Las sábanas que Nusska convierte en abrigos

Las sábanas que Nusska convierte en abrigos

Esta diseñadora navarra afincada en Vitoria es una defensora de la moda sostenible. Todas sus prendas están creadas a partir de tejidos reciclados

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Donde cualquiera vería una siemple sábana blanca de algodón, Ana del Río, más conocida como Nusska, es capaz de adivinar lo que será un abrigo. Esta diseñadora navarra afincada en Vitoria tinta la ropa de cama con diferentes estampados para convertirla en originales gabardinas, cada una con su sello de identidad. No hay dos iguales, y eso ligado al concepto de reciclaje es lo que las hace tan especiales.

Dos de los abrigos confeccionados a partir de ropa de cama.
Dos de los abrigos confeccionados a partir de ropa de cama.

De momento, los abrigos que ha realizado los ha confeccionado en su casa para mostrarlos sobre la pasarela y a través de sus redes sociales. Pero también está abierta a crear piezas similares bajo demanda, que es como funciona hasta ahora con el resto de prendas. Nusska trabaja como diseñadora de interiores y la moda es su hobby.

«Desde pequeñita me ha gustado coserme mi propia ropa con restos de tela o con partes de otras prendas», cuenta. El cuero es uno de sus materiales favoritos. «Compro cazadoras en tiendas de segunda mano y las customizo con detalles de otras telas», explica. Tampoco le hace ascos a las cortinas ni a las sábanas, como ya ha quedado demostrado. Con unas sábanas de lino, «que mi abuela cultivó y tejió», llegó a fabricarse una chaqueta que ella misma suele vestir.

Tres ejemplos de cazadoras customizadas por Nusska.
Tres ejemplos de cazadoras customizadas por Nusska.

También diseña pendientes con piezas de puzzle, collares fabricados a partir de una cremallera y un tapete o restaura prendas antiguas. Como ese vestido de comunión de una madre que adaptó para su hija o una pelliza de hombre que ajustó al cuerpo de la chica que la heredó. «Se tiran cantidades ingentes de ropa, también porque se compra muy barato supongo. Tenemos que aprender a darle valor a la ropa y ver que las prendas pueden tener una segunda vida si se ajustan o se customizan», reflexiona.

Un top, un collar y un bolso elaborados a partir de tapetes y cortinas.
Un top, un collar y un bolso elaborados a partir de tapetes y cortinas.

Nusska llegó a plantearse abrir tienda física, «pero no me saldría rentable», por eso compagina su trabajo como diseñadora de interiores con su pasión por la moda sostenible. «En Barcelona, por ejemplo, sí que se lleva mucho el concepto de moda sostenible y se hacen cosas a un nivel muy superior. Por ejemplo con tejidos extraídos a partir de botellas de plástico».

Temas

Moda