Ópera prima

'Cronos': el pasaporte a Hollywood de Guillermo del Toro

Federico Luppi protagoniza 'Cronos'./
Federico Luppi protagoniza 'Cronos'.

El director mexicano debutó en 1992 con una película que profundiza en el mito del vampirismo, aunque en ningún momento se pronuncia esta palabra

BOQUERINI

La ópera prima de Guillermo del Toro fue una historia de vampiros llamada 'Cronos' (originalmente en México 'La invención de Cronos'), que recogía la tradición del fantástico mexicano llevándolo a su propio universo, que ha marcado a lo largo de años y películas sus señas de identidad.

Guillermo del Toro nació el 9 de octubre de 1964 en Guadalajara, Jalisco (México), el estado cuna del mariachi, el tequila y la alegría. Desde muy pequeño sintió pasión por el cine y los cómics. Comienza a rodar películas amateurs en super 8 de adolescente, cuando estudiaba en el Instituto de Ciencias de Guadalajara. Estudia Guion con el famoso cineasta mexicano Jaime Humberto Hermosillo, así como efectos especiales y maquillaje avanzado con Dick Smith. En esos años tiene a su cargo la Dirección de Producción de Cine de la Universidad de Guadalajara y en 1985, con 21 años, funda Necropia, compañía especializada en producción de cine, efectos especiales, animación y maquillaje.

Enamorado de los monstruos de H.P. Lovecraft, comienza a rodar cortos de terror, género que le fascina, como 'Doña Lupe' de 1985 y 'Geometría' de 1987. Paralelamente es cofundador del Festival de Cine de Guadalajara. Y crea su propia productora, Tequila Gang.

Mientras planea dirigir cine, se foguea en la televisión realizando algunos capítulos de 'La Hora Marcada', en Televisa, gran empresa de la televisión mexicana en la que se dedica a la creación de monstruos. Gracias a esto desarrolla amistades que lo acompañan hasta hoy, como Alfonso Cuarón y Emmanuel Lubezki. Durante cinco años da forma a un guion titulado originalmente 'El vampiro de Aurelia Gris', que después pasaría a llamarse 'La invención de Cronos'.

En 1992 Guillermo del Toro comienza a dirigir 'Cronos'. Ha hecho participaciones entre amigos y conocidos para que le ayuden en la financiación, y además consigue que la Universidad de Guadalajara sea coproductora del filme. Además, logra que participen dos actores a los que había seguido en sus trabajos y que se convertirían en sus fetiches: el argentino Federico Luppi y el estadounidense Ron Perlman. El reparto se completa con Claudio Brook, Margarita Isabel, Tamara Shanath y Daniel Giménez Cacho.

Federico Luppi en 'Cronos'.
Federico Luppi en 'Cronos'.

La película se inicia con un relato: «En 1536, escapando de la Inquisición, el alquimista español Uberto Fulcanelli desembarcó en Veracruz. Fulcanelli estaba determinado a perfeccionar la invención que le proveería con la llave de la vida eterna. Él la nombraría: el artefacto de Cronos… 400 años más tarde, parte de una bóveda en un edificio colapsó. Entre las víctimas había un hombre de piel extraña… con su pecho mortalmente atravesado. Sus últimas palabras fueron: Suo tempore… Éste era el alquimista».

'Cronos' es una historia que profundiza en el mito del vampiro, aunque nunca se menciona esta palabra en todo el filme, ni se hace mención a los principales elementos asociados al vampirismo, lo cual es deliberado por parte de Guillermo del Toro. La película cuenta cómo el artefacto, denominado Cronos y diseñado para brindar vida eterna a su poseedor, sobrevive hasta 1997, cuando es descubierto por un anticuario llamado Jesús Gris (Federico Luppi). Mientras éste lo revisa exuda unas pequeñas «piernas de araña» que le agarran fuertemente mientras una aguja le inyecta una solución no identificada en su piel, la cual es producida por un extraño insecto. El anticuario descubre que el artefacto extrae su sangre, pero a cambio de esto su salud y vigor regresan en abundancia, como en su juventud. Al mismo tiempo Gris desarrolla una sed de sangre. Esto al principio le repugna, pero finalmente sucumbe a la tentación de probarla.

Un empresario rico y agonizante, Dieter De la Guardia, sabe de la existencia del dispositivo y ha dedicado su vida a acumular información sobre el mismo. Cuando descubre que el artefacto se encontraba oculto en una estatua que le había llegado a Gris, Dieter envía a su sobrino proveniente de Estados Unidos, Ángel (Ron Perlman), a buscarlo. La idea de vida eterna para Dieter aflige a Ángel, ya que este odia a su tío y espera su muerte para poder apoderarse de la herencia. Al mismo tiempo, Gris no está dispuesto a entregar el artefacto, ya que ha desarrollado una necesidad de usarlo, y además detecta que un hombre como De la Guardia lo utilizaría para el mal. Al poco tiempo Gris pone en peligro a su joven nieta Aurora, quien lo ayuda en su lucha para mantener consigo la invención de Cronos a toda costa.

Ron Perlman y Guillermo del Toro en la época de 'Cronos'.
Ron Perlman y Guillermo del Toro en la época de 'Cronos'.

La película, que habla de la inmortalidad y del paso del tiempo (no es casual la constante aparición de relojes y que cronos sea realmente un artefacto de relojería), cuesta cerca de 2 millones de dólares, el presupuesto más alto para una película mexicana en aquel momento, y pronto se convierte en una película de culto que marca un antes y un después en el fantástico mexicano. Logra 9 premios Ariel del cine mexicano, incluyendo Mejor película y director: A España llega a través del Festival de Cine Fantástico de Sitges donde gana los premios al mejor guion y al mejor actor (Federico Luppi) y que le abre las puertas de Europa.

Cuando, el hoy controvertido, Harvey Weinstein vio la película, llevó a Guillermo del Toro a Hollywood, donde debuta con 'Mimic', de 1997, película a la que Stephen King califica como una obra maravillosa y terrorífica. Hoy día Guillermo del Toro, junto a sus amigos los también directores Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu, forma un triunvirato de mexicanos ganadores de premios en todo el mundo, que están revitalizando el cine mundial.