Claire Foy: «Ya no me importa que los demás piensen que soy difícil»

Claire Foy, en una escena de la película.

La reina Isabel II de 'The Crown' debuta en Hollywood dando vida a la mujer del astronauta Neil Armstrong en 'First Man'

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Claire Foy (Stockport, Reino Unido, 1984) eclipsó a su compañero Ryan Gosling en su visita al Festival de San Sebastián; donde uno administraba laconismo, la otra derrochaba simpatía y locuacidad. Foy estaba embarazada de seis meses cuando hizo la prueba para ser la reina Isabel II en 'The Crown'. Tras dos temporadas, la actriz británica abandonó la serie convertida en estrella, denunciando, eso sí, que su salario era menor que el de sus compañeros masculinos.

'First Man' es su primer papel de enjundia en Hollywood, antes de transformarse en la nueva Lisbeth Salander de la saga 'Millennium'. La cinta de Damien Chazelle, el director de 'La La Land', cuenta la crónica de la llegada a la Luna a través de la peripecia personal de Neil Armstrong (Ryan Gosling), un héroe torturado. Foy da vida a su mujer, que afea a los responsables de la NASA haber enviado al espacio a su marido: «Sois como niños jugando, no tenéis ni idea».

-¿Cómo se planteó ser la mujer del héroe?

-Janet es crucial en esa historia, no creo que tuviéramos a Neil de no ser por ella. En esta misión siempre estaba el peligro de abandonar a su mujer y sus dos hijos y dejarlos solos, lo cual hizo que Janet fuese muy consciente de lo que necesitaba en su matrimonio y también de lo que nunca iba a conseguir de él.

-El hijo de Neil Armstrong le ha felicitado por su papel.

-La familia ha sido muy generosa y agradable con todo lo que ha dicho sobre mí, demasiado. Janet nunca se autocompadeció, ni se quejó, ni refunfuñó. Ella murió este año y me asombra lo agradables que han sido sus hijos conmigo.

-Donald Trump dijo que no quería ver 'First Man' porque no aparecía la bandera americana en el alunizaje.

-Creo que la controversia solo viene por parte de gente que no ha visto la película. Yo salgo en ella, la he visto dos veces y he visto la bandera americana en numerosas ocasiones a lo largo de la película.

-¿Qué opina de esas teorías conspiratorias que sostienen que no hemos llegado a la Luna y que todo fue un montaje?

-Sí, mi tatarabuelo estaba convencido de que fue un montaje... Creo que se debe a que la gente no podía creerse que fuésemos capaces de algo así, pero yo pienso que orbitar alrededor de la Luna tantas veces es el mayor logro. A esas alturas, alunizar tampoco resultaba tan improbable.

«Cuando yo era pequeña nadie de mi familia se planteaba dedicarse al arte»

«Debería poder hacer preguntas en mi trabajo sin que piensen que soy una loca»

-Usted proviene de una familia de clase trabajadora. Hace poco, el diario 'The Guardian' lamentaba que la falta de acceso a las artes en Reino Unido de la clase obrera se traduce en que la mayoría de directores, guionistas y actores británicos provienen de buenas familias. Por eso la ficción de su país suele contar historias de la clase alta.

-Yo vengo de una familia de clase trabajadora. Crecí viendo historias de gente con mucho dinero. Por alguna razón, a la literatura británica le interesan las personas con dinero. Y por supuesto, mucha de esa literatura se convierte después en películas y series. Creo que en mi país tenemos una tradición de series sobre personajes no necesariamente de clase trabajadora, que el público medio reconoce como sus iguales. Las oportunidades, a menos que el gobierno las fomente y ofrezca medios para que los hijos de familias de clase obrera se puedan dedicar al arte, son menores. Cuando yo era pequeña, nadie de mi familia se planteaba dedicarse al arte, porque para eso necesitas tiempo y espacio. Si estás trabajando sin parar no los tienes. Mis abuelos trabajaron muy duro para que mi madre fuese a la universidad, fue un salto generacional. Me fascina que mis abuelos vivieran en un mundo tan diferente al mío, que fue creado por ellos para mí. Ellos fueron los que prosperaron. Me encantaría contar su historia pero no sé a quién podría interesarle, así que te la cuento a ti.

Confuso y aterrador

-¿Cómo ha vivido su salto a Hollywood?

-Esperaba que fuera diferente, pero no lo es. Llevo trabajando diez años y cada primer día de rodaje siempre ha sido y siempre será la experiencia más confusa, aterradora y extraña de mi vida. Al final, todo se reduce a lo mismo: llego al set, hago mi trabajo, actúo y me voy a casa. Todo esto de las entrevistas sí que es complemente diferente y extraño, no es mi día a día, así que supongo que es lo que más ha cambiado.

-¿Ha cambiado también su actitud durante la negociación de contratos desde que la noticia de la disparidad de sueldos entre usted y su compañero en 'The Crown', Matt Smith, provocase polémica en las redes sociales?

-No he negociado ningún contrato todavía desde que todo aquello salió, así que no lo sé, la verdad. Lo que sí sé es que ahora hago preguntas que me habría asustado hacer antes. Ahora cuestionaré cosas y diré lo que pienso porque tengo la suficiente experiencia para saber que cuando no lo he hecho en el pasado he acabado pensando 'esto podría haber estado mejor', o 'quizá podría haber ayudado a esa persona', o 'no me sentiría así si hubiera dicho lo que pensaba antes'. Mucha gente ha tenido la valentía para decir 'esto me ha ocurrido a mí también, me hizo sentir de este modo y no me pareció bien'. ¿Sabes? Ya no me importa que los demás piensen 'vaya, es una mujer difícil', porque sé que no estoy siendo difícil, solo estoy haciendo una pregunta. Y debería poder hacerlo sin que la gente piense que estoy siendo demasiado emocional o que soy una loca.

El astronauta torturado

Steven Spielberg está detrás de 'First Man', quizá para contagiar de realismo tipo 'Salvar al soldado Ryan' esta crónica de la llegada del hombre a la Luna con la que Damien Chazelle trata de despegarse del éxito de 'La La Land'. Como en 'Whiplash', asistimos a una historia de sacrificio personal. Ryan Gosling inunda de silencios un viaje que apuesta por el intimismo y los primeros planos a la hora de transmitir el dolor de un hombre torturado por la pérdida de su hija de dos años, que busca purgar su pena convirtiéndose en pionero espacial.

'First Man' no resulta tan 'mainstream' como 'Apolo 13', de Ron Howard, aunque comparta el carácter glorificador de sus protagonistas. Sin embargo, Chazelle desdeña el triunfalismo y recuerda las decenas de vidas perdidas y los millones de dólares gastados para que EE UU ganara la carrera espacial.

 

Fotos

Vídeos