Cartelera

'La caída del imperio americano' y otros estrenos

Fotograma de 'La caída del imperio americano'.

BORJA CRESPO

«No soy un abogado, soy un delincuente, soy honrado», espeta uno de los personajes principales de 'La caída del imperio americano', todo un tratado de principios. Premio FIPRESCI en la última Seminci de Valladolid, la nueva película de Denys Arcand, máximo artífice de 'El declive del imperio americano' y 'Las invasiones bárbaras', es una entretenida reflexión sobre la pérdida de valores en la sociedad actual. El dinero y el consumismo es el centro de todo.

Acorde a su filmografía, el veterano realizador canadiense emplea el lenguaje cinematográfico para reflejar problemáticas de nuestro tiempo. El protagonista de su nueva apuesta es un treintañero, doctor en filosofía (un dato importante) que trabaja como repartidor para poder llegar a fin de mes. En un día de faena se cruza con un atraco que sale mal, hay muertos de por medio y delante de sus narices acaba tirado el botín. ¿Qué hacer? ¿Coger el dinero y correr?

«Todos estamos sometidos al imperio americano, incluso en los rincones más remotos de nuestro planeta», sostiene Arcand. «Ese imperio se está muriendo y sus convulsiones nos afectan en toda su brutalidad. Los que depositaron sus esperanzas en una hipotética dimisión de Trump, olvidan que después de Calígula llegó Nerón y tres siglos de desintegración inexorable. En Canadá vivimos cómodamente bajo el paraguas de la 'pax americana', pero empezamos a contagiarnos de la decadencia moral del imperio. La omnipotencia del dinero es uno de los síntomas. ¿Encontraremos antibióticos lo suficientemente potentes para luchar contra esta gangrena?».

El inquieto cineasta utiliza la ironía para hablar de pulsiones propias del ser humano como la envidia o el deseo. Nos recuerda que formamos parte de un sistema donde nuestras acciones acarrean consecuencias, un mundo en el cual la inteligencia cultivada no es un requisito impensable para triunfar.

'¡Ay, mi madre!'

Rodada en Barbate (Cádiz), '¡Ay, mi madre!' se presenta como una comedia disparatada cuyo argumento apunta a más de lo de siempre. Una mujer se ve obligada a regresar al pueblo del que escapó en su juventud debido al fallecimiento de su madre. Para cobrar la herencia familiar tiene que casarse y quedarse embarazada en el plazo de un mes. «España necesita comedia, un humor fácil capaz de tener al espectador con una sonrisa en la cara durante casi 90 minutos, con unas actuaciones brillantes, un entretenimiento en estado puro», reza la pomposa promoción del filme, escrito y dirigido por Frank Ariza, creador de series televisivas recientes, vapuleadas por la crítica y ninguneadas por el público, como 'Secretos de estado' o 'El Continental'.

Su debut en formato largo se apunta al carro de la comedia coral made in Spain, que no siempre funciona en taquilla como pudiera parecer (de hecho, parece que la fórmula se agota a tenor de recientes batacazos). Estefanía de los Santos, vista en 'Que dios nos perdone' y 'Grupo 7', encarna a la cuarentona que debe responder al testamento excéntrico de su progenitora, con la que se llevaba fatal. Le secundan Secun de la Rosa, Mariola Fuentes, Marta Torné, Paz Vega y Terele Pávez, que falleció en 2017, luego el filme lleva tiempo rodado sin estrenarse. Desconectar con un producto de estas características es una cuestión de responsabilidad.