La virgen de agosto

Un luminoso cuento de verano

Fotograma de 'La virgen de agosto'.

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Jonás Trueba, cuyo apellido le delata, crecido entre cineastas, va engrosando poco a poco su peculiar filmografía, cada vez más personal, con una manera libre de entender el medio audiovisual, apegada al cine de autor independiente. Se inició en el formato largo de la mano de 'Todas las canciones hablan de mi', de producción convencional, para dejarse llevar por iniciativas de escaso presupuesto, levantadas con pasión, pequeñas grandes películas, entre ellas 'Los ilusos' o 'Los exiliados románticos', donde siempre se permite jugar con el lenguaje cinematográfico. Su última propuesta, 'La virgen de agosto', se estrena cuando debe, ya que nace de la experiencia del propio director en vacaciones, tras optar por quedarse en agosto en Madrid durante varios años. La transformación que vive la capital, con menos gente en las calles, casi vacía en algunas zonas, salvo las turísticas, hace que la ciudad se parezca más a un pueblo. Los explica el propio director: «Queremos que sea una película libre, con la que nos gustaría capturar ese sensación de vivir el verano como un tiempo de oportunidades, en el que todo transcurre de otra manera: te encuentras con viejos amigos o con personas nuevas, y las conversaciones tienen otro ritmo y otro tono, todo es distinto, especial y mágico».

Coescrita junto a la actriz Itsaso Arana, también protagonista, vista en la anterior película del creador madrileño, 'La reconquista', 'La virgen de agosto' ganó el Premio FIPRESCI, con Mención Especial del Jurado, en el Festival de cine de Karlovy Vary. Presenta a una chica a punto de cumplir 33 años que opta por quedarse en Madrid en agosto como un acto de fe, buscando encontrarse a sí misma y sentir de otra manera. En su búsqueda de respuestas se topa con diversas personas, en los días y las noches, en las verbenas propias de las fiestas y otras citas estivales. Mientras ayuda a los demás, se mira a sí misma. «Un cuento de verano un poco filosófico y algo místico, alegre y festivo de principio a fin», anuncian desde producción. «Es una película que llevaba dentro de mi desde hace unos cuantos veranos», aporta Jonás. «Pensaba en ella cada vez que tomaba la opción de quedarme en Madrid en agosto, mientras la mayoría de mis amigos y familiares preferían irse de vacaciones y abandonar la ciudad».

La labor interpretativa de Itsaso Arana, en la piel de la luminosa protagonista, destaca especialmente en 'La virgen de agosto', cuyo casting completan otros rostros habituales en las películas del menor del clan Trueba, como Francesco Carril, Vito Sanz o Isabelle Stoffel, junto a Luis Heras, Joe Manjon y Mikele Urroz.