Maribel Verdú, la mayor fan de las camisetas optimistas de una tienda de Bilbao

Maribel Verdú posa con una camiseta de la firma./
Maribel Verdú posa con una camiseta de la firma.

La actriz visita cada vez que rueda en la villa la tienda de aire retro en Licenciado Poza. No es el único rostro conocido que se declara incondicional de los diseños de Violeta Ibáñez, una emprendedora de Colindres con mucho talento

Virginia Melchor
VIRGINIA MELCHOR

Maribel Verdú es una «señorita Rock and Roll» que defiende que «ser sexy es cuestión de actitud» y que «a veces solo se necesita una camiseta blanca para estar perfecta.» La actriz madrileña de 48 años se considera «bohemia, salvaje y libre.» «Si el mundo no es perfecto por qué iba a serlo yo», reinvidica. Y todo esto dice de sí misma sin abrir la boca. Sus camisetas hablan por ella. La intérprete es una incondicional de la firma cántabra aire retro, creada por la diseñadora gráfica e ilustradora Violeta Ibáñez, que concibe prendas diferentes que incluyen mensajes positivos, de amor, reivindicativos o cargados de fuerza.

Cada vez que la actriz visita Bilbao con motivo de algún rodaje hace una parada en la tienda que la marca tiene en Licenciado Poza. «Siempre que viene a la ciudad nos visita, con amigas o sola, le encantan nuestros diseños», afirma Violeta. De hecho, este jueves publicó una historia de Instagram en la que luce una camiseta roja de la firma con un optimista mensaje estampado: 'Hoy va a ser el mejor día de mi vida'. «Me la pongo en días en que hay decisiones delicadas que tomar o esperas noticias trascendentes y no me falla. Hoy volvió a dar resultado», confiesa Verdú a sus más de 271.000 seguidores en esta red social.

La actriz Maribel Verdú luce tres camisetas de aire retro.

No es el único rostro conocido que suspira por los diseños de aire retro. La actriz Bibiana Fernández es otra incondicional de la firma. «Las camisetas más molonas del mundo», escribió recientemente en Instagram. «Màxim Huerta o Noemi Galera también visten mucho de la marca e Isabel Pantoja se ha llevado a 'Supervivientes' una sudadera nuestra», cuenta Violeta.

Aire retro, que surgió hace siete años en la localidad cántabra de Colindres, fue de las primeras firmas nacionales en «poner de moda» el castellano. «Al principio a muchos les sonaba raro, porque es más potente que ponga 'amor' en una camiseta que 'love', es un mensaje que llega y que a la gente le parece más de verdad», afirma esta emprendedora de 40 años.

Violeta empezó a firmar sus textos y dibujos como aire retro cuando apenas era una adolescente. «Esas dos palabras estaban en todos los sitios, se repetían mucho en el mundo de la moda y se me quedaron grabadas, además me interesa el mundo 'vintage' y las piezas antiguas.» Estudió Turismo en la Universidad de Deusto «por comodidad», pero al terminar la carrera se dio cuenta de que no era lo suyo. Así que decidió de forma casi autodidacta -realizó un pequeño curso de diseño web- empezar a diseñar. «Era una forma de expresarme, una necesidad de desahogo, primero en 'petit comité' y casi sin enterarme, de la forma más natural, a mayor escala. De repente la gente veía mis cosas y le gustaban, las querían, las deseaban y yo... flipaba de felicidad.»

Violeta lleva una camiseta que invita a quererse más.
Violeta lleva una camiseta que invita a quererse más.

Después de trabajar durante varios años como diseñadora gráfica en distintas agencias, Violeta se quedó en paro cuando acababa de ser madre de su primera hija, Frida, de siete años. «Quería tener tiempo para dedicárselo a mi bebe, así que decidí montar mi propio negocio.» Su incursión en el mundo de la moda fue fulminante. Empezó a imprimir dibujos en algunas camisetas mientras su pareja, Alberto Miguel, que trabajaba en Ourense como jugador de baloncesto profesional, promocionaba los diseños en las redes sociales. En menos de año, Alberto dejó su trabajo para unirse a la marca, que se consolidó muy rápido. «Trabajamos para Tommy Hilfiger, creamos una ilustración para una campaña publicitaria de laboratorios Vichy, hicimos una colección cápsula para Hello Kitty... todo aquello nos ayudó a transmitir una imagen de empresa afianzada, cuando en realidad acabábamos de nacer.»

Violeta y Alberto, la pareja que está detrás de aire retro.
Violeta y Alberto, la pareja que está detrás de aire retro.

Hoy aire retro fabrica más de cinco mil prendas a la semana en una empresa de Portugal. Su oferta se completa con sudaderas, vestidos, chaquetas, monos, camisas y faldas. Además, crean prendas unisex y ropa infantil. Diseños con un punto canalla y mucho rock and roll en los que no pueden faltar las calaveras, los corazones, las rayas o la imagen de Frida Kahlo. «Es ropa con alma, que habla de uno mismo, no seguimos las tendencias porque nuestros mensajes nunca pasarán de moda. Siempre he querido ser una estrella del rock, pero el canto no es lo mío. Así que ver a la gente pasear mis sentimientos por el mundo me hace sentir esa sensación que deben experimentar los cantantes cuando alguien tararea una canción suya», reflexiona Violeta.

Violeta posa en el interior de un coche antiguo con un vestido de la firma.
Violeta posa en el interior de un coche antiguo con un vestido de la firma.

«Ha sido un cambio de vida radical»

Ella, su pareja y los dos hijos que tienen en común son los únicos que posan con los diseños de aireretro en las fotografías de la tienda online. «Hicimos la intentona de meter a modelos, pero la gente llevaba tanto tiempo viéndome a mí, que se sabían mi talla a la perfección, así que no les gustó el cambio», afirma Violeta. Desde entonces, las sesiones de fotos quedan en casa, aunque para 2020 tienen pensando delegar dicha función en modelos que se salgan de los cánones de belleza establecidos. «Queremos contar con gente normal, de diferente estatura, talla o color de pelo, nada de medidas perfectas.»

Aire retro también tiene una colección de ropa unisex.
Aire retro también tiene una colección de ropa unisex.

En la actualidad, además de la tienda de Bilbao, que inauguraron hace año y medio, tienen otras tres en Laredo, Colindres y Comillas. Además, sus diseños se pueden encontrar en más de 100 establecimientos multimarca distribuidos por el territorio nacional. «Ha sido un cambio de vida súper radical, estamos muy felices con lo que hemos conseguido. Nos gustaría ir teniendo más repercusión a nivel nacional e internacional, pero no queremos vivir para trabajar, no tendría sentido, no es eso lo que transmitimos en los mensajes de nuestros diseños, al final nuestro objetivo en la vida es disfrutar.»

Temas

Moda