Ópera prima

'Lola', el primer Jacques Demy

Anouk Aimée en 'Lola', la ópera prima de Jacques Demy./
Anouk Aimée en 'Lola', la ópera prima de Jacques Demy.

El director francés debutó en 1960 con un drama en blanco y negro antes de consagrarse con coloristas musicales como 'Los paraguas de Cherburgo' y 'Las señoritas de Rochefort'

Boquerini .
BOQUERINI .

El francés Jacques Demy tuvo sus inicios dentro de la 'Nouvelle vague' francesa, pero pronto levantó el vuelo y buscó sus propios caminos, entre ellos el del cine musical con 'Los paraguas de Cherburgo' y 'Las señoritas de Rochefort'. Pero su debut, con 'Lola' (1961) se encuadra muy cerca de la 'Nouvelle vague'.

Demy (Pontchâteau, Nantes, 5 de junio de 1931 – Paris, 27 de octubre de 1990) tuvo un origen humilde. Su padre era mecánico y su madre peluquera. Estudió en una escuela de formación profesional, primero mecánica y después fotografía y cine. Cinéfilo desde muy pequeño, ya desde niño hacía cine amateur, incluso cine de animación a base de marionetas y de trucajes de imágenes fotograma a fotograma. Pronto comenzó a trabajar como ayudante de cineastas consagrados como Paul Grimault en el campo de la animación, y Georges Rouquier en cortometrajes y documentales.

A la vez, Demy empieza a dirigir sus propios cortometrajes, algunos de encargo, como 'Lourdes y sus milagros' o 'Museo Grévin'. Estos trabajos le ponen en contacto con otros cineastas de su generación, en especial con Jean-Luc Godard, que es quien le pone en contacto con el productor Georges de Beauregard que aceptan producirle un largometraje. Demy le presenta el guion de 'Lola', que le propone rodar en color con canciones y coreografías espectaculares, siguiendo el modelo del musical americano que tanto admira. Para ello le solicita un presupuesto de 250 millones de francos, pero Beauregard no quiere una superproducción para un director debutante y solo le otorga 45, un presupuesto mínimo que le obliga a rodar en exteriores, en blanco y negro eliminando ballets y canciones. Así se aproximaba al cine de sus compañeros de la Nouvelle vague que habían debutado dos años antes.

La película se filma en 1960 en Nantes y en diferentes localizaciones de la zona del Loira atlántico. Planteada como una coproducción franco-italiana, la protagonizan la entonces casi desconocida Anouk Aimée junto a Marc Michel, Jacques Harden, Alan Scott, Elina Labourdette y Margo Lion. La película se la dedica a Max Ophuls ya que el personaje de la protagonista, según Demy, estaba inspirado en la película 'Plaisir', de aquel cineasta, con el destino como motor de la trama.

La acción se inicia en Nantes, donde Lola (Anouk Aimée), una cabaretera, aguarda desde hace siete años el regreso de Michel (Jacques Harden), su amante, quien se fue en busca de fortuna sin saber que ella estaba embarazada. Tras una breve relación con Frankie (Alan Scott), un marinero norteamericano, se encuentra con Roland Cassard (Marc Michel), un amigo de infancia. Cautivado por Lola, este le declara su amor, pero ella, que aún recuerda a Michel, le rechaza. Frankie, mientras tanto, ha conocido a Cécile Desnoyers (Annie Dupéroux), una adolescente de 14 años, y pasa con ella la tarde en la feria. Inesperadamente, Michel regresa en busca de Lola, conoce a su hijo, y parten juntos. Cécile se escapa a Cherburgo, el puerto donde se encuentra el barco de Frankie y Roland debe partir hacia Sudáfrica para un negocio de diamantes.

La película funciona lo suficientemente bien como para que Beauregard le produzca una nueva película, 'La Baie des Anges' (1962), protagonizada por Jeanne Moreau, que retoma el tema del destino, con su historia de amor y mesas de ruleta. Después vendría su boda con Agnès Vardá y el enorme éxito en todo el mundo de 'Los paraguas de Cherburgo'. Demy recuperaría el personaje de Lola, de nuevo interpretado por Anouk Aimée, en 'Estudio de modelos', película de 1969 que rodó en Los Angeles y que de alguna manera narraba la evolución del personaje.

Demy fallecería a consecuencia del sida a los 59 años, en 1990. Su esposa, la también directora Agnès Vardá le rendiría homenaje en 'Jacquot de Nantes' (1991), un relato de la infancia de Demy y su duradero amor por el teatro y el cine, en 'Les Demoiselles ont eu 25 ans' (1993) y en 'L'Univers de Jacques Demy' (1995). Hijo de ambos es el actor Mathieu Demy nacido en 1972. Demy permanece como el único director no estadounidense en haber obtenido un gran éxito internacional en el género del musical, con 'Los paraguas de Cherburgo' y 'Las señoritas de Rochefort'.