'Fuego en el cuerpo': sexo, calor y muerte

Kathleen Turner y William Hurt en 'Fuego en el cuerpo'./
Kathleen Turner y William Hurt en 'Fuego en el cuerpo'.

Lawrence Kasdan debutó en 1981 con un tórrido thriller que homenajeaba 'Perdición' y que lanzó al estrellato a su desinihibida pareja protagonista, William Hurt y Kathleen Turner

Boquerini .
BOQUERINI .

En 1981, Lawrence Kasdan (Miami, 1949) era un guionista consagrado. Acababa de triunfar con los libretos de 'En busca del arca perdida' y de 'El imperio contraataca'. Su salto a la dirección no solo estaba cantado, sino que era deseado por todo el mundo. Y Kasdan, cinéfilo empedernido, decide hacer una versión actualizada de 'Perdición', una de las grandes obras maestras del cine negro, sin que se le pueda acusar de fabricar un remake. Era 'Fuego en el cuerpo', una historia de sexo, calor, engaños y muerte ambientada en plena canícula en Miami, en donde un hombre es capaz de matar movido por el deseo hacia una mujer.

Kasdan pasó su infancia en Virginia y estudió en la Universidad de Michigan. Tras pasar por la Escuela de Cine de la Universidad de California, trabaja en una tienda de discos y en una agencia de publicidad. Escribe guiones, logrando vender uno de ellos, 'Continental Divide', que la dirige Michael Apted y que le pone en contacto con Steven Spielberg (que era productor ejecutivo del filme) y George Lucas. Estos le consagran como guionista. Escribe el guion de 'El imperio contraataca' que dirige Irvin Kershner con producción de Lucas, 'En busca del Arca perdida' con Spielberg y, de nuevo en la saga de 'Star Wars', 'El retorno del Jedi', que dirige Richard Marquand. Asistir a los rodajes suponen para el joven guionista un máster en dirección cinematográfica.

Alan Ladd Jr. que acaba de fundar la Ladd Company, llama a Kasdan y le ofrece dirigir una película. «¿Qué tienes?», le pregunta, y Kasdan le muestra el guion de 'Fuego en el cuerpo', todo un homenaje al cine negro, lleno de giros de guion, pero además con sofocantes escenas de sexo. Ladd Jr., que anhelaba un éxito que catapultase su compañía, intuye inmediatamente que aquello es lo que estaba buscando y le da luz verde.

Kasdan sabe que la película dependerá de los actores. Y elige a dos desconocidos en el cine, pero ya con suficientes tablas en los escenarios: Kathleen Turner y William Hurt. Prueba la química entre ellos y es perfecta. No solo no ponen reparos a las escenas de sexo, sino que en el momento en que deben conocer al equipo del filme se presentan desnudos, para quitarse ante ellos cualquier morbo en las escenas de alto voltaje erótico que van a tener que interpretar.

La película se rueda en diferentes localizaciones de Florida (Palm Beach, Miami, Hollywood Beach…) y Hawai. Junto a Kathleen Turner y William Hurt, completan el reparto Richard Crenna, Ted Danson, J.A. Preston, Mickey Rourke y Kim Zimmer. La acción comienza cuando el verano se ha adentrado en las afueras de Miami con una extraña mezcla de humedad y calor sofocante. Como no puede dormir, una tórrida noche Ned Racine (William Hurt), un abogado de poca monta, sale por las noches a pasear por el malecón.

Mickey Rourke y William Hurt en 'Fuego en el cuerpo'.
Mickey Rourke y William Hurt en 'Fuego en el cuerpo'.

Inesperadamente, su destino se cruza con el de Mary Walker (Kathleen Turner), una mujer deslumbrante muy sensual que resulta ser la esposa de un anciano multimillonario. La chispa erótica surge de inmediato entre ellos dando rienda suelta a una relación desenfrenada. Pronto la relación parece transformarse en un apasionado idilio, pero las intenciones de la señora Walker van por otro camino. En realidad, lo tiene todo calculado para que Racine se convierta en el asesino de su marido y ella cobrar el seguro de vida. Racine se convence de que ha sido utilizado por su amante, que sólo aspira a hacerse con la fortuna de su esposo.

Kasdan contrata a John Barry para que componga la banda sonora, una música de reminiscencias jazzísticas, sensual y sofocante. El resultado es una excelente serie negra realizada con una maestría y un conocimiento del género nada habitual en una primera obra. Mezcla de sexo, calor y muerte. La película, por encima de la trama de intrigas, traiciones, deseos y asesinatos, es sobre todo el reflejo de una atmósfera asfixiante que condiciona hasta el límite el comportamiento de los protagonistas. El filme no sólo consagra a Kathleen Turner en la primera vez que se ponía ante una cámara, sino que la convierte en el mito erótico de los años 80. Su trabajo es muy brillante, al igual que el de William Hurt. La química entre ambos no sólo es perfecta, sino que entra en combustión cada vez que se relacionan.

La película se estrena en Estados Unidos el 28 de agosto de 1981 y es un éxito inmediato. Antes de final de año ya había recaudado solo en Estados Unidos 24 millones de dólares, amortizando de sobra lo que había costado. En Madrid se estrena el 15 de febrero de 1982 y en Barcelona el 31 de marzo. Su éxito es también inmediato. En 1984 cuando la CBS la emite por televisión para Estados Unidos, suprime cuatro minutos, los más calientes de la relación entre Turner y Hurt. Ambos, ya consagrados como estrellas, volverían a trabajar juntos, de nuevo a las órdenes de Kasdan, en 1988, en 'El turista accidental'. Kasdan seguirá una imparable trayectoria como director con 'Reencuentro' (1983) y 'Silverado' (1985).