Esta chica da muy mal rollo

BORJA CRESPO

La Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián sigue siendo una cita especial para los seguidores del horror y la fantasía. Su ecléctica oferta es capaz de encandilar a curiosos con ganas de probar sensaciones y a todo cinéfago que se precie. Cada año, cientos de fieles se reúnen, con la excusa de sentir el pánico correr por sus venas, en un recomendable ejercicio de catarsis, degustando películas a mansalva. El evento se revela como un divertido akelarre en torno al celuloide oscuro, aunque las últimas ediciones se han visto algo mermadas debido al recorte de presupuesto.

Exorcismo en el Vaticano

País y año : Estados Unidos (2015).
Director: Mark Neveldine.
Reparto: Michael Peña, Olivia Taylor Dudley, Dougray Scott.
Duración: 91 minutos
Web: www.deaplaneta.com

El carnaval de las bestias donostiarra clausuró la edición de 2015 con Exorcismo en el Vaticano, un tostón dirigido por el prometedor Mark Neveldine, coautor de la serie Crank y Gamer, dos buenos ejemplos de fusión entre cine y videojuegos que en su salto al cine se pierde en esta enésima vuelta de tuerca al tema de las posesiones demoniacas.

Afortunadamente, en el Teatro Principal, a orillas de La Concha, hubo risas a cuenta de una historia tan original como bailar un aurresku como inauguración en un sarao made in Euskadi. Por supuesto, hay una mujer que cae en brazos de Satán y un grupo de sacerdotes que intentan llevarle por el buen camino.

La elección de Olivia Taylor Dudley como protagonista se debió a la necesidad de contar, según los productores, con una joven que pudiera combinar una apariencia y un comportamiento normales con el coraje de afrontar una posesión demoníaca. La californiana de 30 años impactó a los responsables de la película con su papel en el filme de Oren Peli Atrapados en Chernobyl (2012).

En el reparto figuran además Michael Peña (Marte, La gran estafa americana) como el sacerdote que trata de ayudar a la protagonista, Djimon Hounsou (Gladiator y Alison Lohman (Arrástrame al infierno).