El Festival de Málaga cierra su sección oficial con una historia de maquis con forma de western

El equipo de 'Sordo'./Efe
El equipo de 'Sordo'. / Efe

'Sordo', de Alfonso Cortés-Cavanillas es una película épica ambientada en 1944 | '¿A quién te llevarías a una isla desierta?' y 'O grande circo historico' han sido otras películas de la jornada

Boquerini .
BOQUERINI .

'Sordo', de Alfonso Cortés-Cavanillas ha cerrado la sección oficial en competición este viernes 23 en el Festival de Málaga. Se trata de una historia con el 'indio' solitario acorralado por la 'caballería', el 'pistolero' solitario que se vende al mejor postor, con las masacres de pieles rojas, con 'colonos' pobres en poblados de mala muerte… y con muchos disparos. Pero no estamos en el lejano oeste sino en los Pirineos en 1944 cuando una partida de maquis (léase 'indios') han penetrado desde Francia para intentar derrocar la dictadura y el ejército español (la 'caballería' para entendernos) trata de aniquilarlos. Hay época, drama, hasta romance, pero sobre todo hay 'western' con muchos muertos. Ah, y el guerrillero protagonista acorralado, se ha quedado sordo por una explosión.

La película adapta la novela gráfica de David Muñoz y Rayco Pulido. El reparto lo integran Asier Etxeandía, Marian Álvarez, Hugo Silva, Aitor Luna, Imanol Arias, Olimpia Melinte, Stephanie Gil, Ruth Díaz, Antonio Dechent y Manuel de Blas. «La película nació en 2010 cuando descubrí el cómic y supe que quería llevarlo al cine», dice el director y guionista Alfonso Cortés-Cavanillas, que ha convertido su productora, La Tropa Produce, en un auténtico laboratorio de nuevos creadores para hacer cine sin atenerse a imposiciones comerciales de ningún tipo. El resultado, visto 'Sordo', es espléndido. «Hemos hecho lo que queríamos hacer, la hemos financiado nosotros, sin apoyos de televisiones o plataformas. Yo, cuando leí el cómic, vi en él un western. Soy muy fan de este género y buscaba una historia que me llevase a hacerlo en España. Hicimos un nuevo planteamiento del cómic, en la línea de 'Dos hombres y un destino', bajo la idea de la huida del protagonista y su sordera como motor de la historia. Creamos entonces los personajes que dan caza al protagonista. No creo que haya tantas películas españolas con tanta acción, tan seguida y tan intensa», dice Cortés-Cabanillas, que ha ambientado la acción en 1944 en la llamada 'Operación Reconquista'. La película es también una historia de personajes y de incomunicación, «en la que los miedos del protagonista llegan cuando deja de oír. La incomunicación es algo muy presente en los conflictos bélicos y el no escuchar lleva a no entender».

Para Asier Etxeandía, «ha sido un personaje muy difícil, pero una vez comenzado en rodaje, con todos alojados como una familia, en una casa rural cántabra, ha sido bastante liviano y lo he disfrutado mucho». Para Imanol Arias, «hay sordos que no oyen y sordos que no quieren oír. La película, como la mucha literatura existente, siempre ha demandado reconciliación y memoria. En el mundo de los maquis las mujeres de los pueblos hacían d todo y eran utilizadas como cebos por ejército y guardia civil para que, a base de mentidas, los guerrilleros bajasen de las montañas». El actor ha recordado que nació en una zona de maquis –las montañas de León- y ha escuchado a sus padres y abuelos narrar historias de estos guerrilleros antifranquistas de la primera posguerra.

La otra película española del día, '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', de Jota Linares ('Animales sin collar') ha decepcionado. Se trata de un nuevo producto Netflix que se estrenará en esta plataforma en todo el mundo el 12 de abril, y que es una nueva historia de veinteañeros desubicados buscando su lugar en el mundo, Protagonizada por Pol Monen, Andrea Ros, Jaime Lorente y María Pedraza. La obra, que primero fue un cortometraje, después una obra de teatro, y finalmente este largometraje se sitúa en un piso compartido por dos parejas, como si fuese el típico piso de estudiantes, con la diferencia que los cuatro protagonistas ya ni son universitarios, ni adolescentes ni soñadores. La película narra el último día en ese piso en el que han convivido durante ocho años y tienen que enfrentarse a la realidad.

Tras la película se esconde «una reflexión sobre mi generación, cuando nos damos cuenta que nunca nos convertiremos en los personajes que hubiésemos querido ser, y aun así no nos rendíamos», dice el cineasta. Para el director, su referencia ha sido 'La última película', de Peter Bogdanovich, «que hablaba del despertar a la madurez en un pueblo de Texas de los años 50, con referencias también al mundo de Tennesse Williams». Además hay algún guiño a los 80 con temas musicales de Los Piratas y de Manolo García.

Más interés ha tenido la brasileña 'O grande circo historico', del legendario director creador del Cinema Nuovo Brasileño Carlos Diegues, que a sus 80 años ha rodado su película más ambiciona, la historia de un circo a lo largo de un siglo, entre los dos pasos del Cometa Haley cerca de la Tierra. Es una historia deslumbrante, llega de referencias fellinianas, con una estupenda banda sonora a cargo de Chico Buarque y Edu Lobo. Diegues no ha viajado a Málaga, haciéndolo en su nombre Luis Galvao Telles, uno de los productores. «La película se rodó en Portugal, pero Diegues ha buscado hacer una alegoría de Brasil y de toda América Latina, a partir de un poema de Jorge de Lima».

La película, dividida en fragmentos, cuenta la historia de una familia que se dedica al circo durante un siglo. Habla del amor, sobre desde un punto de vista femenino, de la lucha de las mujeres contra las imposiciones de los hombres. Entre los actores, destaca la presencia de Vincent Cassel. «Diegues estuvo más de 10 años sin hacer cine de ficción preparando esta película», ha dicho Galvao Telles. «Para él, este era el circo de su infancia, circo mágico con animales, que ahora ya no quedan».

'Los helechos' ha sido una producción peruana en competición, dirigida por Antolín Prieto, que no va más allá de una historia de hermosa fotografía y bellos paisajes turísticos, que se rodó sin guion, con los actores improvisando sus personajes. La historia de dos parejas que escapan de sus rutinas para pasar un largo fin de semana en una casa rural regentada por una pareja de hippies. Entre comidas y conversaciones surgen algunos conflictos entre ellos.

A la espera del palmarés este sábado, el viernes ha finalizado con la entrega del Premio Retrospectiva a la actriz hispano argentina Cecilia Roth, que ha reconocido que echa de menos «el ruidito de la cámara en los rodajes. Ahora, lo digital se impone. No hay monitores, no hay visionado previo… Añoro un poco aquella manera de trabajar. Antes se hacían las películas de una manera más laboriosa, con una mística diferente. Ni mejor, ni peor, diferente».