¡A pedales y a la moda!

Una mujer luce una chaqueta colorida y cullote negro./ENERITZ ALONSO
Una mujer luce una chaqueta colorida y cullote negro. / ENERITZ ALONSO

Los cicloturistas cuidan mucho su imagen a la hora de escoger maillots, culotes y hasta calcetines

Bruno Vergara
BRUNO VERGARA

Cuando Mario Cipollini cruzaba la meta tras un tremendo sprint, el ya exciclista italiano parecía que acababa de salir del hotel. 'Il bello', como también se le conoce, llegaba a la meta sin despeinarse, engominado y como si los kilómetros no le hubieran pasado factura. El italiano siempre iba elegante fuera y sobre la bicicleta. Aunque, como buen italiano, marcaba la diferencia en el pelotón con sus extravagancias. Sus combinaciones no pasaban desapercibidas. Del cebra de cuando militaba en el Acqua Sapone, al buzo esculpiendo todos los músculos del cuerpo.

Los cicloturistas también quieren emular a sus ídolos. Al menos, en la forma de vestir sobre la bicicleta. Y es que la moda también pisa fuerte en el ciclismo. Hoy en día se cuida mucho la estética, y los aficionados a este deporte lo saben bien. Los hay que lucen los maillots de sus equipos preferidos, y otros que se decantan por las tendencias, pero, ¿qué es ir a la moda en el ciclismo?

Las cunetas y bidegorris se han transformado en grandes pasarelas. En ellas se pueden ver a los ciclistas con un gran abanico de combinaciones. El negro es el color predominante. La llegada del Sky en 2010 lo puso de vanguardia y sigue en auge. Maillots y culotes oscuros que estilizan la figura y en los que además se aprecian menos las manchas. Sin embargo, el aspecto negativo de estas prendas de cara a la seguridad vial es que no son tan visibles sobre la calzada. Por ello, muchas llevan alguna granja chillona.

Los cicloturistas prestan mucha atención a los calcetines.
Los cicloturistas prestan mucha atención a los calcetines. / E. C.

Con el negro a parte, el conjunto de colores vistosos también predominan. Como en los años 70, gamas chillonas que llaman la atención. Y es que lo retro se ha puesto de moda. Maillots lisos con gamas llamativas sin casi distintivos. Apenas se ve la marca. Eso sí, se trata de combinar con los calcetines, una prenda que ha cogido importancia no solo por su uso, sino por sus extravagancias. Los hay para todos los gustos. Lisos o con colorines y diseños variados. Si en la década de los 90 se llevaban bajos, justo por encima de los tobillos, ahora la caña es muy alta. Tanto, que hasta la UCI (Unión Ciclista Internacional) ha puesto coto a estas medidas en el pelotón profesional. «En el norte se llevan colores más lineales y oscuros, aunque sí se está generando un pequeño cambio», explica Jorge Cano, responsable de Veloze Cycling Bilbao. En este negocio ubicado en el Casco Viejo de la villa también hacen hincapié en la línea femenina, de la que destacan que «es muy difícil encontrar» prendas con estilo. En este sentido, Cano afirma que algunas marcas «hacen cosas muy horteras».

La gorra ha vuelto a tener protagonismo en el ciclismo.
La gorra ha vuelto a tener protagonismo en el ciclismo. / E. C.

Los maillots y culotes también van por el mismo camino de los calcetines, es decir, más largos, con el objetivo de cubrir más los brazos y las piernas. Aquellas marcas del moreno de los ciclistas ya no quedan en la parte superior del bíceps, sino casi en el codo. Unas dimensiones extras que facilitan la aerodinámica y que además protegen de los rayos ultravioleta. En los culotes pasa lo mismo. Un ciclista tenía esa marca del sol tan característica en la parte alta del muslo. Sin embargo, ahora se acerca casi a la rodilla.

En la línea femenina, los culotes más demandados son aquellos que no tienen tirantes. Por su comodidad y porque facilitan en gran medida realizar las necesidades.

La gorra siempre ha sido una parte indispensable de los ciclistas. En el pódium, y sobre todo, en bicicleta. Esa pequeña visera dejó de ser protagonista a partir de 2003, cuando se impuso el uso del casco tras el fallecimiento del kazako Andrei Kivilev (Cofidis) al sufrir una caída en la París Niza de ese año. A partir de entonces, algunos ciclistas se endosan la gorra por debajo del casco para protegerse del calor y de la lluvia. Hoy en día, esas viseras están cargadas con eslóganes. Las hay de todos los colores, predominando los tonos alegres. Se han convertido en signos de identidad de los cicloturistas, quienes buscan marcar la diferencia y estar a la moda con este accesorio.

Indumentaria para todos los gustos.
Indumentaria para todos los gustos. / VELOZE CYCLING

Este invierno no ha sido especialmente duro, pero para aquellos frioleros no hay que olvidar la Gabba, una chaqueta que sacó Castelli al mercado hace unos años y que ha creado tendencia. Una prenda de gran calidad que también sirve para esta primavera.

Con la equipación lista y a la última solo queda salir a dar pedales y disfrutar.