En cartelera

'De la India a París en un armario de Ikea' y otros estrenos

Bérénice Bejo y Dhanush en 'De la India a París en un armario de Ikea'.

BORJA CRESPO

Han recuperado el título de la novela de partida en castellano, haciendo publicidad de una multinacional como si tal cosa, para denominar por estos lares la adaptación de 'El increíble viaje del faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea', el libro multiventas de Romain Puertolas, que describe las peripecias de un pícaro hindú que se traslada a París tras el fallecimiento de su madre para cumplir uno de sus sueños. Se instala precisamente en una tienda de muebles de la marca sueca, el principio de una inesperada travesía que le permite desarrollarse como persona.

Dirige esta producción de nacionalidad gala, con capital añadido desde India, el realizador y actor canadiense Ken Scott, responsable de 'Negocios con resaca', que aquí firma su mejor película, aunque tampoco goza de una trayectoria reseñable. Ofrece al espectador una comedia optimista, empapada de buen rollo, protagonizada por la estrella de Bollywood Dhanush, Bérénice Bejo ('The Artist'), Barkhad Abdi ('Blade Runner 2049'), Laurent Lafitte ('Pequeñas mentiras sin importancia'), Abel Jafri ('Timbuktu') y Erin Moriarty ('Captain Fantastic').

Rodada en Bombay, Roma, París y Bruselas, 'De la India a París en un armario de Ikea' cuenta en su reparto con actores de quince nacionalidades distintas. Vishnu Deva, un célebre coreógrafo de Bollywood, colabora en el filme junto a varios bailarines indios. Hay una secuencia de danza en una antigua localización religiosa convertida en un nightclub, entre otras curiosidades. Dhanush, muy célebre en la India, rueda por primera vez en Europa. Su capacidad para la danza improvisada es uno de los puntos a favor de la película.

'Pokémon: Detective Pikachu'

El lanzamiento de las primeras imágenes de 'Pokémon: Detective Pikachu' supuso todo un acontecimiento inesperado en las redes sociales, una sorpresa mayúscula al decantarse por tan curiosa temática y mezclar animación e imagen real, todo lo contrario al reciente lanzamiento del primer trailer de 'Sonic: La película'. Las críticas de la audiencia potencial ante el avance de la adaptación del popular videojuego al medio audiovisual ha obligado a recular a los responsables del salto a la gran pantalla.

Mientras, Pikachu, estandarte de uno de los fenómenos transmedia más importantes de la historia del negocio del entretenimiento, solo recibe alabanzas, sobre todo el propio personaje, adorable rey de la función. El estreno ideal para los más pequeños de este fin de semana llamó la atención de los internautas por su aparente originalidad, aunque finalmente la historia apenas arriesga, pero cumple con una máxima del cine de evasión: no aburrir. La estética imaginativa cumple con las expectativas, no en vano detrás del show está Rob Letterman, co-director de la reivindicable 'Monstruos contra Alienígenas' y de 'Pesadillas', versión en movimiento de los terroríficos libros de RL Stine.

Ryan Reinolds, convertido en un cómico histriónico gracias al éxito de 'Deadpool', pone la voz a Pikachu en un mundo futurista donde los pokémons viven en armonía con los humanos. El amarillento bicho parlanchín hace migas con el protagonista, encarnado por Justice Smith, el hijo de Will Smith que encabeza el reparto de 'The Get Down' en Netflix. Juntos intentan resolver un curioso caso de desaparición.

'Timadoras compulsivas'

El arte de la estafa ha inspirado incontables películas en la historia del cine. 'Timadoras compulsivas' se apunta al carro siguiendo la estela de 'Dos seductores' (1964)' y, sobre todo, 'Un par de seductores' (1988), comedia de Frank Oz protagonizada por Michael Caine y Steve Martin. En esta suerte de remake se cambia el género del dueto estafador, que pasan a ser Rebel Wilson y Anne Hathaway, mostrando una química arrebatadora. Ambas se juntan para operar al sur de Francia. Dos artistas del engaño unen fuerzas, una con mucha clase y otra con todo lo contrario. Evidentemente, saltan chispas bajo la dirección de Chris Addison, que debuta en el formato largo tras rodar algunos capítulos de la divertida serie 'Veep' y labrarse una trayectoria como monologuista, faceta que le une a una de sus actrices estelares.

«Es perfecto porque viene de la gran tradición cómica británica», dice Wilson. «No solo se le dan bien los diálogos y los chistes, sabe dar matices y toques que mejoran una escena'. Hathaway también elogia al realizador: «Chris Addison es una joya. Sabía que era inteligente y gracioso, pero no tenía ni idea de lo genial que sería trabajar con él y de cómo nos obligó a todos a dar lo mejor. Es abierto, divertido y muy culto. Sabe inmediatamente lo que hará gracia al público y por qué. Entre los dos desmenuzábamos el aspecto científico de los chistes«. El resultado atiende al tipo de producciones made in USA tan sumamente eficaces como poco revolucionarias.

'Vivir deprisa, amar despacio'

El realizador francés Christophe Honoré consigue su mejor película con este relato de dos homosexuales de diferentes generaciones que se enamoran en el París de comienzos de los 90, cuando el sida diezmaba a la comunidad homosexual. Pierre Deladonchamps y Vincent Lacoste obtuvieron ex aequo el premio de interpretación en el Festival de Cine Europeo de Sevilla por su trabajo en una cinta que, según su autor, habla del primer amor y del último amor.

«Pertenezco a un grupo de artistas y homosexuales para quienes abordar el tema del sida es particularmente delicado y complicado», asegura Honoré. «Incluso hoy todavía me siento inconsolable por las muertes de gente que conocí y de aquellos a quienes nunca conocí pero soñé con hacerlo. Ellos alimentaron dentro de mí el deseo por el cine y la literatura».