'La sombra de la ley', cine que busca espectáculo

Un fotograma de 'La sombra de la ley'.

Dani de la Torre dirige 'La sombra de la ley', una historia donde negocios oscuros, disturbios, traiciones y amor se dan la mano en la Barcelona de los años 20

Borja Crespo
BORJA CRESPO

En plena celebración del festival de Sitges se estrenan películas que han pasado estos días por su nutrida programación. 'La sombra de la ley' se dejó ver el pasado fin de semana, revelándose como la gran producción que desvelaban las primeras imágenes de avance de esta recreación del cine negro americano en la España de los años 20. Dani de la Torre llamó la atención con su anterior proyecto, 'El desconocido', también protagonizado por Luis Tosar. Entonces ya demostró su querencia por el plano secuencia y el uso de la técnica como principal baza para contar una historia de suspense. La espectacularidad del uso de la cámara es, precisamente, lo que más destaca de esta propuesta marcada por la estética de época, que ha supuesto un gran esfuerzo en el apartado de la dirección artística y todo lo demás. La historia tiene lugar en España, entre gansters y anarquistas, lo que da cierto barniz político a un filme que recrea los bajos fondos de la sociedad barcelonesa a la manera de algunas series televisivas nacionales de éxito.

Negocios oscuros, disturbios, traiciones y amor se dan la mano en 'La sombra de la ley', cuyo reparto también cuenta con Vicente Romero, Ernesto Alterio, Michelle Jenner, Paco Tous y Manolo Solo en el casting principal. Se inspira en hechos históricos con el objetivo de retratar la sociedad española de principios del siglo XX, representando a través de sus tramas y personajes la vida y los conflictos de aquellos años. «El país era entonces un auténtico polvorín», comenta De la Torre, cuya obsesión es dar espectáculo. «El filme tiene un ritmo y una acción muy contemporáneos: es un Bourne de la época, donde convive lo clásico con un montaje trepidante, gracias a una cámara con nervio y movimiento. Siempre he sentido fascinación por las películas de gánsteres, por los alegres años veinte, la Ley Seca, sus luchas de poder, de corrupción y muerte. El arranque del siglo XX fue una época convulsa, llena de luchas sociales. De fondo, el jazz invadía los clubes. Todo ello aparece en este thriller lleno de tensión y constantes giros en la trama, con gran peso de temas como el honor, la supervivencia y la lucha por encontrar el camino para lograr una sociedad más justa: conceptos tan clásicos como actuales, tan utópicos como reales».

Virtuosismo con la técnica le sobra a un director rodeado de un equipo solvente que apoya sus ideas visuales, siempre a favor de una narrativa clásica. «Es un thriller lleno de tensión y constantes giros en la trama, con gran peso de temas como el honor, la supervivencia y la lucha por encontrar el camino para lograr una sociedad más justa: conceptos tan clásicos como actuales, tan utópicos como reales», remarca su director. Tosar encarna a un agente de policía vasco, curtido en mil batallas, destinado en una Barcelona donde reina el caos. Jenner es una joven luchadora que se cruza con el tipo duro. El encuentro entre ambos tendrá consecuencias impredecibles.

 

Fotos

Vídeos