Will Smith: «A los veinte era muy inseguro y un lameculos»

La versión digital y joven de Will Smith, junto al actor, en un fotograma de la película.

El actor estrena 'Géminis', una cinta dirigida por Ang Lee, en la que debe enfrentarse a un clon suyo treinta años más joven

MARÍA ESTÉVEZLos Ángeles

Dirigida por Ang Lee, 'Géminis' es la nueva película de Will Smith. En ella, el actor da vida a dos personajes. Por un lado, hace el papel de Henry Brogan, un asesino a sueldo del gobierno estadounidense. Tras varios años de servicio, ha descubierto los secretos más oscuros del sistema. Por el otro, encarna a un clon de Brogan, treinta años más joven, que está intentando dar caza al primero. El intérprete no solo se transforma gracias a la tecnología, sino que tuvo que conectar con el 'yo' de su pasado y se vio obligado a ver todas sus interpretaciones de cuando tenia 20 años. Juntos, Will y Ang, vieron horas de la serie 'El príncipe de Bel Air', y varias de las películas que el actor rodó en los 90.

-Es un filme de mucha acción, pero tiene también un punto filosófico pues el protagonista puede hablar con su pasado.

-Ha sido increíble poder rodar este filme. El equipo de producción fue capaz de encontrar todo lo que yo rodé a esa edad, todas las fechorías que he cometido en el mundo del entretenimiento. Ha sido maravilloso poder verme en esta versión joven de mi mismo, frente al adulto con experiencia. Reflexionar sobre mis emociones y lo que significa tener 20 años. Créeme, no me gustaría volver a tener 20, tal vez 30, pero no 20. Yo era muy inseguro y un lameculos y ahora estoy más cómodo y relajado en mi propia piel.

-Hablemos de tecnología, hemos visto elementos de rejuvenecimiento en cintas como 'Tron 2.0' y Martin Scorsese lo utiliza también en 'El irlandés'. ¿Estamos ante una nueva tendencia?

-Supongo que sí porque todo el mundo me pregunta lo mismo. Cuando estaba interpretando a Junior, necesitaba actuar peor, eso me pedía Ang (se ríe). Pero luego entendí que era porque había visto mis interpretaciones de joven y necesitaba que actuara así. Lo que es espectacular de los efectos especiales es que Ang y su equipo se han superado a sí mismos. Mi personaje es 100% digital, totalmente recreado en el ordenador. No tomaron mi imagen y la dibujaron, es un personaje digital igual que los leones de 'El rey león' y eso es lo espectacular de este filme.

-Pero su interpretación no es animación, está capturada con luz para digitalizarla luego en el ordenador.

-Exactamente. Utilizan mi actuación para crear los elementos digitales. Por ejemplo, la piel es digital, no es mi piel, la fueron desarrollando hasta el nivel de parecer real. El equipo de efectos especiales de este filme ha hecho algo que no se había hecho nunca.

-Entiendo que era muy importante coger a una estrella muy conocida, ¿no?

-Creo que esa fue la idea de Ang Lee, crear una versión completamente digital, en 3D, de un actor que todo el mundo reconoce desde que era joven. La versión de Gemini Junior es exactamente igual al Will Smith que tenía 20 años.

-¿Consultó con otros actores que han experimentado esa tecnología?

-No. Esta era mi primera vez y Ang inventó las cámaras de esta nueva tecnología. Como actor me dio miedo porque no pude usar los trucos a los que estos acostumbrado. Ang me quitó mi caja de herramientas y volví a ser el actor inseguro de mis 20 años para interpretar a Junior. Con una cámara de estas características no puedes esconderte porque filma muy cerca, está en tu cara y cada detalle, cada poro de tu piel aparece en pantalla. Tuve que encontrar mi camino al personaje, confiar en Ang de una forma salvaje y ser un actor capaz de perdonar al director por ponerme ante tantas dificultades (se ríe). Lo que yo intenté fue tomar decisiones correctas, pensando siempre en cada una de mis posibilidades. Ang estudió mis películas y yo traté de pensar como cuando era joven. Me sentí de nuevo con 20 años, asustado e inseguro frente a las cámaras. Ha sido una experiencia gloriosa y aterradora.

-¿Cómo se plantearon las escenas de acción?

-Lo bueno de esas escenas es que no tuve que recrear a Junior sino simplemente interpretar a Henry. Las escenas de acción de Junior fueron interpretadas por un doble. Fue genial porque las cámaras nos permitieron llevar la acción hasta límites insospechados, golpes y golpes que no puedes recrear en los medios normales. Cada imagen es solida y limpia, porque estás reemplazando la cara del doble, la tecnología se llama reemplazo facial. Pueden poner el puño en la cara sin realmente llegar a ponerlo. La cámara cierra los golpes y luego los estira, creando los golpes de una manera que nunca se ha hecho.

-Hay un gran juego de espejos en este filme.

-Realmente me encantó la idea de que dentro de ti se encuentran las semillas de tu peor pesadilla. Nosotros creamos nuestro peor enemigo, en realidad, nosotros somos nuestro peor enemigo y las dificultades más difíciles, más dolorosas y más grandes que tenemos, serán siempre de la semilla que nosotros hemos plantado.

-¿Qué ha aprendido de este filme?

-Yo solo hice lo que Ang me pidió, este ha sido un esfuerzo muy personal de Ang Lee. En la mayoría de nuestras conversaciones iniciales, él hablaba de sí mismo como si fuera Géminis, para que entendiera las cosas que estaba tratando de capturar entre estos personajes. Yo a los 23 años, ni siquiera hubiera podido comprender lo que estaba tratando de decir y lo que estaba tratando de capturar. Hablando con él, me sentí preparado porque ahora soy más sabio en mi vida. Gracias a este filme he reflexionado, he pensado en lo que soy y lo que he hecho en mi vida hasta el punto de no tener miedo a mostrar a mi lado una versión más joven de mí mismo. He aprendido a aceptarme y luchar contra el arrepentimiento. Me he dado la oportunidad de limpiarme emocionalmente regresando a los 23. Para mí, este filme es menos sobre el gobierno o la política, y más sobre la arrogancia del hombre, la locura de querer ser Dios y controlar la naturaleza y crear. Esta cinta habla sobre la locura humana que es absolutamente brutal.

-¿Por qué quería trabajar con Ang Lee?

-Para mí, una de las grandes diferencias entre ser un actor y una estrella de cine es que la estrella de cine se echa la película a sus espaldas. La estrella de cine dice a todos: «Relajaos, haced esto, vamos a hacer lo otro y voy a triunfar el fin de semana de apertura». Pero cuando trabajas con un director como Ang Lee, solo puedes ser actor y es Ang quien lleva el peso sobre los hombros. Es un gran alivio trabajar con alguien que sabes que lo tiene todo controlado. Que te va a enseñar cada día cosas diferentes y por la noche, en casa, seguir estudiando a tu personaje en lugar de pensar en el horario y tratar de asegurarte de que la escena se filme de la forma adecuada. Para estar totalmente libre de eso y poder actuar como actor y aprender necesitas un director como Ang Lee. Yo he esperado diez años para trabajar con él. Es un honor y un placer apagar a la estrella de cine y perfeccionar mi oficio de actor. Es un verdadero placer para mí estar en este momento de mi carrera.

-Usted y Jerry Bruckheimer trabajaron juntos en sus primeros años. ¿Cómo es la relación en estos días en comparación con la que tenían entonces, cómo es volver a formar equipo?

-Todavía estamos aquí y seguimos hablando. Hemos hecho cinco películas juntas. La primera entrega de 'Policías rebeldes' fue nuestra primera vez juntos. Jerry está más suave desde entonces (se ríe). Es un productor mucho más establecido en este momento, es divertido. Sabes que Jerry lo tiene todo bajo control cuando aparece en el rodaje. Pase lo que pase sabes que vas a estar bien.