Sorrentino se ensaña con Silvio Berlusconi

Toni Servillo, inolvidable en 'La gran belleza', da vida a Berlusconi./
Toni Servillo, inolvidable en 'La gran belleza', da vida a Berlusconi.

El autor de 'La gran belleza' vuelve a confiar en Toni Servillo para encarnar al exmandatario italiano en una sátira ambientada en sus años de decadencia

BORJA CRESPO

Con 'Silvio (y los otros)' vuelve a la cartelera el cineasta italiano Paolo Sorrentino, ya de por sí un acontecimiento. Dio el campanazo con 'La gran belleza', Oscar incluido. Con 'La juventud' buceó en un tema complicado, cómo enfrentarse al futuro cuando la vida se escapa entre las manos inexorablemente. Autor de uno de los fenómenos seriéfilos recientes, 'The Young Pope', se enfrenta a un biopic excepcional, basado en las tribulaciones de Silvio Berlusconi, el magnate televisivo de polémica carrera política, un ser pintoresco que atiene al actual auge de personajes discutibles que manejan el poder sin eludir una vida grotesca.

El excesivo protagonista es interpretado con sublime efectividad por Toni Servillo, el inolvidable Jep Gambardella de 'La gran belleza', quien repite colaboración con Sorrentino para ofrecer uno de sus papeles más redondos. La versión estrenada en cines en Italia consta de dos partes, 'Loro 1' y 'Loro 2' (Los otros, en italiano), pero para su distribución en el resto del mundo se ha hecho una sola película de 150 minutos de duración, 54 minutos menos que la suma de las dos entregas, una decisión que puede mermar la intención de la obra original.

'Silvio (y los otros)' presenta a Berlusconi en el año 2000, en pleno inicio de su decadencia, con las acusaciones de corrupción y sus conexiones con la mafia planeando sobre su cabeza. Los excesos son habituales en la vida de Il Cavaliere, un controvertido individuo aficionado al derroche cuyas ansias de poder no tienen límite. La sátira está servida.