Johnny decide reabrir el viejo dojo Cobra Kai para reencontrarse a sí mismo. Dos roles míticos vuelven a enfrentarse, con algunas arrugas de más, para solucionar sus desavenencias. Uno ya no es lo que era, para nada, mientras el otro se ha convertido en un exitoso hombre de negocios. Ambos son padres, con voz para su descendencia. Ahora importa más el perdedor, el malo, reconvertido en antihéroe, una decisión loable desde un punto de vista puramente creativo.

La mejor continuación

'Cobra Kai' luce cierto tono de comedia, cercano al cine actual. El comienzo del segundo capítulo es impagable (con una duración en torno a 25 minutos cada entrega). Más cuidada de lo esperado, teniendo en cuenta los ajustados presupuestos de las webseries, goza de buenas críticas.

No es para menos. Al igual que ocurre con la divertida 'Jean-Claude Van Johnson', protagonizada por Van Damme, riéndose de sí mismo, con producción de Amazon, se agradece la falta de pretensión y el óptimo entretenimiento en un producto consciente de sus limitaciones que puede ensombrecer a más de una superproducción de acción de hoy.

Además, contiene alma, te hace reír o te emociona como antaño, la selección musical cumple con cualquier expectativa y la obvia historia de superación personal no se queda en lo superficial. No faltan las referencias al pasado (incluyendo flash-backs), pero mantiene los pies en el suelo a la hora de tratar temas más contemporáneos, superando todo lo que vino después de la película original en la irregular franquicia.

Si la melancolía te atrapa en la mitad de la vida, ¿cómo será en la edad otoñal? Da qué pensar el exceso de nostalgia que nos embriaga a la hora de consumir obras de evasión, pero se antoja un disparate evitar disfrutar con una idea que ya ha sido renovada por una segunda temporada que se estrenará el próximo año. Te añoramos, Señor Miyagi (Pat Morita), pero algo es algo.