Frío arranque de las rebajas en Bizkaia

El arranque de las rebajas mantuvo una tónica muy discreta todo el día, pese a los importantes descuentos./Pankra Nieto
El arranque de las rebajas mantuvo una tónica muy discreta todo el día, pese a los importantes descuentos. / Pankra Nieto

El primer día de descuentos pasa sin pena ni gloria y socava el ánimo de los comercios. «¡Esto es un horror! Las ventas han estado muy flojas», se queja el sector

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Las rebajas de verano arrancaron ayer en Bizkaia sin ambiente de rebajas y con unas ventas muy flojas, pese a ofrecer descuentos de hasta el 70%. Grandes y pequeños comercios decidieron adelantarlas tres días para intentar hacer caja, sobre todo, con los ciudadanos que están a punto de emprender sus vacaciones estivales. Pero la mayoría pasó de largo. Lo reconocía sin ambages a este periódico la presidenta de la Asociación de Comercios, Hostelería y Empresas del Casco Viejo Bilbao, Eider Txarroalde: «Han empezado muy flojitas y de lo más atípicas. Es una situación bastante rara. Cuando llueve porque llueve, y ahora porque hace mucho calor y la gente no se atreve a salir a la calle porque se encuentra mal. Esto es un horror. Las ventas están siendo superflojas, flojas, flojas... Tampoco esperábamos una avalancha, así que ojalá la semana que viene haya un poco más de movimiento», confió.

El escaso entusiasmo consumista se trasladó al resto de Bilbao y prácticamente a toda Bizkaia. La jornada ratificó lo que es un hecho incuestionable: las rebajas ya no son lo que eran y han perdido casi todo su poder de movilización. Solo había que echar un vistazo a la Gran Vía bilbaína, con una actividad muy escasa a lo largo de la mañana y hasta bien entrada la tarde. La mayoría de tiendas de moda juvenil, pertenecientes a grandes cadenas nacionales, se encontraban semivacías.

Las empleadas en las cajas registradoras de Stradivarius pasaron la mañana sin agobios. La tranquilidad era aún mayor en el establecimiento masculino de Mango, donde hubo momentos en los que se llegaron a contabilizar más maniquíes que clientes. En la tienda de mujer de la misma firma catalana, se registraba mayor ajetreo, pero poco para lo que se esperaba del primer día de las rebajas, con las ofertas más espectaculares de la historia. Las estanterías albergaban blusas desde 4,99 euros.

«Eva, acuda a caja, por favor», se escuchaba en el interior de Bershka, donde los claros también eran llamativos, especialmente en el área de hombre, donde varios chavales se probaban camisetas muy chulas de 7,99 euros. Tampoco reinaba la alegría en Pull&Bear, con perchas de las que colgaban nikis todavía más económicos: 3,99. Y menos aún en Springfield, que anunciaba en los escaparates las 'segundas rebajas'.

«Todo muy tranquilo»

Algo más de alegría se vivía, en cambio, en Massimo Dutti. «Por el precio de la otra vez, ahora me llevo dos camisas», recordó a su mujer un cliente con pinta de turista y sombrero Panama. El matrimonio se topó a la salida del establecimiento con un mantero que vendía mochilas de colores llamativos. «Antes 25 euros, pero hoy 20», respondió a una joven interesada por los precios.

A muy pocos metros, en uno de los mejores emplazamientos de la Plaza Moyúa, la cosa tampoco pintaba mejor. En Sfera sólo se percibía el sonido del aire acondicionado, mientras que en Tezenis las dependientas ofrecían braguitas a 2,5 euros la unidad y una promoción de dos sujetadores «por solo 12. Se vende, se vende. Sí que se vende», repetía la encargada de ropa interior.

Alguna que otra cola se observó en la megatienda de Zara de la Gran Vía, donde hacia las dos de la tarde el negocio parecía que empezaba a carburar y los probadores a llenarse. Pero en una línea muy discreta, como reconoció Jorge Aio, gerente de BilbaoCentro. «Las ventas han ido muy tranquilas, aunque es verdad que en algunas calles la actividad se ha resentido bastante pese a encontrarnos ya en rebajas. Tenemos que hacernos a la idea de que ya no se vive, ni de largo, el 'boom' de antaño. Aquello se acabó», reconoció.

«Mucha gente cree que los descuentos llegan el 1 de julio»

En el Ganso, que ofrece descuentos del 50%, dieron algunas razones sobre la pérdida de vigor de las rebajas. Subrayaron la pujanza del mercado 'online' y la aplicación de descuentos «durante prácticamente todo el año». También resaltaron el impacto de las «ventas privadas especiales» que muchos comercios hacen a sus mejores clientes, sin olvidar algo primordial: «Hay mucha gente que aún piensa que las rebajas de verano empiezan el 1 de enero».