'4 Latas': aventuras en el Sahara y otros estrenos

Jean Reno y Arturo Valls a bordo del Renault 4-L.

Jean Reno y Arturo Valls se apuntan a una road movie por el desierto trufada de humor con la que Gerardo Olivares busca su película más comercial

BORJA CRESPO

El máximo artífice de '4 Latas', el cordobés Gerardo Olivares, director y coguionista, ha sido noticia recientemente por rechazar un galardón recibido por el documental 'Dos Cataluñas', estrenado en Netflix y dirigido al alimón junto al productor Álvaro Longoria ('The Propaganda Game'). Devolvieron el premio de la Fundación Cinema for Peace, entregado por Carles Puigdemont, por ir «en contra del espíritu del filme».

Ahora el inquieto Olivares, aficionado a mirar por la cámara en entornos naturales, estrena una apuesta que va por otro lado y busca otro público, una road-movie rodada en el desierto, con humor y espíritu aventurero, que se apunta al drama cuando es oportuno sin olvidar su condición de cine de evasión. Quique San Francisco, sobrado de carisma, encarna a un enfermo al que va a visitar su grupo de colegas tras enterarse de la mala nueva. Pretenden recordar los viajes que perpetraron en comandilla en los años 80, cruzando África en vehículos usados que posteriormente vendían en Níger y Mali, donde vive su amigo del alma en dificultades. Deciden atravesar el Sáhara con el coche 4 Latas que da nombre a la película.

Jean Reno, el reconocido actor francés, catapultado al estrellato gracias al éxito de 'El profesional (León)', nacido en Casablanca de padres gaditanos, de ahí que hable castellano con un particular acento galo, es uno de los amigos de San Francisco que emprende el viaje para homenajearle. El exboxeador de origen armenio Hovik Keuchkerian, que ha coqueteado en alguna ocasión con producciones internacionales como 'Assassin's Creed', también se une al plan junto a la actriz emergente Susana Abaitua ('70 binladens'), la más joven de la comitiva, propietaria del cochazo vintage, y Arturo Valls, siempre al quite con su indudable vis cómica.

Sus personajes buscan la identificación del espectador y se van desarrollando según avanza la acción en una idea que surgió «de un viaje que hice por el desierto en un Seat Panda en 1990, allí conocí a unos franceses que bajaban coches de segunda mano», según cuenta el propio Olivares. «He querido reflejar en esta película las experiencias que de alguna manera he vivido en mis viajes por el Sahara».

«Con el paso de los años he ido madurando todos esos recuerdos y vivencias hasta llegar al convencimiento de que es una extraordinaria historia para ser llevada a la gran pantalla», añade Olivares, el único español ganador de la Espiga de Oro en la Seminci, el Festival Internacional de Cine de Valladolid, gracias a '14 Kilómetros' (2007). 'Entrelobos' (2010), 'Hermanos del Viento' (2015) y 'El Faro de las Orcas' (2016) conforman una trilogía sobre la infancia y la naturaleza de su cosecha. '4 Latas' es su película más comercial.

'Profesor en Groenlandia'

Fotografiada con mimo y devoción, 'Profesor en Groenlandia' se apunta a la corriente de películas rodadas en inconmensurables paisajes naturales que ofrecen una lección de vida. Visualmente embriagadora, emotiva y sincera, se nota la mano de Samuel Collardey, director de fotografía francés, además de realizador ('Tempête', 'Como un león'), con una interesante trayectoria en el género documental, cuyos recursos aplica esta vez a conciencia, también con ramalazos de ficción, para contar la historia de un profesor que opta por abandonar su Dinamarca natal para buscarse la vida en Groenlandia. El viaje polar le obliga a replantearse ciertas convicciones. Participó en el festival de Sundance, en la sección oficial de documentales internacionales.

'Bienvenidos a Marwen'

El polivalente actor estadounidense Steve Carell une fuerzas con Robert Zemeckis en 'Bienvenidos a Marwen', proyecto inspirado en un documental de 2010, 'Marwencol', sobre un hombre con amnesia y daños cerebrales, tras sufrir una paliza a manos de unos desalmados, que busca refugio terapéutico en una maqueta a escala situada en la Segunda Guerra Mundial de cuya magna construcción es responsable. El director de la mítica 'Regreso al futuro' tira de la fantasía en algunos pasajes para dar relumbre a un filme que no supera el embrujo del material real de partida, aquí se muestra menos incómodo para el espectador, aportando algunas divertidas escenas de animación con los muñecos cobrando vida.