Bugsy Malone, cuando la pequeña Jodie Foster bailaba el charlestón

Una joven Jodie Foster de 13 años en 'Bugsy Malone, nieto de Al Capone'./
Una joven Jodie Foster de 13 años en 'Bugsy Malone, nieto de Al Capone'.

Alan Parker saltó al largo con una parodia del cine de gangsters interpretada por completo por niños, entre ellos la futura protagonista de 'El silencio de los corderos'

Boquerini .
BOQUERINI .

El debut como director del británico Alan Parker (Londres, 14 de febrero de 1944), director de 'El expreso de medianoche', 'El muro', Arde Mississippi', 'Evita' y 'Las cenizas de Ángela', se produjo en 1976 con 'Bugsy Malone, nieto de Al Capone', un musical atípico que parodiaba las películas de gangsters de los años 30 del pasado siglo, con una particularidad: todos sus actores eran niños con una media de 12 años de edad, entre ellos la posteriormente famosa actriz y directora Jodie Foster.

Parker creció en el seno de una familia de clase obrera. Su madre era modista y su padre, pintor de brocha gorda. En los años 60 logra su primer empleo, siendo contratado en una agencia de publicidad como redactor. Pronto se encargó de dirigir la filmación de los anuncios. Sus trabajos más famosos y duraderos en esa época surgieron cuando trabajaba para la agencia Collett, Dickenson y Pearce de Londres. Y pronto se convirtió en guionista.

Su encuentro con el productor David Puttnam marcaría su destino. Puttnam produce en 1971 la película 'Melody', uno de cuyos guionistas era Parker. El futuro director ve en el productor a la persona adecuada para que le facilite el debut como cineasta, pero las cosas se le ponen difíciles. Por más que escribe guiones, con ninguno logra reunir la financiación necesaria para darles vida, ya que son considerados como demasiado extravagantes. Así, hasta que, con los ingresos obtenidos como realizador publicitario y guionista, decide producirse él mismo una película, contratando a Puttnam como productor ejecutivo. Para este debut decide fusionar dos géneros clásicos del cine de Hollywood: la parodia y las películas de gángsters.

Así surge 'Bugsy Malone, nieto de Al Capone', una comedia musical, que ilustra la guerra de bandas en Nueva York en plena 'ley seca', completamente interpretada por niños. Sin embargo, desde que comienza los preparativos del filme hasta que logra acabarlo pasarían varios años. Parker tiene la idea de la película en 1973, pero hasta marzo de 1975 no logra terminarlo, iniciando entonces los preparativos del rodaje. El primer escollo estaba en lograr los intérpretes: un grupo compacto de niños de entre 11 y 13 años, que actúen, canten y bailen, no es fácil.

Se realizan exhaustivos castings de niños, que serían completados en los barrios marginales de Los Angeles, en el Harlem neoyorquino y en la base aérea del ejército norteamericano en Suffoki (Inglaterra). Así surgen los principales protagonistas, Scott Baio, Jodie Foster (que era una famosa niña modelo publicitaria, cuya foto había dado la vuelta al mundo en un anuncio de Coppertone en el que un perro tiraba de su bañador), Florrie Digger, John Cassisi y Mentin Lev.

Una imagen de los niños protagonistas de 'Bugsy Malone, nieto de Al Capone'.
Una imagen de los niños protagonistas de 'Bugsy Malone, nieto de Al Capone'.

Aunque se va a rodar íntegramente en los estudios ingleses de Pinewood, la trama se sitúa en Nueva York en 1929. En los tiempos de la 'ley seca', la ciudad está repleta de bailarinas que buscan una oportunidad, de soñadores que quieren conseguir fortuna y de hampones de los bajos fondos. En este ambiente tiene lugar una lucha por el control de la ciudad por dos bandas rivales: los liderados por Dandy Dan (Mertin Lew) y los gangsters de Fat Sam (John Cassisi), cuya novia es la vampiresa Tallulah (Jodie Foster). Una joven corista, Blousey (Florrie Digger), intenta actuar en el club de Fat, siendo ayudada por el joven aprendiz de gángsters Bugsy Malone (Scott Baio). Mientras Dandy parece ir ganando la partida al arrasar las destilerías de Fat Sam, el audaz Bugsy se alía con éste para intentar salvar a la banda.

A la vez que se busca a los niños protagonistas hay que encontrar al compositor que componga música y canciones. Alan Parker quiere a Paul Williams, que acababa de triunfar como actor y músico con 'El fantasma del Paraíso'. Parker se entera que el cantante y músico va a actuar en Las Vegas y viaja hasta allí para convencerle. Tras una comida de cuatro horas en el restaurante 'Fox's Deli' de Las Vegas Williams acaba aceptando. Poco después ya tenía la estructura de la partitura y seis semanas después ya se había reunido con los jóvenes actores y grabado en los estudios Pinewood las pistas principales de la banda sonora.

Entre las principales canciones están 'Bugsy Malone', en la que se desvela la vida del protagonista, 'Bad Guys', en la que los gangsters de Fat Sam cantan su despreocupación por la vida, 'My name is Tallulah', que interpreta de forma sensual una Jodie Foster de 13 años, y 'Ordinary Fool', tema favorito de Williams que daría nombre al LP de 1975 del músico.

La película necesita además de los mejores especialistas en vestuario y maquillaje, ya que los niños van ataviados con sombreros, las niñas lucen vestidos de lentejuelas, y todos hacen claqué, bailan el charlestón, se dan cita en bares clandestinos… y las pistolas de sus protagonistas no disparan balas, sino crema. Alan Parker reúne en 'Bugsy Malone' todos los ingredientes para recrear los Estados Unidos de la prohibición y la atmósfera de los años locos de la prohibición.

La película se rueda en las últimas semanas de 1975 y se estrena en Inglaterra el 22 de julio de 1976. Coincidiendo con el estreno Alan Parker publicó una novela basada en el guion de la película, para apoyar el estreno. La película fue todo un éxito. En Estados Unidos se estrena el 15 de septiembre de ese año. A España llegaría el 30 de diciembre de 1977.