Diez miradas a la Gran Depresión

Este año se cumplen 90 años del famoso crack del 29. Repasamos diez de sus largometrajes más interesantes

Un fotograma de '¡Qué bello es vivir!'./
Un fotograma de '¡Qué bello es vivir!'.
Boquerini .
BOQUERINI .

Este año se cumplen 90 del famoso crack del 29, que dio origen a la denominada Gran Depresión. Fue el 24 de octubre de 1929, el llamado 'jueves negro', cuando se produjo la bancarrota de Wall Street, que desencadenó la mayor crisis económica de la historia.

En el cine, el hecho coincide con los primeros balbuceos del cine sonoro, que apuesta, por un lado por el cine de gánsteres (es también el gran apogeo de la ley seca), y por otro por las comedias evasivas, algunas como las musicales (Ginger Rogers y Fred Astaire) y otras por impulsar el New Deal del presidente Roosevelt (la comedias de Frank Capra). Pero también, y a lo largo de los años, el cine ha reflejado magistralmente aquel acontecimiento y sus consecuencias posteriores.

Estas son diez de las mejores y más representativas películas americanas que han tratado la Gran Depresión y sus consecuencias posteriores:

1
John Ford, 1940

Las uvas de la ira

Gran obra maestra de John Ford, una desesperada crónica social de los años de la Gran Depresión en torno a una familia de agricultores que decide emigrar hacía lo que consideran las prósperas tierras de California tras la expropiación de su casa por un banco. Adaptación de la novela homónima de John Steinbeck, está protagonizada por Henry Fonda, Jane Darwell, John Carradine y Charley Grapewin. Vigorosa, lírica y poética a un tiempo, es una película de brillante narrativa en la que apuntan muchos de los temas habituales de Ford, como el matriarcado y la lucha por la supervivencia.

2
Frank Capra, 1932

La locura del dólar

El idealismo y la solidaridad de los humildes, temas capitales del cine de Capra, se apuntan en este filme donde los actores (Walter Huston, Pat O'Brien, Kay Johnson, Constance Cummings, Gavin Gordon…) se mueven con un realismo inusual para el Hollywood de la época. Durante la Gran Depresión, Dickinson, el principal accionista de un banco, que se opone a fusionarse con otras entidades similares. La situación se complica a raíz de un robo. La sospecha cae sobre el honrado Matt Brown. El pánico se apodera de la gente, que se dispone a sacar su dinero del banco, provocando que Dickson, no pueda devolver su dinero a quienes habían depositado allí sus ahorros.

3
Frank Capra, 1946

¡Qué bello es vivir!

Obra maestra del melodrama, con una fuerte carga de amargura. Cuenta con el protagonismo de James Stewart, Donna Reed, Lionel Barrymore y Thomas Mitchell. Un hombre definitivamente desengañado de la vida está a punto de suicidarse cuando no puede devolver su dinero a los ahorradores que habían confiado en la sociedad de empréstitos que había creado. Un ángel de segunda clase logrará que su vida tome otro rumbo. Todo un clásico cuya visión sigue provocando el abundante derrame de lagrimones.

4
King Vidor, 1934

El pan nuestro de cada día

Un emotivo drama con Karen Morley, Tom Keene, Barbara Pepper y Addison Richards. En plena depresión económica, John y Mary, una pareja joven que vive abrumada por las deudas y el desempleo, abandona la ciudad y se establece en una granja abandonada. A pesar de la inexperiencia de John, deciden explotarla. Y este proyecto se hará realidad a medida que vayan llegando a la finca personas de los más diversos oficios que huyen de la miseria urbana, logrando crear una cooperativa agrícola. La película es una continuación de 'Y el mundo marcha', también de King Vidor.

5
Robert Aldrich, 1973

El emperador del norte

Robert Aldrich recrea los años de la Gran Depresión y a los vagabundos que viajan de un lado a otro del país escondidos en trenes de mercancías, a través del enfrentamiento entre uno de estos vagabundos y un violento, sádico y cruel jefe de tren que presume que a él nunca se le ha colado uno como polizón. La gran garra que tiene la película reside por un lado en la creación de una atmósfera capaz de atrapar al espectador desde el primer momento, y por otro en un muy brillante duelo interpretativo entre Ernest Borgnine, como cruel jefe de tren, y Lee Marvin, como el más osado de los vagabundos.

6
Sydney Pollack, 1969

Danzad, danzad, malditos

Durante la Gran Depresión y en medio de un ambiente de terrible miseria, gentes desesperadas, de toda edad y condición, se apuntan a una maratón de baile con la esperanza de ganar el premio final de 1500 dólares de plata y encontrar, al menos, un sitio donde dormir y comer. Mientras los concursantes fuerzan los límites de su resistencia física y psíquica, una multitud morbosa se divierte contemplando su sufrimiento durante días. Jane Fonda, Michael Sarrazin, Susannah York y Red Buttons protagonizan la película que adapta una novela de Horace McCoy.

7
Elia Kazan, 1961

Esplendor en la hierba

Melodrama de desaforado romanticismo, que firma Elia Kazan a partir de un guión de William Inge: En una pequeña localidad de Kansas, en 1928, dos adolescentes se aman y desde el primer momento deciden no separarse jamás. Sus padres se oponen a la relación, especialmente el padre del chico, nuevo rico metido en los negocios del petróleo, tiene grandes proyectos para él, en contra de su verdadera vocación, ya que el joven desea convertirse en granjero. El padre fuerza su vocación y le obliga a ingresar en la universidad, donde se entrega a la mala vida. Ella, creyendo que él no la ama, y al enterarse de sus relaciones con una compañera, sufre una crisis terrible, en la que intenta suicidarse, teniendo que ser internada en un sanatorio psiquiátrico. El famoso poema 'Oda a la inmortalidad', de William Wordsworth, resume el argumento.

8
Lewis Milestone, 1939

La fuerza bruta (De ratones y hombres)

Primera adaptación de la novela de John Steinbeck -en 1992, Gary Sinisie hizo otra excelente adaptación con John Malkovich y él mismo como protagonistas-, con Burgess Meredith, Betty Field y Lon Chaney Jr., al frente del reparto. En plena Gran Depresión, dos hombres, uno inteligente y generoso, y el otro, un grandullón de enorme fuerza, pero limitadas habilidades mentales, huyen en un tren de carga tras ser perseguidos por unos hombres armados. Aunque son tiempos duros, ambos sueñan aún con tener su propia granja con huerto y animales… y ahora van en pos de un nuevo empleo en el Rancho N°3, donde esperan ahorrar para realizar su gran anhelo. Lewis Milestone combina el aspecto lírico-sentimental, que nunca llega a la sensiblería, con la denuncia social y la belleza estética de su cine.

9
Preston Sturges, 1941

Los viajes de Sullivan

Una de las más geniales comedias americanas, a cargo de Preston Sturges, (el primer guionista al que Hollywood permitió dirigir sus propias historias), director que con un famoso decálogo, sentó las bases del género. Para Sturges esta película fue toda una declaración de principios, una confesión personal de las razones que lo llevaron a elegir la comedia en lugar de otro género. Con Joel McCrea, Veronica Lake y Robert Warwick, cuenta como, en los años de la Gran Depresión, cuenta cómo, obsesionado con la idea de rodar una película sobre la miseria y el sufrimiento, un director de cine recorre el país disfrazado de vagabundo antes de empezar a rodar. Después trabajar como peón para una viuda que espera de él algo más que cortar leña, huye de su casa, pero el camión que lo recoge lo lleva de vuelta a Hollywood. Sintiéndose completamente frustrado, entra en una cafetería, donde conoce a una actriz rubia, que, entusiasmada con su proyecto, decide acompañarlo en su aventura.

10
Hal Ashby, 1976

Esta tierra es mi tierra

Biopic que cuenta la historia del cantante de folk Woody Guthrie que, en los años de la Gran Depresión, buscaba humanizar la desesperada situación de los pobres en los refugios de Okie Dust Bowl en California. Las cosechas son escasas y las condiciones de trabajo muy duras, con salarios míseros. Esta explotación generalizada le sirve como inspiración para sus canciones. El viaje lo emprende en solitario, sin más compañía que vagabundos, familias desesperadas y demás desplazados, a través de las vías de ferrocarril del oeste americano. Está protagonizada por David Carradine como el famoso folksinger, Ronny Cox, Melinda Dillon, Gail Strickland y John Lehne.

Y no hay que olvidar:

'Wild Boys of the Road' (William A. Wellman, 1933), 'Gloria y hambre' (William A. Wellman, 1933), 'Fueros humanos' (Frank Bozarge, 1933), 'Tiempos modernos' (Charles Chaplin, 1936), «Al servicio de las damas' (Gregory LaCava, 1936), 'El gran McGinty' (Preston Stuges, 1940), 'Propiedad condenada' (Sydney Pollack, 1966), 'Tomorrow', Joseph Anthony, 1972), 'Luna de papel' (Peter Bogdanovich, 1973), 'The Saddest Music in the World' (Guy Maddy, 2003), y la danesa 'Dogville' (Lars Von Trier, 2003)