Iñigo Elorriaga, Mister Euskadi 2019: «Me gusta mucho darme cremitas»

Iñigo Elorriaga, Mister Euskadi 2019./
Iñigo Elorriaga, Mister Euskadi 2019.

Este joven de 32 años, representante del barrio bilbaíno de San Adrián, es un fanático de los deportes y en la última semana antes del certamen ha guardado una estricta dieta para «poner a punto» su cuerpo

Sarai Vázquez
SARAI VÁZQUEZ

A Iñigo Elorriaga todavía le cuesta asimilar lo que ha vivido sobre el escenario del Teatro Serantes, Santurtzi. El pasado viernes era proclamado Mister Euskadi 2019. El esfuerzo y la perseverancia de este funcionario de 32 años y representante del barrio bilbaíno de San Adrián, dieron sus frutos. Su honestidad caló entre el público y jurado cuando le dedicaba unas bonitas palabras a su madre. «Lo es todo para mí», reconoce. Admite que solo le recordó lo que le dice siempre, aunque esta vez fuera en público. Su Amatxu ha tenido el corazón dividido durante el concurso, su hijo pequeño también formaba parte de los finalistas, era Mister Abando. Los jóvenes cuentan que en casa ha habido pique. Para él llevarse a casa la banda del más guaperas del territorio ha sido todo un sueño hecho realidad. Aunque reconoce que compartir pódium con su hermano le ha resultado «alucinante». Iñigo es un fanático de los deportes y en la última semana antes del la final del certamen ha guardado una estricta dieta para «poner a punto» su cuerpo. En Bizkaia Dmoda revivimos los mejores momentos de la gala y lo conocemos un poco mejor.

- ¿Cómo te introduces en el mundo de los certámenes de belleza?

- Me quise apuntar a unos concursos de esta modalidad en el pasado, aunque al final, no pudo ser. Con veinte años no participé porque me rompí la rodilla. Lo volví a intentar con veinticuatro o veinticinco y en esa ocasión me lo impidió un tema personal. Me quedé con las ganas. Esta vez se había apuntado mi hermano, era el Mister del barrio de Abando. Me dijo: «Te puedes apuntar, es hasta los 34 años». Era una espinita que tenía. Sí que me veía con posibilidades de llegar lejos, pero de ganar no. Había mucho chico joven, pensaba que igual buscaban una persona con mayor proyección. Pero aquí estoy y tan contento.

- ¿Quiénes son las personas que más te han apoyado desde el principio?

- Mi pareja y mi madre, que lo es todo para mí y bueno, se lo he dicho en el discurso del certamen. Aunque la pobre ha estado en casa con un estrés, con el corazón partido... Si ganaba uno, no ganaba el otro. El pique ha estado ahí pero bueno, ahora no hay discusión. Compartir pódium con mi hermano pequeño ha sido alucinante. Ya no peleamos en casa.

- ¿Has desfilado alguna vez?

- La verdad es que no. Sí que había hecho algo dentro de la fotografía, aunque no de una forma profesional. Hice un trabajillo para un hotel, pero insisto, no fue nada serio.

- ¿Qué aficiones tienes?

- Me apasiona el deporte. Aparte del gimnasio, algo que es básico en este ámbito, hago atletismo, juego a rugby y a fútbol. Esto último es mi gran devoción. Aunque en realidad a todo lo que me propongas, me apunto. Mi pasión es el Athletic.

- ¿Tenías ganas de que llegara el día?

- ¡Por supuesto! Cuanto más se acercaba, tenía todavía más. Yo quería que llegara ese momento, aunque ahora que ya ha pasado, me da pena. Me gustaría repetirlo.

- ¿Te costó dormir mucho la noche anterior?

- Qué va, para nada, estaba muy tranquilo. Llevaba toda la semana fatal por los nervios, pero ya no quedaba nada y pensé que me tenía que relajar. Concilié el sueño muy fácil y menos mal porque ¿te imaginas que ojeras?

- ¿Cómo has vivido la noche?

- Intensa sobre todo. Me ha dolido mucho cuando uno de los compañeros con los que tengo más relación, ha sido eliminado en el corte de los quince clasificados. Cuando le he mirado y le he visto hecho polvo, ha sido muy duro para mí.

- ¿Qué significa para ti haberte coronado como Mister Euskadi 2019?

- Es una satisfacción increíble. Había intentado participar en certámenes de belleza dos veces pero no había podido, pero dicen que a la tercera va la vencida ¿no? Pues toma, he ganado. No puedo pedir más para romper esa racha que tenía.

- ¿Cómo has vivido los cortes?

- Cuando decían tu nombre bien, el problema era cuando no lo decían. En el primero ha sido por orden alfabético y era el penúltimo. Pasaban unos y otros… Yo estaba ya como ¡ay a que no dicen el nombre de mi barrio! Finalmente he escuchado ¡San Adrián! Ya respiras y das un paso para delante como si no pasara nada (ríe).

- ¿Qué puedes decir de tus compis?

- Que me lo he pasado como un enano con ellos y fíjate que soy el mayor de todos. A un par les saco alrededor de quince años. Aun así son un encanto. A veces hablan cosas que yo, por ejemplo, ya dejé de hablar con los años. Pero me río, me gusta escucharles. Pero bueno, está muy bien.

- ¿Te has unido con alguno en especial?

- Con mi hermano, somos uña y carne, pero por ejemplo con Mister Laudio he hecho una gran amistad. He ganado otro hermano en este concurso.

- ¿Qué tipo de piques teníais en casa?

- Yo siempre hago rabiar a mi hermano porque soy el mayor. El quería ganarme sobre todo. Yo le decía: «que no Julen, que tu eres un niño, no puedes ganar». Él me contestaba que era un abuelo. Entonces le decía que los abuelos sabían mucho.

- ¿Qué crees que te ha diferenciado entre tus compañeros?

- Igual mi edad, la madurez, el saber estar y ser muy responsable. Yo creo que esas cosas las han valorado mucho. A la hora de los ensayos a mi me gusta hacer las cosas bien, sino no me esfuerzo. Cuando voy a un certamen es para esforzarme y ponerle todas las ganas. Que sí, está muy bien echarse unas risas de vez en cuando, pero cuando te dicen que te calles, te callas. Es simple, no cuesta tanto. Yo creo que eso de tener unos años de más, me ha venido muy bien.

- ¿La preparación ha sido dura?

- Sí, mucho. Yo no había desfilado en mi vida, algunos compañeros sí. Parece una tontería, pero al echar los hombros para atrás y apretar la espalda, ¡duele muchísimo en la zona lumbar! Claro, tú no estás acostumbrado a andar así, es duro sí.

«Aparte de ir al gimnasio, algo que es básico en este ámbito, hago atletismo, juego a rugby y a fútbol»

- ¿Y qué me dices de las entrevistas personales?

- Te preguntaban cosas de tu vida, qué podía sacar de este concurso, cual era tu favorito o quien no querías que ganara. Eso si que era difícil porque no querías contestar, pero te obligaban a mojarte.

- ¿Has hecho dieta para lucir cuerpazo?

- Sí, siempre he cuidado mi alimentación, pero esta semana final todavía más. Tengo un amigo que compite en fitness y le pedí una dieta para expulsar los líquidos del cuerpo, secarme. Me la hizo y bueno, he de decir que lo he pasado un poco mal. En cuanto terminé el desfile de bañadores me fui corriendo a beber agua y a comerme un sándwich.

- ¿Para ti qué tiene que tener un buen Mister?

- De todo. Tiene que ser guapo, aunque sea un poco. A parte tienes que tener un buen cuerpo, saber estar y dejarte enseñar, es algo muy importante. Debes saber desfilar y ser una persona perseverante. No tomártelo a cachondeo, porque es serio. Creo que eso les ha pasado a muchos.

«Yo creo que eso de tener unos años de más, me ha venido muy bien»

- ¿Ligas mucho cuando sales?

- Ahora no porque tengo pareja, pero antes bueno, sí, no me quejo.

- ¿Te gusta cuidarte?

- Sí, hacer deporte y cuidar la alimentación es fundamental para mí, pero sin hacer dietas estrictas. Salvo esta semana (ríe). Echarme cremas también me gusta mucho, a partir de los treinta toca. Hay que beber mucha agua, sonreír mucho y no pasarse con tomar el sol, que luego te salen muchas arrugas. Esa leyenda de que las cremas son solo de mujeres, es falsa.

- ¿Cuál es tu estilo a la hora de vestir?

- Depende de la ocasión. Yo lo mismo puedo ir en traje, que los tengo, o puedo ponerme una camisa y un pantalón chino. También ponerme una camiseta informal, unos pantalones pitillo y zapatillas, así es como me visto a diario, me gusta ir cómodo.

- ¿Algo que no puede faltar en tu día a día?

- Mis calzoncillos de Calvin Klein. Yo creo que desde que vi un anuncio de pequeño con un chico con su súper pose, me quedé con la copla. Me encantan.

Iñigo Elorriaga desfila en bañador durante la gala celebrada en el Teatro Serantes de Santurtzi.
Iñigo Elorriaga desfila en bañador durante la gala celebrada en el Teatro Serantes de Santurtzi.

«Quiero crecer en esto y superarme»

- ¿Con que momento de la noche te quedas?

- Con el discurso para mi madre. Muchas cosas ya se las había dicho, solo que esta vez lo he hecho delante de todo el mundo.

- ¿Y ahora qué?

- No sé mucho de este mundo, así que voy a seguir lo que me diga Samuel, el organizador. Quiero crecer en esto y superarme.

- ¿Cómo lo vas a celebrar?

- Vamos a tomar algo, pero ahora que soy Mister Euskadi 2019 y represento a tanta gente, no puedo pegarme la fiesta de mi vida. Tengo que ser formal. Ahora no estaría mal ser parte de los perdedores.

- ¿Un sueño dentro del modelaje?

- Como dice Simeone, «partido a partido». Primero prepararme para el certamen de España. Lo quiero hacer lo mejor posible y si tengo suerte, ganar y participar en Mister Universo ¡sería lo más! Eso sí, si gano ese concurso… cualquiera aguanta a mi madre.