Víctor Erice regresa fascinado por Bilbao

Víctor Erice ha dirigido tres largometrajes en casi 60 años de carrera./AFP
Víctor Erice ha dirigido tres largometrajes en casi 60 años de carrera. / AFP

El director prepara una videoinstalación por encargo del Museo de Bellas Artes, que se podrá ver en octubre

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Solo ha firmado tres largometrajes en 58 años de carrera. Tres obras maestras. Víctor Erice (Carranza, 1940) es el Salinger del cine europeo, un director ajeno a las modas y la industria, reacio a conceder entrevistas, que lleva desde 1992, cuando estrenó 'El sol del membrillo', apeado de los circuitos comerciales de exhibición. Desde entonces, el autor de 'El espíritu de la colmena' solo ha rodado cortometrajes o piezas breves para filmes colectivos. Ha cambiado los cines por los museos. El director español vivo más reputado entre los críticos de todo el mundo no encuentra ningún productor que financie la nueva obra de un genio especializado en asir lo inasible.

Erice, que cumplirá 79 años en junio, vuelve a ponerse tras las cámaras gracias al Museo de Bellas Artes de Bilbao, que le ha encargado una videoinstalación. Su director Miguel Zugaza, admirador de la filmografía del realizador vasco, prefiere no dar detalles porque se trata de «un trabajo en curso». No quiere perturbar a un artista que arrastra la leyenda de perfeccionista. El propio Erice cuenta a EL CORREO que el proyecto tiene que estar acabado para el mes de octubre y que todavía está sin decidir la sala de la pinacoteca donde se proyectará. «No tendrá que ver con el cine a nivel argumental, aunque sí lógicamente con la imagen al tratarse de una videoinstalación», adelanta sin dar más detalles. «Tendré muy en cuenta la ciudad donde se va a ver y su cultura, pero como todavía estoy trabajando en él prefiero no decir nada más».

Carlos Saura, Elías Querejeta y Víctor Erice en Irán en 1974.
Carlos Saura, Elías Querejeta y Víctor Erice en Irán en 1974.

Erice ha cultivado la videoinstalación en los últimos años para centros como el Pompidou de París, el CCCB de Barcelona y La Casa Encendida de Madrid. Su obra 'Correspondencias' contenía un intercambio de material creativo –fotografías, cartas, vídeos– con el director iraní Abbas Kiarostami. En 2013, realizó por encargo de la Fundación Ciudad de Guimaraes, capital cultural europea en 2012, un episodio de la cinta colectiva 'Centro histórico'. Su episodio de 37 minutos, 'Vidros partidos', colocaba frente a la cámara a los trabajadores de una fábrica textil cerrada desde hace años. La memoria obrera constataba que el viejo capitalismo cede el paso a nuevas formas de explotación. Quizá el pasado industrial de Bilbao sea de nuevo una inspiración en su instalación para el Bellas Artes.

Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas y Económicas, diplomado en dirección por la Escuela Oficial de Cinematografía, Víctor Erice obtuvo la Concha de Oro del Festival de San Sebastián en 1973 con su deslumbrante debut, 'El espíritu de la colmena'. Diez años después firma 'El sur', una cinta mutilada por su productor, Elías Querejeta, que la estrenó contra los deseos del director sin haber rodado la otra mitad del metraje, que transcurría precisamente en el sur, en una Andalucía solar y luminosa.

Su último largometraje dirigido en solitario hasta la fecha es 'El sol del membrillo', un documental sobre el pintor Antonio López y sus esfuerzos por capturar en un lienzo la luz de un membrillero. 'El embrujo de Shanghái' podría haber supuesto hace veinte años su regreso a la exhibición normalizada. Erice, que también ha rodado anuncios publicitarios, trabajó durante tres años en la tarea de llevar al cine la novela de Juan Marsé en una película de tres horas. Llegó incluso a preparar el rodaje –localizaciones, decorados, actores–, pero a ocho semanas del primer golpe de claqueta, el productor Andrés Vicente Gómez encomendó finalmente el proyecto a Fernando Trueba. El filme se estrenó sin éxito de crítica ni de público.

Sus tres obras maestras

'EL ESPÍRITU DE LA COLMENA' (1973)

Nadie ha reflejado mejor los descubrimientos y fantasmas de la niñez que Erice en este hipnótico cuento ambientado en la España de los años 40, que constituye a la vez una parábola sobre la represión en el franquismo. Los inmensos ojos de una Ana Torrent de seis años contemplando fascinada 'Frankenstein' en una pantalla representan un tributo al cine y su poder de encantamiento. Una ópera prima que obtuvo la Concha de Oro en el Zinemaldia.

'EL SUR' (1983)

Elías Querejeta interrumpió el rodaje de esta fábula sobre el tránsito de la infancia a la madurez ambientada en una pequeña ciudad de provincias en los años 50, que se estrenó sin haber rodado la segunda parte ambientada, precisamente, en un solar y luminoso sur español. Erice nunca se lo perdonó al productor y aún no ha superado el dolor que le produjo la mutilación de su obra. «Quien ame el cine debe sumergirse en esta elegía, que es una de las pocas contribuciones del cine español al espíritu de este tiempo», alabó el crítico Ángel Fernández-Santos.

'EL SOL DEL MEMBRILLO' (1992)

Documental que reflexiona sobre el proceso de creación artística a través de los esfuerzos del pintor Antonio López por capturar la luz de un membrillero. Doblemente galardonada en Cannes con el Premio Especial del Jurado y el de la Crítica Internacional, la cinta pretende reflejar el instante en el que el pintor plasma su magia después de un trabajo minucioso. En realidad, asistimos al milagro de dos artistas que rehacen el lenguaje de su oficio. Desde entonces, Erice no ha estrenado ningún largometraje en el circuito comercial.