El incomprensible 'bullying' entre las madres

La 'influencer' Verónica Sánchez posa con una camiseta blanca que lleva estampada la palabra 'Mamá'./@oh.mamiblue
La 'influencer' Verónica Sánchez posa con una camiseta blanca que lleva estampada la palabra 'Mamá'. / @oh.mamiblue

Algunas mujeres critican a otras por cómo crían a sus hijos. Juzgan desde el desconocimiento, cuando en realidad deberíamos ser más empáticas y comprensivas entre nosotras

PAULA FERNÁNDEZ SOLÓRZANO

Antes de ser madre pensaba diferente sobre la maternidad. Quizás pensaba que estaba sobrevalorada o no entendía por qué las madres se volcaban tanto en sus hijos y a algunas les cambiaba completamente el carácter tras la maternidad. Yo era de las que no entendía circunstancias, decisiones o directamente formas de criar. Luego me ha caído todo encima.

Yo nunca dejaría a mis hijos el móvil, no entiendo por qué no sale a tomar algo sin sus hijos, los míos comerán sentados en la mesa, si tiene que ir a guardería irá como los demás, esos niños comen mucho azúcar, a mí no me monta un numerito un niño, la madre ahí sentada mirando el móvil mientras se le escapa el niño, a mi todo esto no me pasaría... Y si pasa, pasa todo eso y más.

Porque somos críticos por naturaleza, nos gusta opinar y, a veces, hasta juzgamos mientras desconocemos por completo qué hay detrás de cada acción.

Paula posa junto a su hija, India.
Paula posa junto a su hija, India. / AMORDESMADRE

Quizás esa madre que le ha dejado el móvil al niño en la consulta del médico no ha pegado ojo mientras se preocupaba por calmar la fiebre de ese niño y necesita que se esté un rato tranquilo y no tiene fuerzas para entretenerle. Quizás esa madre que no ha salido a tomar algo con sus amigas no ha querido dejar a su hijo en casa de nadie porque sabe que el niño no está a gusto en otro entorno. Quizás esa madre que pensaba llevar a su hijo a la guardería ha sentido que es demasiado pequeño y se ha angustiado pensando en que coja algún virus. Quizás a esa madre a la que le está montando un numerito el niño es porque el niño está cansado y no está en su mano la rabieta. Quizás esa madre que está ahí sentada mirando el móvil está trabajando en remoto y tan sólo ha quitado la vista del niño un par de segundos… nadie sabe la vida de nadie y todos opinamos de las actuaciones de cada uno.

Es entendible, no se sabe cómo se actuará hasta que no se está en situación. Pero lo que realmente no llego a entender es a las que ya son madres y juzgan a otras madres.

La maternidad no es un mundo perfecto, no todo es color de rosa, ni todo tan bonito. Por eso pasamos todas, por las montañas rusas que acompañan a esta etapa. Todas sentimos los cambios en el embarazo, los bonitos y los feos, aunque estos últimos no se muestren. Todas sufrimos de algún modo en el parto, en el postparto, en la lactancia. Engordamos, se nos cae el pelo, tenemos las hormonas revolucionadas, estamos más sensibles o susceptibles, porque sufrimos un gran cambio, algo que no sólo te pasa a ti, les pasa a todas.

La pequeña India en un momento de juegos.
La pequeña India en un momento de juegos. / AMORDESMADRE

Y después llega la crianza, esa en la que todo el mundo opina, casi siempre sin preguntar, y te chocas con críticas de otras madres constantemente analizando cada decisión que tomamos en la educación de los niños.

¿Por qué esta absurda guerra entre madres? ¿Qué esconden esas críticas? Ver la paja en el ojo ajeno y evitar que se muestren las vulnerabilidades de cada uno. Sin más.

El arma lo tenemos nosotras mismas, debemos ser conscientes desde el primer momento y observar las críticas desde fuera, sin sentir culpa, aprender a responder y poner límites y, sobre todo, compartir experiencias con otras madres en situaciones parecidas para promover el apoyarnos entre nosotras en vez de criticarnos.

La bloguera Maya Vorderstrasse, después de sentirse juzgada y atacada en varias de sus publicaciones en las redes sociales, decidió crear el movimiento #MomsagainstMomShaming, es decir, movilizar y sensibilizar a las madres en contra de avergonzar a otras madres. Dar el pecho, el biberón, comida casera o de tarro, ¡eres una buena madre!

Es muy cierto que justo ahora que nos encontramos en plena lucha por la igualdad son las mujeres quienes se juzgan entre ellas cuando deberíamos estar unidas. No existe una forma ideal de crianza, hay mil formas de criar, tampoco existe una verdad absoluta, las situaciones son individuales, cambiantes y, sobre todo, personales.

Imagen de Paula pensativa.
Imagen de Paula pensativa. / AMORDESMADRE

Así que no juzguemos sin conocimiento, nunca es una buena opción, seamos más tolerantes y respetemos las decisiones de otras familias y, especialmente, seamos más empáticas y comprensivas con otras madres porque el 'bullying' entre madres existe y somos nosotras quienes debemos acabar con ello.

Espero que disfrutéis de vuestras vacaciones en familia. Podéis leer más artículos en mi blog y seguirme en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.