'Superlópez', un héroe patoso y cañí

Dani Rovira, como 'Superlópez'./
Dani Rovira, como 'Superlópez'.

Dani Rovira encarna al personaje creado por Jan en una «parodia crítica» que llega este viernes a las pantallas | «Ser mediocre y anodino son sus superpoderes», dice el actor, que se lo pensó «mucho» antes de aceptar el papel

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Torpón, patoso, mediocre, anodino y cañí. Así es el 'Superlópez' al que da vida en el cine el actor malagueño Dani Rovira. Llega este viernes a las pantallas de la mano de Javier Ruiz Caldera en una «superproducción a la española». Una «parodia crítica» que pone al espectador frente algunos de los pecados capitales patrios, como la envidia, mientras busca su carcajada y elogia la mediocridad «como salvavidas». «Quien destaca está muerto», repiten los padres terráqueos y adoptivos de un Superlópez que vive en El Masnou. Es un gris oficinista, un mileurista acosado por un jefe mucho mas mediocre que él y que desespera a su novia, Luisa Lanas, por su falta de arrojo. Cuando se enfunda su chusco traje de superhéroe, la cosa empeora.

El carpetovetónico y patético personaje creado para el tebeo por Jan en 1973 llega a la gran pantalla en una cinta que «hace un poquito de crítica de este país en el que se zurra con saña a quien da rienda suelta a su talento, a su virtuosismo o a sus poderes», asegura su protagonista. «Al final, clavo que sobresale recibe martillazos», insiste Rovira que se lo pensó lo suyo antes de aceptar el papel.

«Me lo pensé mucho. Siempre hubo un halo de ilusión inmensa, pero era una responsabilidad muy grande. Pero me dije que sí sólo hacemos o dejamos de hacer las cosas por lo que la gente piensa nos quedaríamos en casa; estaríamos en una sociedad culturalmente congelada, de modo que la ilusión se impuso al miedo. Alguien tenía que hacerlo, y lo hemos hecho», se ufana ahora.

«Películas así, con un personaje que vuela que se pega tortazos contra los gigantes, y se estampa contra el suelo hay muy pocas. Tuve que convencer a Dani cuando tenía dudas, pero también me convencía a mí mismo», tercia el director que logró la aceptación del protagonista. «Es un regalo de la vida y puede que nos salga mal, pero hay que hacerlo, me dije», rememora hoy Rovira. 

Fiel

Javier Ruiz Caldera, director de 'Spanish movie', 'Anacleto: Agente secreto', y el anuncio de la lotería este año, ha sido fiel al personaje que Jan (Juan López Fernández) imaginó. Un Superlópez que es un tipo normal y corriente, flacucho, bigotudo, futbolero, amante de café con leche con cruasán y empeñado en pasar desapercibido. No quiere destacar, pero sus padres le forzarán a enfundarse en un «superridículo» pijama, su traje de superhéroe, y a cumplir su misión de salvar a lejano planeta Chitón, trasunto de Kriptón.

«Que el superhéroe sea falible, torpe en su vida cotidiana, un tipo normal, un mileurista cuya chica se enfada con él porque llega tarde a cenar, que discuta con ella y con sus padres, es definitorio». «No porque tengas superpoderes el resto de tu vida va a ser megaespecial. Hay una mediocridad y una un espíritu anodino en este Superlópez que es muy guay y que, en realidad, son sus superpoderes», resume Rovira.

Borja Cobeaga y Diego San Juan, -quienes escribieron las dos entregas de 'Ocho apellidos....' que catapultó a Rovira- son los guionistas de una cinta cuyo reparto completan Maribel Verdú -en un efectivo papel de villana-; Alexandra Jiménez, como Luisa Lanas, la desconcertada novia de López, y Julián López como Jaime González, el 'presunto' mejor amigo de Superlópez, su jefe y su rival por el amor de Luisa.

En vez de recrear una aventura de Jan, han pergeñado una propia. El bigotudo bebé Superlópez es concebido para ser el arma perfecta que libera Chitón de su dictador. Sus padres extraterrestres lo lanzan al espacio para protegerlo y aterrizará por accidente en España donde una pareja de campesinos -Pedro Casablanc y Gracia Olayo- lo encuentran y lo crían como a un hijo cerca de Barcelona.

«Superlópez nació para ser parodia del Superman de aquella época, pero han pasado 40 años y hoy suma a aquella crítica otra a la ultraperfección de los superhéroes de Marvel que llevamos viendo tantos años», apunta Rovira. «Incluso ellos mismos se han dado cuenta de que el peso de la comedia cobra cada vez más importancia», propone.

Rovira no está harto, ni mucho menos, de ser el rey de la comedia y no ansía otro dramón que le permita equilibrar tanto desmadre con un registro más dramático. «Ya lo hice. Tuve ese gran drama con una película como '100 metros', un viaje profesional y emocional muy grande a través de la historia de Ramón Arroyo y su épica superación personal ante una enfermedad como la esclerosis múltiple», cuenta el actor. «Lo pasé muy bien y me sentí muy a gusto», asegura recordado la conmovedora cinta que dirigió Marcel Barrena.

Superhéroe y español parece una contradicción. Pero ¿qué ocurre si pensamos en Alonso Quijano, el personaje fundador de la novela moderna, como precursor de los superhéroes. «A nivel mental, es cierto que El Quijote era un superhéroe. Las fantasías que tenía en la cabeza eran como para tener superpoderes. No me lo había planteado, pero visto así, quizá seamos pioneros en el género», concede Rovira.

Superlópez empieza como un remedo ibérico de Superman «pero sobrepasa esa simple parodia para convertirse en una aventura fantástica con acción y peleas», la reivindica su director. «Es una aventura lo más real posible dentro de lo fantástico, con un enemigo al que se tiene que enfrentar un personaje paródico» resume Ruiz Caldera.

«El público de esta película es la familia», asegura el director. «Nuestros sueño es que vayan a verla los padres con sus hijos», confiesa. «Quería transmitir la sensación que tuve al leer el cómic: una aventura muy divertida y llena de comedia en la que el género fantástico convive con la acción y hacer una peli para niños en la que los adultos se lo pasen fantástico», concluye.

 

Fotos

Vídeos