Bizkaia Dmoda

Las camisetas y sudaderas más feas de Bilbao

Las camisetas y sudaderas más feas de Bilbao

La diseñadora Alaia Arnaiz creó estas prendas para denunciar la obsesión por la estética y la belleza que reside en nuestra sociedad hoy en día

Sarai Vázquez
SARAI VÁZQUEZ

Alaia Arnaiz se percató desde niña de la obsesión que tiene nuestra sociedad por la estética y la belleza. Es más, no las comprendía porque, a menudo, ella encontraba encanto en elementos cotidianos de la vida donde la mayoría de su alrededor no lo hacían. Esa connotación negativa de 'lo feo' la provocaba verdadero malestar. «Para mí ser feo siempre ha sido tan bueno como ser guapo», reconoce. Así que, cuando esta bilbaína de 26 años decidió convertirse en diseñadora de moda y lanzó su primera colección, hizo de este asunto su inspiración: el feísmo. ¿El resultado? Una línea de vestimenta donde se hace guiño a las operaciones estéticas, por ejemplo, llevando a cabo piezas compuestas de látex con vello humano. Sin embargo, siempre fue consciente de que se trataba de ropa demasiado impactante como para comercializar, así que optó por suavizarla creando unas camisetas y sudaderas unisex, en negro o en amarillo, donde se puede leer 'Fea' o 'Ugly in Spanish'(Fea en español).

La verdad es que no todo el mundo estaría dispuesto a mostrar por la ciudad una prenda que le denomina literalmente 'feo'. Sin embargo, la originalidad y simpatía de estas piezas hicieron que tuvieran una muy buena acogida. «Solo se atreven a vestirlas aquellos que poseen una fuerte personalidad, aquellos a los que les da igual lo que diga la gente», expresa Alaia. Se pusieron a la venta en la cuenta de Instagram de la firma, 'Aiamalaia The Brand', con un precio que oscila desde los 25 hasta los 60 y se puede decir que 'volaron'. En primer lugar, comenzó a comprarlas su círculo de amistades más íntimo. Más tarde, empezaron a llegar pedidos desde Madrid o Barcelona. «Hasta una amiga que es estilista me pidió una camiseta para un videoclip. Poco a poco, este fenómeno 'feísta' ha ido evolucionando y haciéndose mucho más grande», cuenta con emoción.

Además, para dar a conocer esta peculiar colección, Alaia encontró el escenario perfecto. Concretamente, una campa deshabitada de Zorrozaure. «Hicimos la sesión de fotos en el exterior de una fábrica abandonada. En principio, se iba a hacer dentro del edificio pero por temas de seguridad tuvimos que cambiar nuestros planes», revela la diseñadora. Con la ayuda de su equipo 'de confianza', compañeros de estudios de la joven, capturaron potentes imágenes con cada una de sus prendas, donde un gran espejo tuvo especial protagonismo. «Era un elemento esencial. Durante la sesión lo rompimos para trasmitir que mi firma se saltaba esa vanidad», relata.

Otras colecciones

Aiala, dentro de su firma 'Aiamalaia The Brand', no marca ninguna línea determinada entre sus colecciones de un año a otro. Se puede decir directamente que no tienen nada que ver. «Cuando me apasiona algo y se me mete en la cabeza, hasta que no lo termino no se me quita esa obsesión», desvela. Tras sus primeras propuestas sobre el feísmo, vino 'Rider', unos diseños futuristas de carácter deportivo, inspirados por el anime y el manga. Se trata de sus creaciones más coloridas, con tops asimétricos de licra reciclada y mayas ciclista. «Además, en esta línea he incluido muchos estampados que he hecho yo misma», desvela.

Las ideas para su próxima colección ya rondan su cabeza, aunque todavía no se ha puesto a dibujar. Lo único que tiene claro es que, como de costumbre, sorprenderá con sus diseños innovadores y cargados de significado. «No tendrán nada que ver con mis creaciones anteriores, pero seguro van a gustar mucho». Un breve adelanto: sus nuevas piezas contarán con un aire arquitectónico y victoriano. «La colección tratará de la salud mental», adelanta con emoción.

Y es que esta joven bilbaína solo espera poder crear unos diseños que expresen lo que se le 'pasa por la cabeza' siempre. Crecer paso a paso, sin prisas y poniendo todo su esfuerzo para, algún día, poder llegar a vestir, de pies a la cabeza, a todo tipo de gente. Más tarde, quién sabe, si sus peculiares estilismos podrían llegar a los grandes eventos o a lucirse sobre una alfombra roja. Tampoco descarta diseñar looks para los videoclips de los grupos más punteros del panorma musical. Sin embargo, eso de abrir su propia tienda física tampoco le quita el sueño. «Hoy en día Internet te deja más libertad en todos los sentidos», expresa. Para ella, lo ideal sería contar con 'pop-pups' en grande urbes como Bilbao, Madrid o Barcelona. «Y fuera de nuestro país quien sabe, no me pongo límites», aclara. De momento, su meta es seguir con los pies en la tierra centrándose en las camisetas y sudaderas más 'feas' e irónicas de la ciudad.

Temas

Bilbao, Moda