'Sexo, mentiras y cintas de vídeo', el nacimiento del cine indie

Andie MacDowell, en 'Sexo, mentiras y cintas de vídeo'./
Andie MacDowell, en 'Sexo, mentiras y cintas de vídeo'.

Steven Soderbergh ganó la Palma de Oro de Cannes con su primera película, realizada al margen de Hollywood, que revolucionó el cine independiente

Boquerini .
BOQUERINI .

En 1989 el Festival de Cannes concedía su Palma de Oro a la mejor película a 'Sexo, mentiras y cintas de video', ópera prima del norteamericano entonces desconocido Steven Soderbergh realizada al margen de la gran industria de Hollywood. Y aunque cine independiente siempre había habido, con esta película nacía el 'cine indie' tal y como hoy le conocemos.

Desconocido para el gran público, Steven Soderbergh no era un recién llegado. Steven Andrew Soderbergh había nacido en Atlanta el 14 de enero de 1963 en una familia de ascendencia sueca trasladándose con sus padres a los pocos años a Baton Rouge, en Luisiana. Siendo adolescente, dirigía cortometrajes en Súper 8 cuando asistía a la escuela secundaria en Louisiana. Allí Soderbergh asistió a una clase de animación de cine y empezó a realizar cortometrajes de 16 milímetros con equipo de segunda mano. Cuando acabó los estudios, en vez de ir a la universidad, Soderbergh se fue a Hollywood. Comenzó trabajando como un anotador en un programa de juegos y ocasionalmente como montador cinematográfico freelance. Su gran oportunidad le llegó cuando le ofrecieron dirigir el vídeo del concierto '9012 Live' del grupo Yes, en 1985, por el cual fue nominado a los premios Grammy. Prosiguió su carrera como director de videoclips, en los que además lleva la fotografía y los monta, lo que le reportó una reputación como creador de imágenes muy eficaz.

Soderbergh se planta entonces dar el salto a la dirección cinematográfica y durante un año piensa en una historia capaz de ser llevada a la pantalla con poco dinero y de una forma rápida. Así, tras doce meses de reflexión, Soderbergh escribe el guion de 'Sexo, mentiras y cintas de video' en tan solo ocho días, en un bloc tamaño oficio color amarillo durante un viaje a través de los Estados Unidos. En ella cuenta la historia de dos hombres y dos mujeres que se muestran inseguros, mentirosos y distantes entre ellos, a pesar de que les une un vínculo biológico o personal. Un retrato de cuatro personas, dos hermanas y dos antiguos amigos, que triunfan en lo profesional pero que se pierden en lo personal.

El rodaje

No le es difícil a Steven Soderbergh levantar la película. Es tan barata que prácticamente aunque no dé dinero no se pierde nada. Su presupuesto es de 1,2 millones de dólares. Dos pequeñas productoras que buscaban abrirse camino, Outlaw Productions y Virgin, la financian. En el reparto, James Spader, Andie MacDowell, Peter Gallagher y Laura San Giacomo son los cuatro protagonistas. Soderbergh revelaría posteriormente que había concebido el personaje de Andie MacDowell teniendo en mente a Elizabeth McGovern, pero al agente de McGovern no le gustó el guion, de forma que McGovern ni siquiera alcanzó a leerlo. Laura San Giacomo, a la que representaba la misma agencia, tuvo que amenazar con renunciar a ellos para poder interpretar a Cynthia. Soderbergh estuvo muy reacio a darle el personaje a Andie MacDowell, pero ella lo sorprendió, obteniendo el papel después de dos pruebas que resolvió de forma muy brillante. También uno de los personajes masculinos iba a estar interpretado por Timothy Daly, pero retrasos para completar la financiación de la película condujeron a que Daly no tuviese fechas libres y a que Peter Gallagher obtuviera el papel.

La película se rueda en 1988 durante 30 días en Baton Rouge, Luisiana, la localidad en la que Soderbergh pasó su infancia y adolescencia. La cinta cuenta como John (Peter Gallagher) es un abogado yuppie con pocos escrúpulos que está casado con la bella Ann (Andie MacDowell), quien se siente segura de su relación, aunque muestra poco interés en el sexo. Por el contrario John se muestra muy interesado en el sexo y está teniendo una aventura con la hermana de Ann, la extrovertida y volcánica Cynthia (Laura San Giacomo), cuya personalidad resulta ser opuesta a ella. La llegada del enigmático Graham (James Spader), un antiguo compañero de la universidad de John, que vive en un coche y que sólo se excita con las confesiones de mujeres que graba con su cámara de vídeo, cambiará todo, ya que uno por uno son arrastrados al proyecto personal en el que Graham está trabajando, transformado sus relaciones para siempre.

Dos fotogramas y una imagen promocional de la película.

A medio camino entre la comedia y el drama, la película está llena de símbolos, posee un excelente ritmo y una original puesta en escena en las relaciones personales y sexuales de los cuatro amigos. Las críticas señalan que Soderbergh demuestra una maestría en su oficio mucho más allá de sus años, reuniendo a un reparto sobresaliente y un guion inteligente para una película matizada y madura sobre la neurosis y la sexualidad humana. 'Sexo, mentiras y cintas de video' inicia su exitosa trayectoria comercial el 20 de enero de 1989 en el Festival de Cine de Sundance, donde gana el premio del público. Posteriormente, en mayo de ese año, se presenta en la competición del Festival Internacional de Cine de Cannes, obteniendo la Palma de Oro, el premio al mejor actor para James Spader y el premio FIPRESCI de la crítica internacional.

De los 1,20 millones de dólares que costó, la película recauda casi 25 millones solo en Estados Unidos. Su distribución consolida a Miramax, que se impondrá como la distribuidora independiente más importante de los años posteriores y potenciará el 'cine indie' de los 90, del que 'Sexo, mentirás y cintas de video' se convierte en su punta de lanza.