Dos niños de 3 y 2 años disparan la polémica al posar de modelos para Louis Vuitton

Imagen de la campaña./
Imagen de la campaña.

«La firma de lujo practica la 'pornomiseria' por encomendarles el protagonismo de su campaña de primavera», denuncian en las redes

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

A la actriz y directora de cine libanesa Nadine Labaki le cayeron un saco de palos por escoger de protagonista a un niño muy guapo para su último estreno, 'Cafarnaúm'. La estremecedora película, que representó a su país en los pasados Oscar en la categoría de filmes de habla no inglesa y ganó el Premio del Jurado en el Festival Internacional de Cine de Cannes de 2018, retrata la pobreza y explotación y maltrato infantil que sufren muchos chavales por parte de sus padres. Numerosos críticos zurraron de lo lindo a la realizadora acusándola de rodar 'pornomiseria'. Muchas invectivas iban cargadas de una tremenda insensatez.

Similares términos se han vertido en las últimas semanas en las redes sociales para referirse a la última colección de Louis Vuitton, paradigma del lujo mundial. ¿La razón? La misma. La firma francesa se encuentra en el ojo del huracán por utilizar de modelos a dos niños negros de tres y dos años para su línea de primavera-verano, ya en los escaparates. Sin pretenderlo, Alieyth, de 3 años, y Jack, de 2, han puesto patas arriba la moda y disparado la polémica. No son pocas las voces que han cuestionado el ejercicio de abuso de Vuitton por mostrar el lado más opulento «desde el flanco más débil».

Imagen de la campaña.
Imagen de la campaña.

Frente a estos ataques, la industria 'fashion' ha permanecido en silencio. No son raros los ataques periódicos contra las marcas de lujo por el simple hecho de vender artículos exclusivos a precios, en muchos casos, estratosféricos. A diferencia de marcas como Gucci e Yves Saint Laurent, que han exaltado la hipersexualización en bastantes colecciones vistiendo a niñas con ropas de mayores en posturas con un inequívoco trasfondo erótico e impropias de su edad, Vuitton retrata a ambos niños sin ningún trasfondo. Ni sexual ni de ningún otro tipo. Las fotografías no proyectan ninguna mala intención. Las pullas han arreciado únicamente por utilizar a dos menores para la línea masculina de adultos pero esos niños podrían haber salido de cualquier casting infantil en dirección a otra casa de moda o a protagonizar alguna película, sin que nadie levantara la voz.

«Identidad del hombre»

En Vuitton reina la calma y han evitado entrar al trapo. Sostienen que la campaña, la primera que lleva el sello del diseñador y director artístico Virgil Abloh, se desdobla en tres etapas: infancia, niñez y adolescencia. Alieyth y Jack posan para Inez&Vinoodh, la pareja de fotógrafos de moda más reputada del mundo. El trabajo, insisten fuentes de la compañía, se centra en el desarrollo de las etapas que forman la identidad del hombre y el vestuario masculino y permiten al niño construir su personalidad de adulto.

De ahí que se presente «en diferentes individuos y en diversos puntos de crecimiento». Alieyth y Jack encarnan «la pureza de la infancia» y en absoluto se ven afectados «por las percepciones de género, color y religión», subraya la compañía propiedad de Bernard Arnault. Jack es el modelo más pequeño en la historia de Louis Vuitton y, casualidad o no, las prendas se están vendiendo como un tiro. «Quería hacer una campaña que fuera universal y humana. Inclusiva y densa. Decidí centrarla en la infancia, no en la ropa de hombre», reflexiona.

La campaña multimedia, según Virgil Abloh, un estadounidense hijo de inmigrantes ghaneses, se articula en torno a las «nociones de percepción y de evolución personal a través del prisma de la tolerancia y la apertura de espíritu». Sin más. Leo James David, de 7 años; Evan Rosado, de 12; Prince Deboskie, de 15, y Luke Prael, de 16 años, ilustran la etapa preadoslecente y adolescente.

Más allá de esta polémica particular, la moda dejó claro hace años que no estaba dispuesta a traspasar ciertos límites, por lo que cortó por lo sano y retiró de las pasarelas a las menores de 16 años. La iniciativa partió, precisamente, de los dos gigantes mundiales del lujo –LVMH y Kering– y subrayó su compromiso «con los derechos humanos, el respeto por la diversidad y la igualdad de género». La actriz y modelo británica Cara Delevigne confesó en una entrevista a 'The Times' que el mundo de las modelos está lleno de hombres que comienzan a ser fotógrafos solo para poder acosar a las mujeres que retratan.

Temas

Moda